Vuelve la tensión entre Rusia y Gran Bretaña por otro envenenamiento con gas nervioso

Cuatro meses después del caso del exespía, una pareja se encuentra en estado crítico tras haber sido envenenada con la neurotoxina Novichok,
Cuatro meses después del caso del exespía, una pareja se encuentra en estado crítico tras haber sido envenenada con la neurotoxina Novichok, Fuente: AFP
(0)
5 de julio de 2018  • 11:52

LONDRES.- Cuatro meses después del ataque al exespía Sergei Skripal y a su hija Yulia, el gobierno de Gran Bretaña pidió hoy explicaciones a Rusia ante un nuevo caso de envenenamiento con el gas nervioso Novichok, una sustancia de fabricación soviética usada también contra el exagente.

"Que dos personas más estuvieran expuestas al Novichok en Gran Bretaña es una evidencia extremadamente inquietante y sé que la policía moverá cielo y tierra en su investigación para determinar lo que sucedió", dijo la primera ministra Theresa May durante una visita a Berlín.

La policía británica confirmó ayer que un hombre de 45 años y una mujer de 44 de Amesbury (en el suroeste del país) se encuentran en estado crítico tras se envenenados con esa sustancia el fin de semana. Funcionarios británicos apuntaron, sin embargo, que es muy poco probable que fueran el objetivo de un ataque y los expertos consideran que se contagiaron al entrar en contacto con un objeto contaminado utilizado par atacar a los Skripal.

No está claro cómo los dos británicos, identificados por los medios como Dawn Sturgess y Charlie Rowley, entraron en contacto con el veneno, de lenta descomposición. No existe nada en sus antecedentes que sugiera un vínculo con el mundo del espionaje o con la ex Unión Soviética.

Luego de las acusaciones británicas, la respuesta rusa no tardó el llegar. "El gobierno de Theresa May (...) tendrá que disculparse por todo lo que ha hecho, tanto ante Rusia como ante la comunidad internacional", dijo en una conferencia de prensa Maria Zakharova, vocera de la diplomacia rusa.

"Pedimos a las fuerzas del orden británicas que no cedan a los sucios juegos políticos iniciados por ciertas fuerzas en Londres, y a cooperar con las fuerzas del orden rusas con esta investigación", agregó.

Un policía vigila el barrio donde dos personas fueron envenenadas en Amesbury, a 120 kilómetros de Londres
Un policía vigila el barrio donde dos personas fueron envenenadas en Amesbury, a 120 kilómetros de Londres Fuente: Reuters

En marzo pasado, el caso del exespía desató una fuerte tensión entre Gran Bretaña y Rusia, país al que Londres acusa de haberlos envenenado con la sustancia de fabricación soviética. El doble agente ruso de 67 años, y su hija de 33 -que ya fueron dados de alta- fueron envenenados en marzo pasado con el agente neurotóxico en Salisbury, situado a 13 kilómetros de Amesbury.

Acusaciones

"Llegó el momento de que el Estado ruso dé un paso adelante y explique exactamente qué pasó", dijo hoy el ministro de Interior británico, Savid Javid, al término de una reunión de emergencia del gobierno sobre este nuevo caso.

También el ministro de Seguridad británico, Ben Wallace, reiteró hoy las acusaciones de Gran Bretaña de que agentes rusos estarían detrás del ataque contra los Skripal, urgiendo al gobierno de Moscú a proporcionar información. "El Estado ruso podría arreglar esto", dijo en declaraciones a la BBC. "Nos podría decir qué ocurrió (...) son los únicos que podrían dar todas las pistas para mantener a la gente segura".

Rusia siempre negó estar detrás de aquel ataque y ofreció su ayuda para esclarecer el caso, sin que nadie respondiera entonces, recordó hoy el vocero del Kremlin Dimitri Peskov, citado por la agencia Interfax.

El exespía ruso Sergei Skripal fue envenenado con la neurotoxiana Novichok, en marzo pasado
El exespía ruso Sergei Skripal fue envenenado con la neurotoxiana Novichok, en marzo pasado Fuente: AFP

Moscú rechazó además cualquier vinculación con el nuevo caso. La embajada rusa en Holanda, señaló que en ningún caso está tras el nuevo caso en Amesbury. "¿Creen realmente que Rusia es tan estúpida como para utilizar 'de nuevo' el llamado Novichok precisamente durante el Mundial de fútbol?", señaló en Twitter.

En Rusia cursan nuevas teorías de cómo pudo contagiarse la pareja. Un empleado psíquicamente inestable del laboratorio de investigación química de Porton Down, cerca de Salisbury, pudo haber extendido la sustancia en la región por venganza, dijo el ex jefe de los servicios secretos, Nikolai Kovaljov, citado por la agencia Interfax.

Otro antiguo líder de los servicios de información FSB especuló con la posibilidad de que el laboratorio tenga problemas de almacenamiento de la sustancia.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.