Ley Justina: qué otras leyes hay con nombre de mujer

Candelaria Palacios
Carmen Güiraldes
(0)
5 de julio de 2018  • 14:40

Ayer se votó en el Congreso la modificación de la Ley 24.193, que fue originalmente promulgada en abril de 1993. La ley de Trasplante de Órganos y Materiales Anatómicos se conocerá popularmente desde ayer como "Ley Justina" en honor a Justina Lo Cane, que falleció mientras esperaba un trasplante de corazón.

Existen otras leyes argentinas que, fuera del número de legajo, se conocen vulgarmente por el nombre de la persona física que impulsó su proyecto, tanto por su lucha activa en la causa como por tratarse de un caso que puso en evidencia la necesidad de una nueva reglamentación. En Estados Unidos se las llama "apostrophe laws" (leyes apóstrofe).

Ley Evita

Fuente: Archivo

Fue promulgada el 23 de septiembre de 1947, bajo el gobierno de Juan Domingo Perón. Elaborada inicialmente en 1932 por Alicia Moreau de Justo, fue María Eva Duarte de Perón quien impulsó y logró la sanción de esta ley que dice en su primer artículo: "Las mujeres argentinas tendrán los mismos derechos políticos y estarán sujetas a las mismas obligaciones que les acuerdan o imponen las leyes a los varones argentinos."

En su artículo 3 la ley establece que a la mujer le caben los mismos derechos electorales que al hombre y establece en el país el sufragio universal.

Ley Diana Sacayán

Crédito: Facebook Justicia por Diana Sacayan

La ley de cupo laboral trans fue la última conquista de Diana Sacayán, una mujer trans que luchó toda su vida por los derechos de su comunidad. Entre otras cosas, Diana y su grupo de activistas del Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación (MAL) lograron en 2007 que los hospitales provinciales respetaran la identidad autopercibida de las personas trans o travestis. Y años más tarde, gracias a su perseverancia, el 17 de septiembre de 2015, se sancionó la ley 14.783 (ahora conocida como ley Diana Sacayán), de cupo laboral travesti trans en el Estado bonaerense, que dice que "el 1% de los puestos de la administración pública deberán ser ocupados por personas travestis, transexuales y transgénero mayores de 18 años", y que "el Estado deberá garantizar el acceso al puesto y que haya permanencia en él". Pocos días después de eso, su cuerpo fue encontrado sin vida, habiendo sido víctima de un ataque brutal.

Ayer se sumaron: Ley Justina y Ley Brisa

Ley Justina

Aprobada ayer en Diputados y anteriormente en el Senado, esta ley se trata de una reforma de la ley de trasplante de órganos que consiste principalmente en que todas las personas mayores de 18 años pasen a ser donantes, salvo que expresen lo contrario: "la ablación de órganos y/o tejidos puede realizarse sobre toda persona capaz mayor de 18 años que no haya dejado constancia expresa de su oposición a que después de su muerte se realice la extracción de sus órganos o tejidos", expresa.

Justina Lo Cane tenía 12 años y padecía una cardiopatía transgénica. Necesitaba un transplante urgente pero a pesar de que estaba primera en la lista de urgencias del Incucai, el corazón compatible nunca llegó. Estuvo internada más de tres meses en la Fundación Favaloro hasta que el 22 de noviembre del año pasado murió. Su familia había impulsado en las redes sociales una campaña para pedir el corazón para Justina y para generar conciencia sobre el tema de la donación de órganos en el país.

Ley Brisa

En la misma sesión de ayer en la Cámara de Diputados se sancionó también la Ley Brisa, que propone una reparación económica para los hijos de víctimas de femicidio. Prevé una ayuda económica para el niño, niña o adolescente que haya quedado huérfano de uno de sus dos progenitores por acción, instigación o complicidad del otro en su homicidio.

Brisa es la hija menor de Daiana Barrionuevo, la mujer que murió en diciembre de 2014 en Moreno víctima de los golpes de su marido, Iván Rodríguez, el padre de sus tres hijos. Rodríguez fue condenado a prisión perpetua en 2017.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.