Jorge Sampaoli se queda cada día más solo y la selección está tironeada entre carpetazos y acusaciones

Fuente: LA NACION - Crédito: Aníbal Greco
Alejandro Casar González
Cristian Grosso
(0)
5 de julio de 2018  • 22:26

Jorge Sampaoli está absolutamente solo. Ningún futbolista lo incluyó entre sus agradecimientos en las redes sociales, los dirigentes de la AFA despliegan una operación para desgastarlo hasta su rendición, todas las encuestas lo acusan como uno de los principales responsables del derrumbe de la selección en Rusia, y en los próximos días ni cuerpo técnico tendrá porque Sebastián Beccacece aceptará alguna de las propuestas laborales que está evaluando para retomar su carrera como entrenador principal.

Aún en esa atmósfera, la idea del entrenador de Casilda es resistir amparado en un contrato que lo blinda económicamente hasta el 30 de junio del año próximo. Si la AFA lo despide antes de esa fecha, tendrá que pagarle 11,3 millones de dólares. Pero luego de la Copa América de Brasil 2019 -del 14 de junio al 7 de julio-, la cifra descendería a menos de dos millones (el equivalente a nueve sueldos, según consta en el contrato). Por eso en las últimas horas apareció otra opción, siempre movilizada por las conveniencias y nunca por la convicción: que Sampaoli permanezca hasta entonces, con su autonomía muy recortada, y luego, sí, despedirlo. La propuesta resume la mezquindad y el desenfoque que moviliza a la tropa dirigencial: el futuro entrenador desembarcaría apenas unos meses antes del inicio de las eliminatorias sudamericanas para Qatar 2022, proyectadas para octubre del año venidero. Y ahí se desvela lo único trascendente en estos días de rumores y despiste: nuevamente, nadie está pensando en la selección argentina.

Cruje el proyecto, si alguna vez hubo alguno. Con la salida de Sebastián Beccacece -junto con él, se marchan Nicolás Diez, el preparador físico Martín Bressán y Francisco Meneghini, analista de videos-, la Sub 20 queda descabezada después de un año de prácticas y a pocas semanas de participar en el torneo de L'Alcúdia, en Valencia, entre el 28 de julio y el 8 de agosto próximos. El programa de selecciones juveniles, a cargo de Hermes Desio en las categorías Sub 17, Sub 15 y Sub 13, tendrá que actuar como un parche de emergencia. ¿Pablo Aimar es una opción? Tapia se reuniría muy pronto con él. Por cierto, y quizá el dato central para seguir auscultando a esta clase dirigente: desde Rusia, cuando Beccacece elevó una lista de 35 convocados para participar en L'Alcúdia, cerca de 20 nombres fueron rechazados por los clubes. Negaron a chicos que en su mayoría ni debutaron en primera división. Otra vez se malgasta el tiempo: en enero de 2019 se disputará el Sudamericano de la categoría.

Culpas sobre los históricos

El concepto es circular, siempre se vuelve al mismo punto: nadie piensa en la selección. Las declaraciones que ayer formularon Nicolás Russo , presidente de Lanús, y Armando Pérez , ex titular del Comité de Regularización de la AFA entre juliode 2016 y marzo de 2017, sonaron extemporáneas en medio de la crisis en la que está sumergida la selección. Por primera vez, en on, alguien aceptó el rol 'intervencionista' de los futbolistas históricos de la Argentina. "Con estos jugadores cayeron varios cuerpos técnicos", acusó Russo en TyC Sports. Y fue más allá: "A algunos jugadores que fueron al Mundial, Sampaoli no los hubiese convocado. Hubo mucha incidencia de los jugadores y eso está mal". Y avanzó: "A veces hay que poner límites. En vez de ir a Barcelona, podríamos haber hecho la preparación en el predio de Ezeiza". Y completó: "Sampaoli no podía romper el grupo".

Pérez apuntó en la misma dirección: "Este grupo se comió muchos técnicos, con Sampaoli quedó más que demostrado que pasó lo mismo", sentenció en Radio Villa Trinidad, una emisora cordobesa. Y reveló una intimidad de los primeros días de Bauza, DT que él eligió: "Cuando uno nombra a un gerente, el gerente es el que manda. Si yo le pregunto al empleado qué hacer. Yo le recomendé a Bauza que no viajara a verlo a Messi, que tome las decisiones como técnico, pero era muy difícil abstraerse de un grupo que estaba formado".

Para entender el operativo desgaste que inició la AFA prácticamente desde la eliminación de la Argentina de la Copa del Mundo hay que leer y encadenar las acciones. Desde el recibimiento clamoroso que le regalaron alrededor de 50 dirigentes a Claudio Tapia cuando pisó el país, hasta el trato frío e indiferente que adrede le ofrecieron al entrenador. En las últimas horas, con la misma animosidad, comenzaron a filtrarse los montos que pagó la AFA -para equipar el predio de Ezeiza, para costear las tres giras que hizo Sampaoli por Europa en su ciclo- con la intención de contrastarlo con la pobreza de los resultados obtenidos. Para instalar la idea de que esos fueron gastos y no una inversión. Increíble táctica: como si no hubiesen sido los dirigentes quienes autorizaron cada paso.

Fuentes de la AFA le confirmaron a la nacion que la administración Tapia no tiene previsto apresurar los tiempos. Al contrario. El primer punto en la agenda del presidente no es la selección, sino la reformulación de los torneos del ascenso que deben comenzar en agosto. Mientras, el director técnico ayer pasó por el predio de Ezeiza y en los próximos días se tomaría vacaciones. La cumbre Tapia-Sampaoli puede darse, quizá, recién en algunas semanas. Daniel Angelici, el principal impulsor de la contratación de Sampaoli, se encuentra en Londres.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?