El torniquete del BCRA hizo dar otro paso atrás al dólar, pero llevó aún más arriba las tasas

El apretón monetario llevó al 72% el rendimiento de las Lebac a vencer en dos semanas; se extendió hasta mañana el plazo para canjearlas por LETE
El apretón monetario llevó al 72% el rendimiento de las Lebac a vencer en dos semanas; se extendió hasta mañana el plazo para canjearlas por LETE Fuente: Archivo
Javier Blanco
(0)
4 de julio de 2018  

La vuelta de tuerca que el Banco Central (BCRA) aplicó al torniquete ideado hace 15 días para quitarle combustible a la suba del dólar se reveló nuevamente efectiva ayer para tener calmo el billete (bajó 1% y cayó por debajo de los $29 -cerró a $28,66 en promedio- para la venta minorista tras dos días de negociarse por encima ese nivel), pero dio un impulso extra a las tasas de interés, que llegaron a niveles de asfixia para la actividad económica.

El fenómeno se había comenzado a insinuar en la rueda previa tras disponer una nueva y sorpresiva suba de tres puntos en los encajes bancarios a los depósitos en pesos, que significó quitar de golpe de circulación unos 60.000 millones de pesos.

Pero se exacerbó en la víspera con tasas que llegaron al 55% anual para los préstamos interbancarios ( call money) y escalaron hasta el 72% anual en el caso de las Lebac de corto plazo, aunque en el final del día se reacomodaron levemente a la baja.

El BCRA al anunciar las medidas las había justificado en la necesidad de tener "un control más firme de la liquidez". Incluso juzgó "fundamental" dar ese paso "para minimizar la reciente volatilidad del mercado cambiario" y reforzar su "compromiso antiinflacionario".

Pero en el mercado creen que las consecuencias del apretón se amplificaron por una serie de factores, entre los que nombran el abrupto cambio de reglas en materia de encajes de la gestión Sturzenegger a la gestión Caputo. A eso agregan los movimientos que desató la oferta oficial para canjear Lebac por LETE, aunque la subasta que estaba previsto que se concretara ayer fue extendida hasta pasado mañana, algo que según el Ministerio de Hacienda y Finanzas respondió a "la solicitud de potenciales participantes y en virtud de los tiempos acotados para su implementación".

"El salto, en el caso de las Lebac, responde al vuelco en la exigencia de encaje. Recordá que el BCRA venía de otorgarles en mayo una dispensa a los bancos para que lo ayudaran a superar un fuerte vencimiento de deuda. Eso hizo que muchos usaran los pesos liberados para comprar Lebac, pero como luego la norma se modificó dos veces en sentido contrario, la exigencia en los hechos para algunas entidades subió aún más", explicó a LA NACION un experimentado banquero local.

El encaje es la porción del dinero captado de terceros (depositantes) que los bancos deben mantener inmovilizada por cuestiones prudenciales de riesgo, es decir, fondos de los que no pueden disponer para préstamos o inversiones.

En promedio, esa exigencia se ubicaba en el 20% hasta hace 15 días, se elevó al 23% entonces y volvió a subir al 26% ayer (llegará al 28% el próximo miércoles 18). Esos porcentajes traducidos en cifras suponen el retiro de unos $130.000 millones (llegarán a los $150.000 millones con la nueva suba ya definida), pero la obligación efectiva de integración puede haber sido aún mayor dado que el sistema no la venía haciendo hasta mediados de junio, coincidieron en apuntar otras fuentes confiables del sector.

"La suba de los encajes está afectando mucho al mercado de las Lebac, ya que los bancos (principales tenedores) tuvieron que salir a liquidar posiciones", coincidió el analista Leonardo Svirsky, de Bull Market Brokers. "Otros se apresuraron a vender algunos dólares al ver que el billete cambiaba de tendencia, lo que ayudó a sedarlo. Después de todo, les quedó abierta la chance de arbitrar Lebac con LETE para recuperar cobertura, dado que tienen un cupo más flexible", apuntó otro operador.

Aludía al ajuste que hizo el BCRA en la posición de cambios a mediados de junio: si bien les redujo del 10 al 5% con relación a su patrimonio, la exposición al dólar la elevó al 30% en caso de que la integren con LETE.

En el Gobierno están satisfechos con el resultado de las medidas y creen que el canje de Lebac por LETE puede darle el golpe de gracia a la corrida. En este sentido, evalúan el recalentamiento de tasas como un "mal menor" y "coyuntural" y que nada anticipa respecto de la próxima subasta de Lebac o decisiones de tasa.

"No dejaron un peso dando vueltas. Calmaron el dólar y suben acciones y bonos en dólares. Y para la licitación de Lebac faltan dos semanas, que hoy es largo plazo. Tienen tiempo para reubicar las tasas", sostiene el operador Fernando Boggiano.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?