Rizhoma hotel, un unitario que promete intensidad

Dos de los actores que se prestaron a esta experiencia de contar una historia en treinta minutos
6 de julio de 2018  • 11:38

No solo en los escenarios se busca multiplicar los públicos con obras variadas y de corta duración, desde media hora (Teatro Bombón) hasta quince minutos (Microteatro). La televisión abierta también apuesta al formato breve pero no para la comedia y el humor -como en las tradicionales sitcoms- sino adaptado a un contenido dramático. La nueva propuesta se llama Rizhoma Hotel, un ciclo de 20 unitarios de media hora que se verán por Telefe a partir de hoy, todos los viernes, a las 23, y también podrán verse por Cablevisión Flow. los autores son Marcelo Camaño y Marisa Quiroga (con la colaboración de Mariana Planella y Javier Rozenwasser), la producción es de Kuarzo y la dirección, de Jesús Braceras.

"Media hora es un desafío. Pero tiene que ver con el modo en que se consumen contenidos en el siglo XXI. Tratamos de dar cuenta de cómo se resuelven los conflictos, los encuentros sexuales, las relaciones, porque todo está atravesado por las redes sociales. Ese es el plus que tiene esta ficción con respecto a otras más convencionales que hemos hecho con Marcelo", dice Marisa Quiroga, guionista de Cartoneros y Don Juan y su bella dama, y amiga de Camaño desde que llegaron de Rosario a estudiar Comunicación en la UBA. "Queríamos recuperar el valor de la triada libro, actuación y dirección. Para eso nos concentramos en una locación que nos permitiera la circulación de personajes. Un cuarto de hotel al que vuelven algunos personajes era lo ideal. No sé si proponemos algo distinto pero sí insisto con recuperar la palabra como gran campus de trabajo. Tenemos ficciones devaluadas en el contenido, excelentes profesionales en todas las áreas pero pocos productores con decisión de tomar el camino arriesgado. Esto significa volver a una tevé que se puede escuchar, el tema que sea, pero donde se dice algo", afirma Camaño, autor de Resistiré, Montecristo, Vidas robadas y Estocolmo, entre otras.

Diez episodios escritos por sendos autores, el título alude a un término de la Botánica, después tomado por el filósofo Gilles Deleuze, sobre las múltiples conexiones en cualquier punto. "En cada lugar puede surgir una historia que es en sí misma una unidad. La suite, el hotel, es un no lugar donde no estás atravesado por tus rutinas ni afectos habituales. ¿Qué pasa ahí? ¿Qué pasa cuando tenés un espacio donde ser quien sos, y no lo que aparentás ser, y hacer cosas sin control, sin ley? Ese fue el marco donde pusimos estas historias", cuenta Quiroga.

Rizhoma Hotel, la nueva ficción de Telefé - Fuente: Telefé

0:55

Cada programa fue grabado en dos días, con mucha intensidad, en los estudios de Kuarzo, bajo la mirada de Jesús Braceras, un director con mucha experiencia en tevé ( Estocolmo, La dueña, Niní, Todos contra Juan): "Este programa es un acto de resistencia porque se sostiene en la actuación y en los libros, sin artilugios visuales. Tiene que estar muy vivo, como si fuera una obra de teatro, hay mucho diálogo en un espacio muy acotado y el conflicto debe resolverse en media hora. Hay de todo, historias muy diferentes, ninguna se parece ni visualmente ni en el estilo. Espiamos la intimidad de cuatro paredes donde no hay máscaras y las caretas se caen".

La mayoría de las historias son interpretadas por dos actores, salvo unos pocos casos en que habrá tres. Tampoco se repiten, en general, los personajes aunque algunos aparecen en más de un capítulo. Si bien cada episodio puede verse suelto, hay conexiones entre ellos. El elenco resulta, por lo tanto, numeroso: Nicolás Vázquez y Brenda Gandini , actriz que reaparece en un trío con Florencia Raggi y Antonio Birabent; Juan Gil Navarro y Ludovico Di Santo (el actor con más participaciones, aparece en cuatro capítulos); Gimena Accardi y Benjamín Rojas; Jorge Marrale y Virginia Innocenti; Juan Guilera y Rojas, dos que también reaparecen; Luis Machín , en el rol de Presidente de la Nación, a solas con la esposa, interpretada por Andrea Frigerio, y en otro capítulo, con la amante, Martina Gusmán ; y Sofía Gala Castiglione, Diego Ramos, Osvaldo Santoro, Violeta Urtizberea , Juan Surini, Felipe Colombo, entre otros.

