El Gobierno y el peronismo negocian su nivel de esfuerzo para el ajuste

4 de julio de 2018  • 21:11

A continuación, los principales conceptos:

  • El proyecto del Gobierno es mantener el dólar entre $28 y $29. Esta enorme devaluación tendrá consecuencias en otros sectores de la economía.
  • Hay sectores que se benefician como las economías regionales y hay sectores de la sociedad que ven disminuidos sus ingresos.
  • Esta estabilidad llega cuando el mundo está volátil.
  • El dólar se serenó por dos motivos: primero, se puso en marcha un viejo plan de hacer letras del Tesoro en dólares, para que la gente pueda comprar bonos en dólares, sin buscar el billete.
  • Por otro lado, está la influencia de fondos que se estaban deshaciendo de bonos argentinos pero el lunes hubo una conferencia de Nicolás Dujovne y esos fondos y les dio una garantía, que se cumplirá con los pautado con el FMI y con la cifra de déficit.
  • El temor que había afuera era si no había acuerdo con el peronismo.
  • No nos olvidemos que desde 2001 venimos de un período de ruptura de contratos y compromisos.
  • Cristina Kirchner mandó un proyecto de Presupuesto con la condición de que no le cambiaran ni una coma. Ella no estaba en las condiciones que hoy está Mauricio Macri , que necesita financiamiento externo.
  • Las negociaciones entre el Gobierno y el peronismo ya han empezado.
  • No hay ni un papel que diga cómo va a ser el Presupuesto del año que viene, es más teórico que concreto. Esto les lleva a pensar si no sería conveniente adelantar el envío del Presupuesto al Congreso.
  • Miguel Pichetto planteó que nos e le puede trasladar todo el ajuste a las provincias pero tampoco se puede hacer cargo el gobierno nacional. En eso está la negociación, en cuánta cantidad de esfuerzo ponen los protagonistas.
  • El peronismo ve que es la oportunidad histórica de mostrarse como capaces de llevar adelante un gobierno no peronista.
  • En el Gobierno hay ciertas contradicciones; les gustaría competir el año que viene con Cristina Kirchner. Par ello debe eclipsar al otro peronismo, que es quien lo va a ayudar hasta el 10 de diciembre.
  • Los mercados internacionales confían en Macri pero se preguntan si habrá un cogobierno entre Macri y el peronismo.
  • En el Gobierno hay una sensación de que existe un microclima en la Capital Federal, donde todo es un fatalismo permanente. Para el oficialismo, eso no se siente en el interior. Esto ha provocado cierta molestia en el Presidente que pide un esfuerzo de comprensión de la situación.