Luis Miguel, la serie: cómo fue el último encuentro entre el cantante y su mamá

El actor Diego Boneta, como el Sol
El actor Diego Boneta, como el Sol Crédito: Gentileza Netflix
Dolores Moreno
(0)
2 de julio de 2018  • 13:26

A lo largo de los capítulos de Luis Miguel, la serie hay una pregunta que resuena cada vez con más intensidad: "Marcela, ¿dónde está Marcela?" Pero la respuesta no termina de llegar. En el último capítulo que Netflix subió a su plataforma, siguen las idas y vueltas. El Sol vuelve a decepcionarse en ese afán de dar con el paradero de su madre, la italiana Marcela Basteri, pero no pierde las esperanzas. En dos tiempos, como se cuenta esta historia, el episodio irá entre los años 1986 y 1991. Entre un joven Luis Miguel convertido en una estrella y preparándose para una gran gira que lo tendrá por toda América, y un consagrado Luis Miguel, de vuelta en México, preparando un nuevo disco y, al mismo tiempo, triste por no poder encontrar a su madre. ¡Ojo, si no vieron este capítulo no sigan leyendo esta nota porque hay spoilers!

En la última escena del capítulo anterior se podía ver al mexicano en un hospital psiquiátrico en España apunto de develar el misterio: esa mujer que la investigadora privada había encontrado internada y de quien se desconocía la identidad podría ser su madre y él estaba apunto de descubrirlo. Pero, como todo en la vida del cantante, no sería tan fácil. Esa mujer no era su madre y él tendría que soportar la nueva frustración en este rompecabezas sobre su paradero. De vuelta en Acapulco, Micky decide pedir ayuda: primero a su amigo de la infancia a quien llama "tocayo" y que tiene un abuelo ex presidente y después a Fede, el novio de Erika, su amor imposible.

Mientras tanto su carrera sigue en marcha y tiene que lidiar con un nuevo problema: Juan José Calderón, el autor de sus canciones, se retrasó en el proceso creativo, y no tiene listas las letras para el nuevo álbum. Desde la discográfica lo presionan ya que, por contrato, tiene que editar un disco en los próximos dos meses y no le queda margen. La alternativa es hacer un grandes éxitos, pero Luis Miguel cree que eso es engañar a sus fans, él quiere entregarles algo distinto y así surge uno de sus trabajos más exitosos: Romances. Para convencer al dueño del sello convocan al mismísimo Armando Manzanero, la cara detrás de hits inoxidables como "Contigo aprendí", quien da el visto bueno para que Micky le ponga voz y abra esos boleros a nuevas generaciones.

Marcela y Luis Rey, la separación

Luis Miguel junto a su madre, en una escena de la serie de Netflix
Luis Miguel junto a su madre, en una escena de la serie de Netflix

Marcela no puede más. Luego de descubrir la cantidad de viajes que su marido, Luis Rey, hace con su amante, lo enfrenta. Y en esa pelea pueden verse muchos de los elementos que hacen sospechar que la desaparición física de la italiana tiene que ver con su marido. Ella le reclama y le da a entender que lo va a dejar. Él ¿le advierte?: "Si me dejas, te mato". La charla continúa y ella le retruca: "Yo sé, y vos sabés, que todo lo que tenés, es gracias a él". La acción sigue en Buenos Aires. Luis Rey viaja a Londres a resolver unos temas con EMI y Marcela visita de sorpresa a su hijo, quien la invita al escenario y le canta "Marcela", en uno de los momentos más emotivos de la serie. Juntos van a lo de Cata, la abuela de Luis Miguel, con Alex y Sergio, los hermanos del Sol. Y es ahí, en ese lugar, donde se ven por última vez. De improvisto, Luis Rey irrumpe en la casa y acusa a Marcela de haberlo "dejado" e insta a sus hijos a elegir con quién quieren vivir: si con ella o con él. Hábil, Luis le dice a su hijo que de él depende su carrera y con lágrimas en los ojos, Micky opta por su padre y se va. Alex queda con una Marcela destrozada.

La escena de la serie que representa una de las últimas veces que Luis Miguel vio a su madre con vida
La escena de la serie que representa una de las últimas veces que Luis Miguel vio a su madre con vida

Micky, Erika y un beso de amor

Erika, un amor imposible
Erika, un amor imposible

La falsa prima de Luis Miguel no para de aparecerse. Con ella se dio su primer beso y de ella se alejó por recomendación de su padre, pero hay atracciones que no pueden detenerse. Erika y Micky son vecinos en Acapulco. El único que no está contento con esta amistad es Fede, el novio de Erika, quien tras un malentendido decide abrirse y la deja. Micky se entera de esta noticia por su rival a quien, dejando su ego de lado, le implora que lo ayude a encontrar a su madre. Alex, su hermano, escuchó que el padre de Fede, el ex presidente Miguel de la Madrid, tenía contactos con el Mossad, la agencia de inteligencia israelita. Ya sin importar deberle un favor a Fede, Micky le ruega y él decide ayudarlo a pesar de saber que entre Erika y el cantante hay, en el fondo, más que una amistad. Algo que termina de entenderse cuando, luego de pedirle perdón a la rubia y de dejarla partir, decide ir por ella. La escena final vuelve a poner al Sol en busca de una mujer, pero esta vez con éxito. Erika camina por la playa, con lágrimas en los ojos, Micky corre detrás de ella y la llama. No hay tiempo para miradas, llega el esperado beso de telenovela.

La caída de Luis Rey

Luis Rey vuelve a buscar a Luis Miguel para recomponer la relación, pero ya es demasiado tarde
Luis Rey vuelve a buscar a Luis Miguel para recomponer la relación, pero ya es demasiado tarde

Desesperado por la caída estrepitosa de su carrera y por el fracaso de su disco, Luis Rey viaja a México en busca de ayuda de viejos amigos, pero lejos de conseguirla solo encuentra más obstáculos. Antes de volverse para España, habla con el manager de Luis Miguel para que lo ayude a reencontrarse con su hijo. Desde el backstage de uno de los conciertos de Micky, se puede ver a un desmejorado Luis Rey esperando al joven que convirtió en estrella. Al verlo, le grita detrás de las vallas y le ofrece un enorme jamón serrano que le trajo desde España. Micky lo mira con desprecio y sigue su camino. No parece haber vuelta atrás.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?