Una medida que alegra a muchos, pero enoja a los colectiveros

Diego Cabot
(0)
3 de julio de 2018  

El mercado aerocomercial argentino no deja de recibir estímulos para recuperar el terreno perdido durante años de pocos aviones y menos vuelos. Ayer le llegó el turno a la banda tarifaria: ya se podrá cobrar lo que la línea aérea quiera; no habrá un interventor que imponga precios mínimos.

Los motivos fueron varios. Por un lado, es dar una respuesta a las empresas aéreas low cost . La Argentina jamás tuvo banda negativa ni vuelos nocturnos con horarios y precios marginales, además de que tampoco se vieron promociones que cuesta creer por lo baratas. Sin la posibilidad de utilizar la herramienta del precio de remate, jamás se exploraron esas variables. Las aerolíneas ya no tienen excusas.

Ahora bien, que la regulación lo permita no quiere decir que las empresas lo ofrezcan. No es lo mismo avanzar en ventas de saldo para líneas aéreas como Flybondi, Norwegian o Jet Smart que para Aerolíneas Argentinas , Austral, Latam o Avianca. De hecho, en la empresa aérea estatal siempre miraron con desconfianza la posibilidad de que exista una canibalización de empresas a través de las tarifas de regalo.

"Es una excelente noticia, ya que permite a las empresas realizar ofertas puntuales. Ello no debería afectar la economía de las líneas aéreas. Las ofertas ultrabajas son para incentivar la demanda cuando esta es baja", dijo Diego Fargosi, abogado especialista en el mercado aerocomercial. En el Ministerio de Transporte tampoco le dan crédito a la posibilidad de canibalización. "No es posible que llegue alguna empresa a poner cientos de millones de dólares para ganar mercado al ofrecer tarifas a pérdida", dicen en el Gobierno.

Pero, más allá de lo que suceda en la pelea entre los dueños de los aviones, los empresarios de ómnibus de larga distancia encendieron ayer la última alerta que les quedaba. Los aviones se les irán encima de un mercado en el que competían por precio.

De hecho, la restricción de que estas tarifas tengan que ofrecerse solamente a aquellos pasajes que sean usados un mes después es una pequeña concesión a los colectiveros. La gran mayoría de los ómnibus se llenan con pasajeros que compran su boleto más cerca de la fecha del viaje.

Hay un dato más: el mercado cayó en las últimos semanas. Y esta medida es un incentivo al consumo sin costo fiscal.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?