Leve rebote del dólar en la previa del canje que busca acabar con la corrida

El billete mayorista se reacomodó sobre los $28 y las tasas dieron la primera señal de baja muy leve; en el mercado esperan hoy buena adhesión al trueque de Lebac por LETE
El billete mayorista se reacomodó sobre los $28 y las tasas dieron la primera señal de baja muy leve; en el mercado esperan hoy buena adhesión al trueque de Lebac por LETE Fuente: Archivo - Crédito: Shutterstock
Javier Blanco
(0)
5 de julio de 2018  

El dólar rebotó levemente ayer, tras operar dos días en baja acorralado por el ajuste que el Banco Central (BCRA) realizó al apretón monetario lanzado a mitad de junio. La divisa cerró a un promedio de $28,78 para la venta al público, 11 centavos arriba de su nivel previo de clausura.

El alza, que se registró en una jornada con poco volumen (solo US$325 millones, monto 57% inferior al de anteayer) por las limitaciones de una jornada sin referencias del mercado de origen (fue feriado en Estados Unidos), fue inferior al de casi 1% que anotó el billete en el segmento mayorista, donde trepó de $27,80 a $28,10. "Por el feriado en Estados Unidos el grueso de las operaciones se pactaron para liquidar mañana [por hoy]. El billete llegó a tocar un máximo de $28,16 antes de reacomodarse algo, pero lo concreto es que volvió a ubicarse por arriba de los $28", resumió el operador Gustavo Quintana, de PR Cambios.

Ese avance dejó al peso en línea con la tendencia con que se movieron el resto de las monedas de la región, que devaluaron levemente frente al dólar (cedieron 0,25% el peso chileno y 0,45% el real en Brasil, por caso), aunque el ajuste en el cambio local fue algo mayor, lo que dejó una ganancia del 0,9% en términos de competitividad cambiaria.

A su vez, definió el tipo de cambio al que podrán suscribirse con pesos hoy las Letras del Tesoro (LETE), que por primera vez serán canjeables por Lebac (se pueden integrar también con dólares), el que quedó fijado en $28,0317 según la comunicación "A" 3500 del BCRA, que establece el tipo de cambio de referencia.

Esa subasta, prevista para cerrarse anteayer, se extendió, entre otras cosas, porque la caída que el dólar registró en esos días significaba arrancar con una pérdida del 2% a quien quisiera comprar la LETE con pesos y desalentaba su demanda. Esto llevó al Gobierno a postergar la subasta para tratar de asegurar su éxito, dado que con ese instrumento aspira a cerrar sus necesidades financieras del año y -a la vez- bajar fuerte el stock de Lebac, una enorme deuda asumida por el BCRA, al que identifica hoy como el motor de la corrida. Por eso su obsesión por acotarla.

"Mucho del resultado creo que va a depender de cómo se mueva el dólar mañana [por hoy]. Si baja, conspirará contra el nivel de adhesión; si se mantiene o sube, lo alentará, porque en el fondo está diseñada como una operación para los que buscan cobertura", consideró el economista Guido Lorenzo, de la consultora ACM.

Los operadores, en cambio, creen que hay otros motivos que van a alentar la adhesión. Aluden, por caso, al incentivo al canje que evalúan algunos fondos de inversión locales y del exterior, que preferirían "entregar las Lebac porque asumen que van a ir perdiendo liquidez" y pasarse a la LETE. "Tengo clientes que consultaron para vender futuros de dólar que habían tomado para cubrirse de la devaluación y quedarse con el título en dólares. Es que antes compraban la Lebac a 27% y lo cubrían con esos contratos al 22%, lo que les dejaba un margen del 5% en dólares. Pero ahora, con la volatilidad que hay, los futuros están caros y creen que les va a rendir más esto", explicaron a la nacion en un banco de inversión.

Para los bancos, a su vez, el incentivo al canje pasa por la posibilidad de ganar cobertura cambiaria cuando su posición general de cambios quedó limitada, tras dos reducciones al 5% de su patrimonio. Es que la misma norma del BCRA que dispuso la última reducción, a mediados de junio, les permite elevar al 30% esa exposición si la integran con LETE.

Anoche el Ministerio de Hacienda y Finanzas difundió los precios a los que se van a cambiar las Lebac, lo que terminó de definir las condiciones del canje.

Primera señal en tasas

El otro dato que dejó la jornada fue el cambio de tendencia que comenzaron a insinuar las tasas, tras el salto registrado entre lunes y martes, que las colocó en niveles inviables para cualquier actividad.

Esto se verificó tanto en las que rinde la Lebac de corto plazo (retrocedió del 61% al 58,4%) como en las interbancarias ( call money), que se replegaron del 55 al 47,5% anual por pases a un día. Aunque se mantienen en niveles muy elevados, fue el primer retroceso tras la nueva vuelta de tuerca a un torniquete que hizo caer fuerte el stock de pesos con potencial especulativo (ver gráfico). "Fue un bruto ajuste en la demanda de pesos no transaccional", explicó Gabriel Caamaño, de Consultora Ledesma. "El salto extra en las tasas fue circunstancial y consecuencia directa del aumento en los encajes bancarios, que achicó el circulante en pesos", juzga Pablo Castagna, director de Portfolio Personal.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.