‘Miró, las huellas del olvido’: la historia de una ciudad fantasma

El nuevo documental de Franca González busca reconstruir a un pueblo de La Pampa que fue borrado del mapa por los dueños de las tierras
Diego Brodersen
(0)
4 de julio de 2018  • 16:59

‘Miró, las huellas del olvido’

Dirigida por Franca González. Tres estrellas

“Había una vez un pueblo llamado Mariano Miró... que desapareció completamente de la faz de La Pampa.” Así podría comenzar el nuevo documental de Franca González, de no ser por la ausencia absoluta de una voz en off que regule el relato. Las que sí se escuchan son las voces de aquellos que todavía son capaces de rememorar los recuerdos de sus abuelos, como así también las de la gente que recorre ese campo de soja y aledaños recolectando pequeños fragmentos del pasado. González acompaña a un pequeño grupo de arqueólogos al tiempo que un trozo de copa o una astilla de un plato de comienzos del siglo XX son desenterrados del simbólico camposanto. Nacido a la sombra del tendido férreo pampeano, Miró creció durante un par de décadas y fue eliminado de un plumazo por los dueños de las tierras, sus habitantes desperdigados en dos pueblos cercanos, el único resabio visible de esos tiempos es la típica estación de trenes, hoy mantenida como casa de alquiler. Esa es la historia de este documental apasionante que, de manera indirecta, relata un pedazo de historia de una Argentina no tan lejana: la de los inmigrantes que llegaron de Europa para poblar aquellos territorios del país que todavía necesitaban ser domados.

(Referencia de puntaje: 4 estrellas - Clásico / Tres estrellas y media - Excelente / Tres estrellas - Bueno / Dos estrellas - Regular / Una estrella - Malo)

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.