4 funciones que buscan fomentar nuestra adicción a los dispositivos electrónicos

Si alguna vez te desvelaste porque no podías bajar el celular aquí te explicamos qué causa tu adicción
Si alguna vez te desvelaste porque no podías bajar el celular aquí te explicamos qué causa tu adicción
(0)
3 de julio de 2018  • 08:04

Son las diez de la noche. Tenés sueño y te propusiste acostarte temprano. Te ponés el pijama, te lavás los dientes, te acostás y chequeás tu celular una última vez antes de apagar la luz... horas más tarde es de madrugada y seguís mirando tu teléfono.

¿Te ha pasado? Quedarse "colgado" con un dispositivo tecnológico es una experiencia muy común. Y este comportamiento no es casual. Hay todo un campo de investigación dedicado justamente a hacer que las personas se enganchen inconscientemente con dispositivos conectados a Internet como smartphones , tabletas y computadoras personales .

Se lo conoce como diseño adictivo y fue inventado por especialistas en Experiencia del Usuario (también llamado UX). Este diseño utiliza trucos neuropsicológicos para retener la atención de nuestras mentes.

Quizás hayas oído hablar sobre cómo recibir un "me gusta" o un corazón en algo que publicaste en una red social te da una sensación de placer y confianza, y ya sepas que esta inyección de dopamina hace que te vuelques en estos sitios.

Pero hay recursos muchísimo más sutiles y menos obvios que operan en todas estas aplicaciones y tienen un impacto importante en nuestra relación con la tecnología.

Aquí te contamos cuatro de los trucos del diseño adictivo que hacen que no puedas soltar tu dispositivo.

"Scrolling" infinito

Puedes deslizar tu dedo hasta el hartazgo y siempre aparecerá información nueva
Puedes deslizar tu dedo hasta el hartazgo y siempre aparecerá información nueva

Pasar horas leyendo comentarios o mirando fotos publicadas en redes sociales no sería posible sin la invención del scrolling (deslizamiento) infinito. Básicamente, se trata de la posibilidad de seguir viendo nueva información sin límite a medida que sigues deslizando tu dedo o tu mouse por tu lista de noticias.

De esta forma, tu cerebro nunca tiene una pausa y solo tu fuerza de voluntad puede hacerte dejar de mirar la aplicación.

"A diferencia de muchas otras formas de entretenimiento, por ejemplo las películas, los teléfonos inteligentes no tienen un punto final finito. Las películas muestran créditos al cabo de unas dos horas, pero puedes deslizar, tuitear o jugar hasta que mueras", destaca la periodista Eleanor Cummins en un artículo en la revista especializada en ciencia Popular Science.

El creador del scrolling infinito se llama Aza Raskin y le explicó a Popular Science que su intención fue hacer más fácil la experiencia del usuario. Sin embargo, hoy lamenta su invención. "En realidad lo que hice es que los humanos gasten literalmente cientos de millones de horas", criticó.

Tirar hacia abajo o apretar para actualizar

Twitter te obliga a realizar una acción manual para ver mensajes nuevos, algo que se torna adictivo
Twitter te obliga a realizar una acción manual para ver mensajes nuevos, algo que se torna adictivo

Otra herramienta relacionada con la actualización de información que es adictiva es la que obliga al usuario a deslizar hacia abajo o a hacer click para refrescar la página. El concepto fue creado por Twitter, utilizando un truco del diseño UX.

Cuando abrís Twitter te muestra la información que miraste la última vez que entraste. Tenés que manualmente tirar o deslizar hacia abajo la aplicación en tu teléfono o apretar "ver los nuevos tuits" ("see new Tweets") en tu computadora para poder acceder a la información más reciente.

Esta acción es similar a la de un tragamonedas en un casino y está estudiado que genera una liberación de dopamina ya que nuestro cerebro anticipa que esa acción nos traerá una recompensa.

Al igual que con el scrolling infinito, el creador de este recurso hoy lo lamenta. Loren Brichter, ex ingeniero de Twitter, le dijo al diario británico The Guardian en 2017: "Pull-to-refresh (tirar para actualizar) es adictivo. Twitter es adictivo. Estas no son cosas buenas".

Acceso indirecto

Curiosamente algo que podría sonar como un error de diseño, ya que entorpece nuestro acceso a nuestro propio perfil, es otra herramienta usada de forma totalmente adrede por las redes sociales.

Imaginá que querés entrar a Facebook, Instagram, LinkedIn o Twitter solamente para publicar algo. Cuando abrís el sitio o la app te encontrarás indefectiblemente con comentarios y publicaciones ajenas. Y lo más probable es que te veas tentado a leer o mirar aunque sea algunos.

El hecho de que ninguna de estas redes te dirija a tu perfil directamente te obliga a interactuar, aunque sea de reojo, con el contenido generado por otros.

Notificaciones

Esos avisos constantes nos generan intriga
Esos avisos constantes nos generan intriga

Y sin encima cuando entrás, la página te avisa que algún conocido tuyo acaba de publicar algo o tenés X cantidad de mensajes nuevos sin leer, tu intriga será aún mayor.

Las notificaciones son otro recurso muy efectivo del diseño adictivo. Se basan en estudios que muestran que a la mayoría de las personas no les gusta tener cosas pendientes.

Entonces si tu celular está lleno de apps con pequeños círculos rojos indicando la cantidad de notificaciones que tenés sin leer, es probable que en algún momento quieras entrar a ver de qué se trata.

Y una vez adentro, también es muy posible que tu actividad genere respuestas inmediatas de otros, que a su vez disparen nuevas notificaciones.

¡Ahora entendés cómo te quedaste, sin darte cuenta, mirando tu celular hasta la madrugada!

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.