De Arnold Schwarzenegger a LeBron James, tras el pase a Los Angeles Lakers: "Es excitante que vengas a la ciudad de las estrellas"

Casi una premonición, durante el último Juego de las Estrellas: LeBron con "Terminator", que parece petiso al lado del nuevo jugador de los Lakers
Casi una premonición, durante el último Juego de las Estrellas: LeBron con "Terminator", que parece petiso al lado del nuevo jugador de los Lakers
(0)
2 de julio de 2018  • 12:03

CLEVELAND (DPA).- LeBron James busca el brillo de Hollywood y la ciudad del cine desenrrolló la alfombra roja para el mejor jugador de baloncesto del mundo, que los próximos cuatro años jugará para los "glamorosos" pero deprimidos Los Angeles Lakers.

Poco después de hacerse público el acuerdo el domingo, nada menos que Arnold Schwarzenegger le dio la bienvenida a "King" James. "LeBron, bienvenido a Los Angeles. Es excitante que vengas a la ciudad de las estrellas", dijo el exactor y exgobernador de California en un video. Y agregó: "Serás sin duda la mayor de las estrellas, dentro y fuera de la cancha. Te amamos".

"Los Angeles tiene ahora un dios y un rey", señaló por su parte el futbolista sueco Zlatan Ibrahimovic, estrella de Los Angeles Galaxy en Major League Soccer (MLS).

James, de 33 años, firmó con el club angelino por 154 millones de dólares, por lo que abandona los Cleveland Cavaliers por segunda vez en su carrera. Previamente había rechazado una opción para prolongar por otro año su contrato con la franquicia de la NBA.

Tras la decisiva derrota en la serie final ante los Golden State Warriors, James había dejado abierto qué pasaría con su futuro. Ya había abandonado los Cavaliers en 2010, cuando pasó a las filas de los Miami Heat.

En 2014 regresó a su ciudad de origen y dos años más tarde el equipo bajo su conducción ganó el primer título de la NBA. Fichando por la franquicia más glamourosa de la liga, "King" James asume otro gran riesgo con el que pretende saltar definitivamente a lo más alto de la galería de leyendas.

Si condujera a los Lakers de nuevo a lo más alto y lograr el anillo con un tercer equipo, el estadounidense podría compararse con el icónico Michael Jordan. Pero al mismo tiempo tendrá que cargar con la herencia histórica de la franquicia más exitosa de la NBA y leyendas como Kareem Abdul-Jabbar, Earvin "Magic" Johnson y Kobe Bryant.

"Este es un cambio con gran riesgo, pero también con perspectivas de gran recompensa para LeBron", escribió el "USA Today". "Se ha decidido a ser comparado desde el primer día con el espíritu de Kobe Bryant hasta que gane un nuevo anillo".

La forma en la que James formalizó su ruptura con Cleveland muestra más seriedad que antes. Hace ocho años escenificó su salida de los Cavs a los Miami Heat con un show en televisión tras el que varios fans de Ohio quemaron sus camisetas.

Su regreso en 2014 lo anunció en una carta llena de emoción, mientras que su nuevo adiós lo hizo público en un sencillo comunicado enviado a los medios a través de sus representantes.

James se expresó a través de una historia de Instagram con una foto en la caravana de la victoria por el título de 2016. "Gracias al noreste de Ohio por cuatro temporadas increíbles. Esta será siempre mi casa".

Tras aquel anillo, sin embargo, el jugador sufrió dos claras derrotas ante el mega-equipo de Golden State Warriors. Para James quedó claro que, al menos con Cleveland, no tenía nada que hacer ante Stephen Curry, Kevin Durant y compañía.

En cualquier caso, los Lakers tampoco son de forma automática candidatos al título, ya que James no tiene aún ninguna otra estrella que lo acompañe. No obstante, durante su carrera demostró que con su presencia puede atraer a otras figuras. En este verano (boreal) podría darse aún el fichaje de Kawhi Leonard, de San Antonio Spurs.

El cambio de James tiene además otros efectos. El equilibrio de fuerzas se inclina ya de forma definitiva a la Conferencia Oeste, después de que los equipos de James ganaran el título de la débil Conferencia Este ocho años seguidos.

Los Lakers llevan desde 2010 sin conquistar un anillo. Los últimos años de Bryant fueron más un show de despedida que una auténtica competición deportiva. "Bienvenido a la familia", tuiteó el ex jugador Laker, que felicitó al jefe de la franquicia, Magic Johnson, por el bombazo.

La mudanza a California es también una decisión con implicaciones familiares y de negocios fuera del baloncesto. En diciembre, James compró ya en el distrito angelino de Brentwood una segunda casa por valor de unos 23 millones de dólares. Además, el jugador es dueño en Los Angeles, entre otras cosas, de una empresa de producción de video.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.