Los temas, según la productora ejecutiva Maru Mosca, "darán que hablar" por la intensidad dramática, el vocabulario y las escenas de sexo, incluido los inusuales desnudos masculinos. Eutanasia, violación, asesinatos, peleas entre hermanos, traiciones, narcotráfico, política, viudas negras son algunos de los nudos con los que se metieron los guionistas, además del encuentro más o menos clandestino y fugaz que suele generarse en la impersonal habitación de un hotel.

Para Camaño, esta oportunidad demuestra que "la tele abierta no está para nada muerta", porque "una buena propuesta de ficción" siempre "atraerá un público fiel que busca el cuentito". "Todo puede convivir. El abuso con las producciones turcas no habla de los espectadores sino sobre los altos costos para producir en nuestro país. Hay ejemplos de grandes y recomendables series en América Latina como las que hace la brasileña Globo", dice la autora. En ese sentido, el director Braceras apunta al especial momento que viven las ficciones en todo el mundo: "Hay muchas oportunidades. La gente habla de ficciones como nunca antes, comenta series -y ya no películas- en las reuniones familiares y en las redes. Tenemos que entender eso y saber cómo aprovecharlo".

Por último, el fantasma del rating en la televisión de aire -sujeta a día y horario determinado-, depende en gran medida, según Camaño, de las decisiones de programación. "Año a año se pierde una porción grande de audiencia. Pero si hilás fino y averiguás, una de las razones centrales es que el público desea que aquello que quiere ver 'a la vieja usanza' empiece en el tiempo en que se lo prometen, no diez o quince minutos después. En fin, es el huevo y la gallina", resume.

Un desafío diferente

Nunca habían trabajado juntos. Y a los dos les toca encontrarse frente a las cámaras en papeles bien diferentes a los que estaban acostumbrados, por lo menos en televisión. Brenda Gandini y Nicolás Vázquez son Tania y Willy, una ex pareja que después de trece años vuelve a verse en un hotel. "Vivieron un gran amor, él se fue del país, ahora regresa. No puedo contarte más", dice Gandini en un corte para merendar durante la grabación en Kuarzo. "Es que hay sorpresas y no podemos revelarlas. Cuando parece una cosa, resulta otra, todo el tiempo. Cada personaje esconde una doble vida y por eso, el público no puede tener pistas antes", responde Vázquez.

A 7 meses de haberse convertido en madre de su segunda hija Alfonsina -fruto de su relación con Gonzalo Heradia, con quien también tuvo a Eloy, de 6 años-, para Gandini es una ventaja en pleno puerperio poder trabajar pocos días. "En un momento en que no hay mucha ficción, agradezco hacer un personaje distinto", dice. Después de más de dos años con El otro lado de la cama, y por comenzar a filmar el nuevo "big show" para Fox Latinoamérica junto con Adrián Suar y Martín Bossi, Vázquez dice estar feliz por la posibilidad de salir de la comedia y el contenido familiar para probar otra cosa: "Esto no es una novelita ni un cuento de príncipes azules, es ir al hueso, y bienvenido sea si destruye mi imagen familiar en la tele".

En cuanto a la media hora de duración, a Gandini le parece perfecto porque se acomoda a los tiempos de las nuevas generaciones. "Todo es rápido, hay que actualizarse, el mundo tecnológico corre. Además, hay que ir al punto, sin ramificaciones, como piña", opina. "Y la gente -agrega Vázquez- también quiere ver algo que empieza y termina en el día, no solo engancharse con las series de varias temporadas."