El PBI de la soja caerá un 26%

Se estima que la pérdida directa para los productores ronda los US$2600 millones
Se estima que la pérdida directa para los productores ronda los US$2600 millones
Virginia Ceccarelli
(0)
5 de julio de 2018  • 15:00

Al momento de poner en valor los efectos de la sequía, se observa que las pérdidas no sólo se visualizaron en el eslabón primario. La disminución del área y la producción tuvieron consecuencias negativas a lo largo de toda la cadena de soja, con caída en la molienda, disminución en la venta de algunos insumos, menor provisión de servicios asociados y un retroceso en las exportaciones proyectadas tanto para el grano como para los subproductos.

La molienda de la oleaginosa, tan importante para la generación neta de divisas del país, dado que la harina, el aceite y el biodiesel de soja explican en conjunto el 25% de las exportaciones nacionales, caería a los menores niveles en la última década.

No obstante, el ajuste será menor a la caída en la producción del grano, dado que aumentarán, durante esta campaña 2017/18, las importaciones de poroto de soja, proveniente especialmente de Paraguay y otros vecinos, pero también de Estados Unidos, con el fin de aumentar la oferta y sostener el crushing. También se estima que ingresará al circuito comercial parte de los stocks acumulados en campañas anteriores y disminuirán fuertemente las exportaciones del grano.

Como consecuencia, a partir de las estimaciones del Instituto de Estudios Económicos de la Bolsa de Cereales, el Producto Bruto de la cadena de la soja será un 26% menor en 2018 respecto del nivel que hubiese alcanzado si se cumplían las expectativas vigentes al inicio del ciclo agrícola, pasando de 16.213 millones de dólares en el escenario inicial a 12.010 millones de dólares en el escenario sequía.

En términos de la economía en su conjunto, la disminución de 4200 millones de dólares en el valor agregado de la cadena de la soja representa una caída del 0,6% en el PBI argentino para 2018 estimado por el FMI.

La mayor parte de estas pérdidas se concentran en los productores, que resignarán esta campaña 2600 millones de dólares de valor agregado. Desde el plano fiscal, ingresarían cerca de 1400 millones de dólares menos al estado en concepto de retenciones y demás impuestos que gravan a todos los eslabones de la cadena. Si se evalúa en términos de exportaciones netas, el impacto se estima en 4842 millones de dólares.

La autora es economista de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.