"La AFA debería buscar un buen DT"

2 de julio de 2018  • 08:40

Encaré esta última charla de la serie mundialista con lágrimas en los ojos y un nudo en la garganta. No tanto por la eliminación argentina, porque era previsible y ya la tenía asumida. Mi drama es que se terminan las entrevistas con Sampaoli . De fútbol no aprendí nada, miente como un cosaco y muchas veces no entiende lo que le pregunto o no se entiende lo que contesta, pero me resultaban divertidas. Él es una caja de sorpresas. Uno no suele encontrar a alguien con tanta facilidad para decir disparates. Por ejemplo, que no piensa renunciar. "No es bueno bajarse del barco cuando cede la marea", me dijo, lo que hace pensar que sigue mareado.

Por cierto, esta vez no fue una conversación sencilla. Reconozco que por momentos me sacaron sus respuestas, su actitud y falta de dignidad. Hasta que me acordé de la fórmula que vengo aplicando. A Sampa nunca hay que tomarlo en serio.

-Bueno, esto alguna vez iba a pasar, nos llegó el final. ¡Qué pena!

-Pará, pará, pará. ¿De qué final me hablás? Sigo en el puesto, no cambió nada. Si me quieren echar tienen que pagarme como 20 palos verdes. Mi gestión les habrá parecido un desastre, pero haciendo contratos soy un fenómeno.

-¿En serio no vas a renunciar? ¡Tenés la trompa de acero inoxidable!

-Mirá, como dijo Macri: lo peor ya pasó. Y como también dijo él, en el segundo semestre se viene el repunte. De chiquito aprendí en Casilda que no es bueno bajarse del barco cuando cede la marea. En la diversidad de la adversidad está la complejidad de la arbitrariedad. Una barbaridad. Por eso, acá estoy, firme como palo enjabonado.

-¡Escuchá lo que acabás de decir! ¿Siempre hablás así?

-No, solo cuando estoy inspirado.

-Después de la eliminación declaraste que esto no fue un fracaso. ¿Me querés decir qué fue, entonces?

-Menotti dijo que solo fracasa el que traiciona sus convicciones. Y yo, por suerte, no tengo convicciones. Además, el equipo lo hacía Leo. Fracasó él.

-Para Maradona , la Argentina sin Messi es un equipito más.

-Creo que Diego es muy injusto: no está contando con mi astucia.

-Te pido que hagas un balance de tu gestión lo más realista posible.

-Qué sé yo. La pasé bien, viajé como loco, vi un Mundial desde adentro de la cancha, estoy cobrando un fangote y aprendí mucho. Muchísimo. Fijate que esta vez lo puse al Kun sin antes pedir permiso. ¡Reconózcanme una!

-Sorry, pero eso es realismo mágico. O trágico. El balance es que la selección fue un desastre, no jugaba a nada, te peleaste con el plantel y con tus colaboradores, hiciste papelones.

-Es un Mundial complicado. Alemania afuera, España afuera, Portugal afuera. Está todo muy difícil. Para el de Qatar voy a pedir más guita.

-Una recomendación. Te lo digo de onda, no leas los foros de Internet. Se estás diciendo cosas muy feas de vos.

-Tranqui. Yo no leo nada. Nada Leo. Nada de nada, no existió, ja ja ja ja.

-Me despido, Sampa. Muchas gracias. Más allá de nuestras diferencias, fue un gustazo.

-El agradecido soy yo, porque sé que me cuidaste y me trataste con respeto y cariño. Sos un tipo de códigos. Ahora te voy a decir algo, pero, por favor, no se te ocurra publicarlo. La AFA debería buscar un buen DT.