El éxito de la izquierda en México, el último logro de Antonio Sola

La victoria de AMLO Fuente: AFP
5 de julio de 2018  • 09:34

El comienzo de la relación fue complicado. En 2006, cuando el izquierdista Andrés Manuel López Obrador buscaba por primera vez la presidencia de México , el catalán Antonio Sola trabajaba como asesor de campaña de su rival más fuerte, Felipe Calderón, quien salió elegido en las elecciones. De hecho, Sola fue el creador de una guerra sucia conocida bajo el lema "AMLO es un peligro para México", a través de la cual el español insistía en recalcar los supuestos cientos de peligros a los que los ciudadanos podían enfrentarse si apoyaban al candidato del partido Movimiento Regeneración Nacional. Deuda, crisis económica, devaluación, desempleo, intolerancia, mentira, fraude, engaño eran algunos de los términos que se repetían a diario en los spots televisivos craneados por este gurú de la política que ahora trabaja con el salteño Juan Manuel Urtubey , que quiere presentarse en las presidenciales de 2019.

Sola trabajó contra y a favor de AMLO - Fuente: YouTube

1:21

Pero el tiempo pasó y las cosas cambiaron. En una nota publicada por LA NACION, Sola confirmó que los candidatos lo buscan porque gana las elecciones y por eso, doce años después, pasó de enemigo a asesor de López Obrador y trabajó durante quince meses en el PT, partido integrante de la coalición "Juntos haremos historia", que consiguió que su tercera fuera la vencida y esta vez sí llegara al gobierno mexicano. Así fue: con el 49 por ciento de los votos, fue elegido el domingo pasado como el sucesor del mandatario Enrique Peña Nieto.

El eje de su campaña fue la furia de los mexicanos, que viven en medio del crimen organizado, de una inseguridad que tiene asesinatos casi a diario, de la corrupción, y de una embestida internacional liderada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump , que quiere construir un muro en la frontera para terminar con la inmigración ilegal. Y el especialista en comunicación política español estuvo detrás.

Andrés Manuel López Obrador Fuente: AP

Para ganar las últimas elecciones, el izquierdista dejó de mostrarse tan radical y concilió posturas para ofrecer a los mexicanos la opción más viable. Eso Sola lo leyó bien. En diálogo con un medio mexicano, dijo antes de la votación: "López Obrador va a ser presidente de México salvo que lo maten. Porque es lo mejor que le puede pasar a México hoy, es un tipo que ha crecido mucho, que se ha moderado hacia el centro, no es el del 2006, y además creo que la ira de los mexicanos es tan potente que lo están utilizando para castigar al sistema. El nivel de encabronamiento hace que necesiten una salida radical, como lo fue Lula en su momento para Brasil, o Correa en Ecuador".

La propuesta del nuevo presidente fue modificar la forma en que el país estaba acostumbrado a manejarse y por ello llamó a cambiar la figura presidencial. Dijo que no va a vivir en Los Pinos, la residencia oficial, porque la quiere convertir en un espacio cultural. También dijo que cobraría la mitad de lo que gana Enrique Peña Nieto, unos 150 mil dólares, según lo publicado por la cadena BBC, y agregó que no tendría guardaespaldas.

Los votantes de Andrés Manuel López Obrador Fuente: AFP

Asimismo, AMLO (como se lo conoce, la suma de sus iniciales) prometió poner "primero a los pobres", en un país que tiene más de cuatro millones de personas viviendo en la pobreza extrema, aumentar los programas sociales para apoyar a los grupos vulnerables, terminar con la corrupción, cambiar la estrategia para erradicar la inseguridad y la violencia (en México se estima que al menos 170.000 personas murieron por causas relacionadas con el crimen organizado y más de 28.000 desaparecieron entre 2006 y 2016) e instalar un sistema educativo gratuito y de calidad en todos los niveles de estudio.

"López Obrador ha evolucionado mucho estos últimos 12 años y para nada vemos que sea un peligro. Yo que estuve en la campaña en 2006 y que con ese equipo de Calderón trabajamos esa dinámica del peligro para México, hoy vemos que, efectivamente, no lo es", había dicho en febrero Sola durante la Cumbre Mundial de Comunicación Política, cuando vaticinó que AMLO ganaría por 45 puntos.

Se equivocó. Su porcentaje fue incluso superior.

Antonio Sola