Italia mira de costado el Mundial, con el alivio de ver otros históricos eliminados

"Nos vemos en la playa", el mensaje del diario Corriere dello Sport a la eliminada Alemania
"Nos vemos en la playa", el mensaje del diario Corriere dello Sport a la eliminada Alemania Fuente: AFP
Elisabetta Piqué
(0)
4 de julio de 2018  • 23:59

ROMA.- Cero clima en las calles; cero emoción; cero ilusiones; cero juntadas con los amigos para ver los partidos y alentar a los azzurri con pizza y cerveza fría; cero festejos nocturnos con bocinazos, banderas y fiesta. En este marco atípico -apenas algunos bares pasan los partidos para satisfacer a los turistas-, los argentinos que viven en Italia se vieron obligados a vivir en soledad este especial momento de sueños y frustraciones. Se vieron obligados a encerrarse en sus casas, a quedarse afónicos solos y a fabricar clima en reuniones privadas y en las transmisiones de los partidos del seleccionado albiceleste organizadas por la embajada en la pantalla gigante del auditorio de la Casa Argentina, de la Vía Veneto.

"Nada peor que vivir el Mundial en un país que no participa", dice Inés San Martín, periodista argentina que vive y trabaja en Italia. Su frase refleja cómo transcurre Rusia 2018 en un país apasionado por el calcio, Italia, campeón del mundo en cuatro ocasiones (1934, 1938, 1982 y 2006) y marginado de la Copa desde el comienzo por primera vez en 60 años, una verdadera tragedia en este lugar.

Más allá de la falta total de ambiente y de la amargura por no estar -una auténtica umiliazione-, los italianos no vivieron con indiferencia el momento, sino con interés y cierto consuelo-alivio porque se trató de un mundial ammazzagrandi (matador de los grandes, como lo calificó La Gazzetta dello Sport) en el que selecciones históricas, como Argentina, Alemania y España, salieron de juego antes de tiempo.

"Aunque parece irónico, más allá del dolor de no estar, es la primera vez que veo todos los partidos del Mundial. Primero veía solamente a Italia, pero esta vez vi muchos más partidos, algo que hicieron también muchos amigos míos", dice a LA NACION Tommaso Benevene, estudiante universitario de 23 años. "Por otro lado, confieso que celebré cuando fueron eliminados grandes rivales, como Alemania, España y Portugal", agrega este joven romano, que para los cuartos de final hinchará por Bélgica. "Nunca por Brasil, ya pentacampeón", precisa.

"Hicieron falta 16 años, pero se dejaron perdonar", era la frase que se leía en las redes sociales locales el día de la eliminación de Alemania, campeón del mundo derrotado por Corea del Sur, que había dejado fuera del Mundial a Italia en 2002 (con el arbitraje-robo del referí ecuatoriano Byron Moreno).

Al mal tiempo, buena cara: hubo quienes prefirieron poner humor a la clamorosa ausencia de los azzurri. El muy popular trío cómico Los Autogol incluso inventó un "himno del no Mundial", canto que habla de "noches trágicas" en lugar que "mágicas", aludiendo a la famosa canción de Italia '90 de Gianna Nannini.

Lo cierto es que, así como se vive con cierta sensación de consuelo la prematura salida de seleccionados campeones, los italianos se sienten menos mal también por el rendimiento de Suecia, verdugo de Italia el histórico lunes 13 de noviembre pasado. El equipo amarillo llegó a los cuartos de final después de 24 años. "¿Tenemos un rol nosotros, los italianos, en el camino de Suecia en el Mundial? ¿Su gloria es también nuestra gloria, o nada cambia?", se preguntó el periodista deportivo Mario Sconcerti en Corriere della Sera.

En un análisis publicado hoy, titulado "un Mundial sin calidad que nos da esperanzas también a nosotros", Sconcerti asegura que el calcio italiano sale "un poco" mejor parado, en el sentido de que "nadie en el mundo está jugando bien". "Al margen de Mbappé no hay un nombre verdaderamente nuevo, no hay un modo de jugar distinto. Nosotros seguimos estando abajo, pero ahora tenemos las pruebas de que estamos viviendo en un planeta a nuestra altura", opinó.

"Tenemos mucho por hacer para volver a jugar un buen fútbol, casi nada para volver al nivel de los demás . Sorprendido por nuestra decadencia, es como si el mundo hubiera decidido esperarnos. También Brasil , de lejos el mejor equipo, es un Brasil normal. Faltan Pelé , Zico, Ronaldo , Amarildo, Garrincha, Pepe, Tostão, Romario , Falcão, es decir, no hay una excepción, sino un modo de ser. Nuestra mínima revancha en todo caso es que están perdiendo casi todos. Pero, sinceramente, me detendría aquí".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.