El principal motivo por el que Mauro Zárate decidió romper su palabra con Vélez y pasar a Boca

Zárate: de Liniers a La Boca en un giro sorpresivo
Zárate: de Liniers a La Boca en un giro sorpresivo Fuente: FotoBAIRES
Franco Tossi
(0)
2 de julio de 2018  • 23:59

La fiebre mundialista va perdiendo su color en el país a partir de la eliminación de la selección Argentina. La ilusión se derrumbó temprano, por eso los ojos vuelven a posarse en la rutina del fútbol doméstico. Pero hay alguien que nunca dejó de ilusionarse con la Albiceleste, aunque no solo con verla campeona del mundo este año: quiere conocer la sensación de ser parte. Entonces, se planteó con seriedad la realidad que genera jugar en el equipo de su vida y tomó una difícil decisión en las últimas horas: Mauro Zárate cambió de opinión, se fue de Vélez y será jugador de Boca. Jerarquía enorme que seducía a Guillermo Barros Schelotto para alimentar aún más el sueño de conquistar la Copa Libertadores de América.

Le duele la decisión a Zárate porque el conjunto de Liniers significa mucho para él: tres ciclos en el club que lo vio nacer, en donde forjó la idolatría que hoy ya se pone en discusión. Lo que más le reprocharán será su contradicción: "En el único lugar que jugaré en la Argentina es en Vélez", sostuvo siempre y lo repitió incluso hasta hace unos días. No obstante, su deuda como futbolista es defender la camiseta de la selección, un anhelo que parece ganarle a cualquier otro sentimiento. "Hoy por primera vez falto a mi palabra y me duele en el alma defraudarlos. Quiero aclarar que no es un problema económico, de ser así jamás hubiera vuelto en el peor momento del club.", fueron algunas de las tantas expresiones del delantero en su Instagram para los fanáticos del Fortín. El solo hecho de jugar en Boca no lo depositará en donde quiere estar, pero sabe que la vidriera es otra.

Porque es tan fuerte su ambición que Zárate le dio la negativa a la selección italiana cuando asombró con la camiseta de Lazio: "Gracias, pero yo quisiera jugar para mi país: Argentina". Le costó un poco más porque el tiempo avanzó sin ningún llamado argentino, pero hizo lo propio cuando el mismo Jorge Sampaoli lo pretendía para su selección chilena para jugar el Mundial de Brasil 2014 y la Copa América 2015: "Le dije que estaba muy agradecido por pensar en mí. Ahí sí que dudé porque faltaban pocos días para la Copa del Mundo. Estuve dos días sin dormir y no estaba contento. Eso quería decir que no quería ir", reveló hace no mucho tiempo.

Su resignación empezó a aumentar en los últimos meses. Pero... El fracaso en Rusia del conjunto dirigido por Sampaoli derivará en la aparición de una nueva generación de futbolistas y es ahí, pese a sus 31 años, donde apunta a estar quien supo ser campeón mundial Sub 20, en Canadá 2007, con Agüero, Romero, Di María y Banega, entre otros, como compañeros. Es consciente de que los clubes considerados "medianos" o "chicos" tiene una repercusión menor y, entonces, había que disparar rápido la última bala: traicionarse, irse de su casa y llegar a Boca, que comprará su pase al Watford de Inglaterra por algo más de 3.000.000 de dólares y le firmará un contrato por tres temporadas.

Mauro Zárate en Vélez - Goles 2018 - Fuente: Youtube

03:09
Video

La selección no es el único motivo. Además, siempre tuvo el deseo de jugar en algún club importante del país y ahora entrará en un equipo donde afrontará competencias en las cuales Zárate podrá sentirse serio candidato: la Copa Libertadores, la Superliga y la Copa Argentina. Y muchas posibilidades de destacarse dentro de un equipo que, pese a que siempre dejó imágenes irregulares en cuanto a su belleza futbolística, se acostumbró a ganar y tiene impregnada una idea ofensiva del Mellizo. Darío Benedetto le sacó provecho en tan solo un campeonato (2016/2017) en el que deslumbró con sus 19 goles: convenció a Sampaoli, que hasta confió en él para las últimas dos jornadas de la Eliminatoria rumbo a Rusia. ¿Por qué Mauro Zárate no puede pensar con hacer un papel similar? Más aún si Sampaoli se mantiene como entrenador (hoy parece poco probable).

Vamos muchachos que se puede !!!! [R]

Una publicación compartida de Mauro Zarate [R][R] (@maurozarate9) el

Los números de Zárate en la pasada Superliga pueden ilusionar. Disputó 13 encuentros y convirtió ocho goles (uno solo de penal): un delantero que en su pasado supo tener potencia para jugar de extremo, pero que ahora casi que exige ser centro delantero. Utiliza las dos piernas para rematar y que, al igual que el Pipa, le seducen los remates desde larga distancia. Ahora, el problema lo tiene Guillermo: ¿Dónde insertarlo? ¿En lugar de quién? ¿Puede cambiar el esquema y jugar con dos N°9? Su incorporación genera un interrogante ante tantos delanteros ( Tevez , Benedetto, Bou, Ábila). Lo concreto es que es un jugador de experiencia y jerarquía que, ya casi adentro del club, Barros Schelotto siente que lo debe aprovechar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?