Set It Up, una gran comedia romántica para ver en Netflix

Zoey Deutch y Glen Glenn Powell en Set It Up
6 de julio de 2018  • 00:31
Set It Up (Estados Unidos, 2018). Dirección : Claire Scanlon. Guion : Katie Silberman. Fotografía: Matthew Clark. Edición : Wendy Greene Bricmont. Elenco : Zoey Deutch, Glenn Powell, Lucy Liu, Taye Diggs, Pete Holmes. Disponible en: Netflix. Nuestra opinión: Muy buena

El primer paso fueron las series. En segunda instancia, casi de inmediato, vinieron los documentales. Y luego el paso fuerte, implacable dirían algunos, en dirección al cine de autor, ese que suele ganarse premios dorados en festivales prestigiosos. La topadora Netflix fue abarcando terreno audiovisual a una velocidad que la industria del cine y la TV no habían visto nunca antes. Esa avidez que generó desconcierto cuando películas producidas por los gigantes del streaming consiguieron un lugar -efímero, pero lugar al fin- en la competencia del festival de Cannes a la par de sus rivales analógicos, parece no satisfacerse nunca. En el caso de Netflix su más reciente fuente de alimentación son las comedias románticas. Un género que los grandes estudios de Hollywood abandonaron a su suerte hace tiempo disconformes con los resultados en la taquilla de historias que hace dos décadas la lideraban. La posta la tomó el cine independiente que hizo lo suyo por mantener el género a flote, aunque en los márgenes.

En su búsqueda por llegar a la mayor cantidad de público posible, el servicio de streaming redescubrió los relatos de amor y humor, los romances bien contados, bien actuados, un lenguaje universal y con inagotables posibilidades particulares para su público global y multigeneracional. Claro que apostar por un género noble, rico en historia e historias no alcanza para revivirlo. Para hacerlo, como ocurrió en el gran renacimiento que comenzó en 1989 con Cuando Harry conoció a Harry y se extendió por poco más de una década antes de la nueva e inexorable caída, se necesitan guiones originales, inteligentes y atentos a los modos del enamoramiento en tiempos de redes sociales y los movimientos por la igualdad de género. Además de contar con unos protagonistas dignos de seguir los pasos de leyendas como Katherine Hepburn, Cary Grant, Julia Roberts , Hugh Grant y Sandra Bullock , por nombrar a un puñado de próceres en la materia.

Trailer "Set it Up" - Fuente: YouTube

02:09

Mucho de esa fórmula mágica y misteriosa se aplica y funciona a Set It Up, el mejor de los intentos de Netflix por poner en marcha la nueva era dorada de las comedias románticas. La película dirigida por Claire Scanlon, veterana realizadora televisiva, y escrita por Katie Silberman, productora de la bien intencionada pero fallida Cómo ser soltera, empieza con el pie derecho al situar la acción en Nueva York, ciudad emblema del género que aprovecha como postal icónica pero a la que también le aporta actualidad al seguir la exigente jornada laboral de Harper (Zoey Deutch) y Charlie (Glenn Powell), asistentes de un par de jefes tan exitosos como temperamentales, caprichosos y egocéntricos. Cumpliendo con un requisito insoslayable del género, el primer encuentro entre accidental y tierno de los protagonistas, que en este caso ocurre en el lobby del edificio de oficinas en el que ambos trabajan fuera de hora, el vínculo entre ambos comenzará como una amistad surgida del sufrimiento compartido. Algo que se volverá complicidad cuando ambos se conviertan en Cyranos de sus jefes interpretados con deliciosa irreverencia por Lucy Liu y Taye Diggs.

Glenn Powell y Zoey Deutch en la comedia romántica Set it Up Crédito: Netflix

Con referencias explícitas e implícitas a la cultura popular y el pasado ilustre de las comedias románticas-se menciona a Sopa de gemelas, el film clásico de Disney y Harper aspira a ser periodista como lo eran Sally en Cuando Harry conoció a Sally, Annie en Sintonía de amor, el personaje de Drew Barrymore en Jamás besada y muchísimos etcéteras-, de todos modos el mayor hallazgo de Set it Up es un guión que no se detiene nunca, que toma los clichés del género (hay una loca carrera al aeropuerto) y los pone de cabeza y, sobre todo, su pareja central. Deutch y Powell consiguen darle vida a personajes con personalidades definidas, seres individuales e independientes, y logran construir a pura química el arco narrativo de su relación. Un alentador primer paso hacia el posible renacimiento de un género que se merece volver al centro de la escena.