La justicia argentina absuelve a Chevron en una causa por contaminación ambiental

La demanda contra Chevron se origina en episodios ocurridos entre 1964 y 1992 en Ecuador
La demanda contra Chevron se origina en episodios ocurridos entre 1964 y 1992 en Ecuador
(0)
12 de julio de 2018  • 14:45

La Sala I de la Cámara Civil de Apelaciones de Buenos Aires desestimó una demanda contra Chevron Corporation por falta de jurisdicción. El tribunal rechazó ejecutar en el país una sentencia dictada por la justicia ecuatoriana por un caso de contaminación con residuos petrolíferos bajo el argumento de que la compañía no tiene domicilio legal o activos en el país y que Chevron Argentina SRL y otras subsidiarias locales no pueden ser alcanzadas por tratarse de personas jurídicas diferentes.

La causa ecuatoriana refiere al derramamiento de 18.000 toneladas de desechos tóxicos entre 1964 y 1992 por parte de Texaco en la región de Lago Agrio. En 1993, los vecinos de la zona presentaron una demanda por los daños sufridos y dos años más tarde la compañía acordó invertir US$40 millones en limpiar el área. Texaco recibió un acta que la liberaba de toda futura responsabilidad en 1998 y en 2001 se fusionó con Chevron. En 2003, volvió ser enjuiciada y en 2013 se confirmó un fallo adverso por US$9500 millones.

Pero como Chevron Corporation ya no poseía activos en Ecuador, un equipo liderado por el abogado estadounidense Steven Donziger empezó a presentar demandas en otros países donde la petrolera tenía presencia. La estrategia no ha dado los mejores resultados: luego de algunas victorias parciales, obtuvo fallos adversos en Canadá y Gibraltar. Además, un juez norteamericano determinó que Donziger es culpable de presentar evidencia falsa ante los tribunales de Ecuador y sobornar a jueces, entre otros cargos y lo condenó a pagar más de US$800.000 como resarcimiento. El martes pasado, la Corte Suprema de Nueva York suspendió su licencia de abogado.

En 2003, el Tribunal Superior de Justicia de Ecuador avaló una sentencia de US$9500 millones contra Chevron
En 2003, el Tribunal Superior de Justicia de Ecuador avaló una sentencia de US$9500 millones contra Chevron Crédito: Getty Images

El derrotero de la causa en nuestro país arranca en noviembre de 2012, cuando un tribunal de Buenos Aires congeló los activos de Chevron Argentina, decisión anulada por la Corte Suprema de Justicia (CSJN) en junio de 2013. En noviembre de 2017, el Juzgado Nacional Civil Nº 61 de la Ciudad rechazó otra acción. Los demandantes apelaron y el 18 de junio pasado, la fiscalía recomendó que la Cámara confirme la sentencia de primera instancia y desestime el proceso contra Chevron Corporation.

"Los tribunales locales carecen de jurisdicción internacional para entender en la pretensión principal", concluyó finalmente la Cámara el martes pasado. "Con este nuevo fallo el esquema extorsivo en contra de Chevron continúa desmoronándose", dijo R. Hewitt Pate, vicepresidente y director legal de Chevron Corporation. En ese sentido, agregó que "la justicia argentina ha rechazado esta demanda, y cualquier corte que respete el estado de derecho debería hacer lo mismo".

¿Cómo sigue el caso? Fuentes de la petrolera aseguraron a LA NACION que "se está viendo el desenlace de todos estos años de combate judicial". Ayer, la petrolera recibió una mala noticia en el lugar donde nació esta pesadilla legal: el máximo tribunal de Ecuador validó la sentencia de US$9500 millones en su contra.

Por ahora, Chevron tiene otro un frente judicial abierto: el proceso iniciado en 2009 ante la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya por denegación de justicia, violación de contratos firmados con Texaco y acuerdos bilaterales de colaboración con Estados Unidos. En este escenario, confía la empresa, el futuro parece más prometedor.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.