Gana terreno en el Senado el sector que busca modificar el proyecto del aborto

Suman 36 los senadores que rechazan la iniciativa tal cual salió de la Cámara baja y quieren introducirle cambios; el debate comenzará mañana, a las 17, con el primer plenario de comisiones Fuente: Archivo
2 de julio de 2018  

La legalización del aborto tiene por delante una empinada cuesta arriba en el Senado . La foto actual, cuando falta un mes para la fecha establecida para que las comisiones emitan dictamen, el próximo 1º de agosto, muestra una mayoría de 36 senadores que rechazan o reclaman cambios en el proyecto aprobado por la Cámara de Diputados . La perspectiva que se impone, a la luz de las posturas, es que el proyecto enfrente modificaciones en su paso por el Senado.

Según un recuento de LA NACION, hasta el momento unos 27 senadores apoyan la sanción de una ley de aborto legal, seguro y gratuito, en tanto que quedan nueve que prefirieron no adelantar su posición mientras no avance el debate en las comisiones. No obstante, y frente a la fuerte movilización social en torno a la cuestión del aborto y el impacto que tuvo la presión ejercida por los sectores que están en favor de la legalización en la votación en la Cámara baja, ninguna cifra se puede considerar tallada en piedra.

Cuando el proyecto todavía no comenzó a discutirse en comisiones (el primer plenario será mañana, a las 17), los sectores antiabortistas se muestran dispuestos a abandonar el rechazo liso y llano de la iniciativa y apuestan por la posición de introducirle cambios al texto y devolverlo a Diputados en segunda revisión.

Aborto: tras un error en la votación, se aprobó la media sanción con 129 a favor y 125 en contra

1:4

Se amparan en los 36 votos contrarios al proyecto que reúnen hasta el momento. Se trata, ni más ni menos, de la mitad del cuerpo, lo cual les garantizaría el voto de desempate de la vicepresidenta Gabriela Michetti, declarada antiabortista.

Hasta ahora, las objeciones vienen manifestándose de manera dispersa, pero podrían coincidir en un dictamen alternativo que enfrentaría la versión aprobada en Diputados en la sesión del 8 de agosto.

Desde el sector antiabortista hizo punta el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo (Pro Capital), que presentó un proyecto de ley que modifica el artículo 88 del Código Penal para permitirles a los jueces "reducir la pena a la mujer al mínimo legal" (un año), tomando como atenuantes "su edad, la calidad de los motivos que la determinaron a actuar, especialmente la miseria o la dificultad de ganarse el sustento propio necesario", entre otras causas.

Detrás de la postura de Pinedo se alinean senadores oficialistas como las radicales Inés Brizuela (La Rioja) y Silvia Elías (Tucumán). También han manifestado su rechazo cerrado a la legalización peronistas como Miguel Mayans (Formosa) y Guillermo Snopek (Jujuy), y la renovadora salteña María Fiore Viñuales.

En una posición un poco más flexible, aunque siempre contrarios al proyecto aprobado por la Cámara baja, se inscriben senadores como Rodolfo Urtubey (PJ-Salta) y Ernesto Martínez (Cambiemos-Córdoba), que están a favor de despenalizar el aborto, pero no de su legalización.

Para el senador cordobés, la salida sería actualizar el Código Penal en sintonía con el fallo FAL de la Corte Suprema de Justicia , que eliminó la pena para la mujer que quiere abortar un embarazo producto de una violación.

En un hecho atípico, y dejando de lado sus diferencias políticas, los cordobeses Martínez, Laura Rodríguez Machado (Pro) y Carlos Caserio (PJ) ya anunciaron que impulsarán modificaciones en el proyecto.

En diálogo con LA NACION, el peronista Caserio anticipó su rechazo a la iniciativa tal cual fue aprobada por la Cámara baja. "No estoy de acuerdo con el proyecto, lo voy a votar en contra", aseguró.

Entre sus cuestionamientos, Caserio cita algunos puntos centrales del proyecto: que el aborto pueda praticarse hasta la semana 14, que los menores de entre 13 y 16 años puedan hacerlo sin autorización de sus padres y la supuesta mala redacción del texto que permitiría abortar en fecha avanzada del embarazo a quienes declaren haber sido víctimas de una violación.

El misionero Maurice Closs (Frente Renovador de la Concordia) también ha manifestado su rechazo al proyecto y su disposición a introducirle cambios.

En diálogo con LA NACION, el exgobernador de Misiones se mostró preocupado por el costo para los sistemas provinciales de salud que significará la práctica gratuita del aborto en hospitales públicos y por la prohibición de la objeción de conciencia institucional.

El debate todavía no comenzó, pero la puja por la legalización del aborto ya empezó en el Senado.

Recién dentro de 30 días, cuando se firme el dictamen, se sabrá cómo terminará esta película.

Los cuestionamientos que podrían transformar la iniciativa de los diputados

La fecha del dictamen será el 1º de agosto

Aborto legal, seguro y gratuito hasta la semana 14

  • En este caso, las opiniones están divididas.
  • Los sectores más conservadores no quieren saber nada con la legalización. Solo están dispuestos a "atenuar" la pena para los casos de violación tomando en cuenta la situación social de la mujer.
  • Otros senadores, con una posición un poco más flexible, están dispuestos a despenalizar los abortos por violación en sintonía con el fallo FAL de la Corte.
  • Una tercera posición pretende acotar el aborto legal para embarazos de hasta doce semanas.

Aborto en caso de violación con el único requisito de la declaración jurada de la víctima

  • En este caso, también hay varias posiciones entre los senadores que se oponen al proyecto aprobado en Diputados.
  • Los más reacios al aborto legal, seguro y gratuito pretenden adaptar el Código Penal a los alcances del fallo FAL.
  • Sin embargo, hay senadores que sostienen que el proyecto de Diputados está mal redactado.
  • Estos legisladores temen que esa redacción permita a una mujer violada abortar hasta un avanzado estado del embarazo, mucho más allá de la semana 14.

Objeción de conciencia individual y mayor gasto en sistemas de salud provinciales

  • El debate ya se registró en la Cámara de Diputados sin que se incluyeran grandes modificaciones.
  • Los críticos del proyecto reclaman la posibilidad de que las instituciones también puedan ampararse en la objeción de conciencia.
  • También se escuchan críticas al impacto en el sistema de salud de las provincias que tendría la legalización del aborto.
  • Legisladores de provincias fronterizas advierten que sus hospitales ya reciben pacientes de otros países y que la demanda podría aumentar

Permiso a menores de entre 13 y 16 años a acceder al aborto

  • El proyecto establece que niñas y adolescentes de esa edad podrán acceder al aborto con el requisito del consentimiento informado.
  • El proyecto se respalda en el interés superior del niño que contemplan el Código Civil y convenciones internacionales.
  • Sin embargo, hay senadores que sostienen la necesidad de que medie la autorización de los padres en caso de menores de edad.
  • Una posición más flexible pediría que, al menos, se establezca la obligación de firmar a los padres de la niña o adolescente.