El corrupto del siglo: necesitaron tres días y seis máquinas para contar el increíble botín del expremier de Malasia

Najib Razak, en mayo pasado Fuente: AFP
3 de julio de 2018  • 10:03

PEKÍN.- Las piedras preciosas más refulgentes y las telas más delicadas llegadas de todos los confines del mundo y oro, mucho oro. Cambien el oro por billetes y los confines por las boutiques parisinas y de la Quinta Avenida neoyorquina y tendrán la versión moderna del tesoro de Alí Babá que la policía de Malasia le ha confiscado al exprimer ministro Najib Razak, que fue arrestado hoy por la policía.

El país asiste incrédulo a la caravana de camiones cargados que parte de las varias residencias de Najib. Se intuía el acaparamiento pero sorprende la magnitud. El valor de lo incautado alcanza los 273 millones de dólares, según las primeras estimaciones. Fueron necesarios tres días, seis máquinas y 22 funcionarios para contar el dinero. "No pudimos hacerlo en sus residencias porque los números eran demasiado altos", ha revelado esta semana Amar Singh, jefe policial contra el crimen.

Fueron detalladas 12.000 piezas de joyería. El listado incluye 1400 collares, 567 bolsos, 2200 anillos, 1600 broches y 423 relojes, entre otros. Los últimos, de marcas como Chopard o Rolex, rozan los 20 millones de euros. La colección de bolsos Hermes supera los 12 millones y la pieza más cara, un collar de oro y diamantes, cuesta millón y medio.

Los medios hacen guardia hoy en la sede de la oficina anticorrupción de Malasia Fuente: AP

El registro policial forma parte de la investigación por corrupción sobre Najib, que gobernó durante casi una década hasta que perdió las elecciones de marzo. Su fosa fue el escándalo por el fondo estatal 1MDB, fundado en 2009 para estimular el crecimiento de la economía nacional. En 2015 se supo que 4 mil millones de dólares se habían desparramado por todo el mundo en compras de Picassos y yates o la financiación de la película "El lobo de Wall Street" que protagonizó Leonardo DiCaprio . Y otros 681 millones de dólares aterrizaron en la cuenta bancaria de Najib.

Najib Razak Fuente: AP

La investigación emprendida cuando aún gobernaba dio por buena su explicación de una donación proveniente de un desconocido miembro de la realeza saudita. Las joyas fueron regalos de boda, añadió. Su sucesor, el nonagenario Mahatir Mohamad, ha elevado a prioridad estatal la nueva investigación. Najib fue detenido hoy. Él y su esposa, Rosmah Mansor, se habían esforzado los últimos días en justificar su hacienda con el sueldo anual de presidente de 72.000 dólares y sin que ella haya trabajado en su vida.

Una Imelda Marcos siglo XXI

Rosmah epitomiza a la consorte derrochadora en un continente con sobrados precedentes. Los zapatos de Imelda Marcos subrayaron durante décadas la infamia en Filipinas tanto como hoy los bolsos en Malasia de Rosmah. La prensa compara estos días los listados detallados de los botines y debate si apunta el mayor latrocinio asiático a los Marcos o a los Najib.

La ira popular se concentra en la antigua primera dama, que alternaba a los chicos desamparados con las tiendas más elitistas del mundo. Su invencible apego al lujo habría estimulado el presunto saqueo de las arcas nacionales. También ha sido culpada de entorpecer las primeras pesquisas. Los delirios de grandeza de una hija de maestros han sido ridiculizados por los malasios. Zunar, el más célebre caricaturista político, la representa con su voluminosa melena, un brillante en su anillo y un aparatoso bolso. Acudió para dar explicaciones a la reciente comisión antifraude con un bolso Versace de casi 3000 dólares.

Fracasaron todos sus intentos para ganarse el cariño del pueblo que su vanidad exigía. Un video de 2010 la mostraba cantando una empalagosa balada mientras se deslizaba por etéreos jardines y se alternaban fotografías de su álbum familiar. Las chanzas aconsejaron su retirada. Más delirante fue su esfuerzo por solidarizarse con el pueblo por la inflación. Lamentó los 300 dólares que le habían cobrado por teñir su icónica melena. "Para los que se lo pueden permitir, está bien. ¿Pero qué pasa con las amas de casa como nosotras, que carecemos de ingresos?". Y aún en 2016, como presidenta de la Asociación de Esposas de Ministros, pedía a los malasios que se apretaran el cinturón durante el Ramadán y evitaran los gastos superfluos. Su colección de bolsos sólo es comparable a su cinismo.

TEMAS EN ESTA NOTA