NBA: la reconstrucción de los Lakers y el efecto que desencadena LeBron James

LeBron James, la llave de la reconstrucción de los Lakers
LeBron James, la llave de la reconstrucción de los Lakers Fuente: AFP
Diego Morini
(0)
2 de julio de 2018  • 18:06

Hay un deseo concreto de recuperar una época de oro y apelaron a efecto LeBron James . Desde hace un tiempo que los Lakers quieren volver a sentirse los dueños de la competencia y fueron detrás de esa gran apuesta. Desde la salida de Kobe Bryant que la franquicia de Los Ángeles está buscando reencontrarse con la gloria y su primer gran movimiento fue tentar a LeBron con una visita de Magic Johnson y una charla telefónica con Kobe. Y desde allí nació todo y el camino para el general manager Rob Pelinka todo fue más sencillo. Cada pieza que Magic ha tocado en el último tiempo provocó olas. Primero la seducción con Kawhi Leonard y después el bombazo de LeBron. Nada casual, todo calculado. Una fórmula perfecta, The King en un proyecto en ebullición, un reinado que busca el desafío del salvaje Oeste y laderos para ir tras la furia de Golden State Warriors . Un espectáculo perfecto para la temporada 2019.

Son 154 millones de dólares por 4 temporadas a cambio de LeBron. Si alguno creía que su dominio sobre la competencia era por desplegar su talento solamente en la Conferencia Este, el fenómeno de Akron tomó el control y mudó su voracidad a la casa de la franquicia que creó el showtime de la NBA .

La ingeniería en Los Ángeles parece ser idéntica a la que aplicó Cleveland cuando LeBron regresó a los Cavaliers, rodearlo con buenas piezas para conquistar el anillo. Con Magic y Kobe como cartas de presentación y James como garantía principal, Pelinka levantó el teléfono y en un chasquido de dedos sumó al talentoso y extravagante Lance Stephenson (cobrará 4.5 millones de dólares por un año), le sacó el pivote a Golden, JaVele MacGee (acordó su vínculo por el salario mínimo de US$ 2.1 millones) y tentó el retorno de Kentavious Caldell Pope (US$ 12 millones por una temporada).Y como si fuera poco, no se detienen en su búsqueda y anunciaron que renuncian a Julius Randle (ahora será agente libre sin restriccciones) y contrataron a Rajon Rondo por un año, a cambio de US$ 9 millones.

Ahora bien, no se detiene la búsqueda allí. Los Lakers no se permitirán poner en marcha el efecto Lebron sin tener otra figura que acompañe a The King. La idea original era sumar a Leonard, pero las disputas entre el jugador y San Antonio Spurs no son simples de resolver. Si bien Kawhi ya manifestó su deseo de ir a Lakers, Popovich y Buford no están dispuestos a soltarlo con facilidad. En el caso de que no se de el desembarco para esta temporada, está casi definido que llegará a Los Ángeles en la 2019-20.

Sin embargo, las versiones de un acuerdo entre Lakers y Spurs se potencian. El especialista Adrian Wojnarowski, publicó en su cuenta de Titter: "A medida de que las conversaciones se han ido desarrollando, la intención de Kawhi Leonard no ha cambiado: quiere ser un 'Laker'". Y agregó: "los Lakers están decididos a buscar un acuerdo con los Spurs".

Es por eso que en las últimas horas se activó otra estrategia y podría sumarse DeMarcus Cousins, el pivote que estuvo sin actividad en la última temporada por una lesión en el tendón de Aquiles. Los Lakers estarían dispuestos a firmar un acuerdo con Cousins por el mismo tiempo que LeBron se quede en la franquicia.

Dentro del maravillo proyecto que se asoma en Oeste, darle a Lebron la posibilidad de moldear el talento de Brandon Ingram, Lonzo Ball y Kyle Kuzma, es toda una tentación. A los 33 años James puede potenciar a estas tres piezas en ascenso. Lo único que podría cambiar la ecuación es que los Spurs acepten soltar a Leonard, lo que provocaría que Lakers entregue a Ingram y Kuzma y alguna primera selección del Draft de 2019 a cambio de la estrella de San Antonio.

La despedida de LeBron James en su cuenta de Instagram
La despedida de LeBron James en su cuenta de Instagram

Ahora bien, la fuerza de The King es demasiado potente. La NBA en su conjunto mira atento el fenómeno, porque en Los Ángeles es una locura lo que se generó por este nuevo desembarco. Lo que sucedió en las últimas horas por obtener un lugar en el Staple Center para ver a LeBron sirve como ejemplo. En la plataforma de compra y venta de entradas StubHub, se pudo comprobar que un fanático compró un par de abonos para las primeras filas por 114.960 dólares. Incluso, una media hora después del anuncio de la contratación de James los abonos más baratos por la temporada que costaban 3.500 dólares ascendieron a 5.800 y llegó hasta a los 6.500. Además, un ticket para ver el primer partido de LeBron con los Lakers en el Staple Center se consigue, como accesible, a 450 dólares.

Esta apuesta de Lakers también es de LeBron. Porque es el contrato más largo que firma la estrella desde 2010 y porque pondrá su corona en una Conferencia que es realmente compleja con franquicias como los Warriors, Rockets y Spurs. A los 33 años, James sabe que no puede darse el lujo de regalar nada porque su reinado está en juego en esta nueva aventura. Y según informan desde Los Ángeles, Magic está dispuesto a darle todos los gustos a LeBron para reconstruir la dinastía púrpura.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.