Cueva en Tailandia: el nivel de oxígeno, otro riesgo dramático para el rescate

Militares tailandeses, en el operativo de rescate en la cueva Tham Luang Nang Non
Militares tailandeses, en el operativo de rescate en la cueva Tham Luang Nang Non Fuente: AFP
(0)
6 de julio de 2018  • 12:46

MAE SAI, Tailandia.- La situación de los 12 chicos y su entrenador atrapados en la cueva Tham Luang Nang Non , en el norte de Tailandia , se agravó con una caída del nivel de oxígeno al 15%, por debajo del valor normal del 21%, anunciaron hoy los responsables de las operaciones de rescate, sin especificar cuánta autonomía de respiración le queda al grupo atrapado unos cuatro kilómetros en el interior de la gruta subterránea.

"Es necesario actuar de prisa, ya que la situación empeoró", advirtieron los encargados de las operaciones. A la baja del nivel de oxígeno se espera que se sumen intensas lluvias desde mañana, advirtieron fuentes de la Marina de Tailandia.

Nuevo video de los adolescentes atrapados en una cueva de Tailandia - Fuente: BBC

0:56
Video

Los socorristas prosiguen con un trabajo contra reloj para instalar una larga tubería, de unos 4,7 kilómetros, que pueda introducir oxígeno en el lugar donde están atrapados desde el 23 de junio pasado los chicos.

"Nuestra principal tarea hoy es hacer llegar un tubo hasta la cámara para que el grupo tenga más aire para respirar", dijo el general del ejército tailandés Chalongchai Chaiyakam, que participa en el operativo.

Fuente: AFP - Crédito: Lillian Suwanrumpha

"Como ven, estamos aumentando el número de personas que está entrando en la cueva, así que tenemos que llenarla de oxígeno", señaló, por su parte, el gobernador de Chiang Rai, Narongsak Osottanakorn, que está al frente de las tareas de rescate.

"Ya no podemos esperar a que se den todas las condiciones [para estar listos], porque las circunstancias nos están presionando", dijo en una conferencia de prensa el comandante de la fuerza SEAL, Arpakorn Yookongkaew. "Originalmente creíamos que los niños podían permanecer seguros dentro de la cueva durante mucho tiempo, pero las circunstancias han cambiado. Tenemos poco tiempo", agregó.

En tanto, el buzo que murió anoche -Samarn Poonan, un exoficial de la Marina que se había retirado hace poco para trabajar en la seguridad del aeropuerto de Bangkok- se había unido a las tareas como voluntario y ayudaba con el traslado de tubos de oxígeno para los chicos y los socorristas. El cuerpo sin vida de Gunan ya fue extraído del interior de la gruta, luego de que le hicieran todas las prácticas de reanimación sin éxito.

Tailandia: murió un socorrista mientras participaba del rescate de los chicos - Fuente: AFP

1:25
Video

El buzo perdió el conocimiento en el camino de regreso desde la caverna que funciona como base intermedia antes del trayecto final para llegar a las 13 personas atrapadas, que tiene unos 1,7 kilómetros. Para recorrer esta distancia cada buzo precisa tres tubos de oxígeno.

La muerte de Poonan causó desesperanza entre los socorristas respecto del traslado de los chicos, ya que si un buzo experto puede morir en el difícil trayecto, los expertos creen que sería muy riesgoso intentar esa vía de escape para los chicos, sin experiencia y muy debilitados. En lo que todos coinciden es en que el traslado está adquiriendo carácter de "muy urgente".

Los rescatistas, que incluyen a equipos internacionales, están estudiando formas alternativas de sacar al grupo antes de la llegada de intensas lluvias al norte del país la próxima semana que podrían complicar más la operación.

"Hemos estudiado varias alternativas para encontrar las más factibles", explicó Osottanakorn. Entre las opciones -además de que los chicos buceen- están quedarse en la cueva varios meses hasta que termine la temporada de lluvias y baje el nivel del agua en la gruta, o excavar por la montaña hasta la caverna para sacarlos por allí.

La Marina tailandesa les está enseñando a los chicos nociones básicas de buceo, pero no será fácil extraerlos, ya que deberán aprender a usar equipos de submarinismo y avanzar por una caverna que es frustrante incluso para los buceadores más experimentados. Algunos de los chicos, que tienen entre 11 y 16 años, no saben nadar.

"En lo relativo al plan para que los 13 naden o buceen, hay un único punto crítico que es arriesgado: es donde cada chico deberá bucear solo. El punto es muy estrecho [...] Es agua muy profunda y la distancia es muy larga", advirtió Narongsak.

Los buzos de la Marina tailandesa llevaron hasta la cueva varios suministros, que incluyen comida y agua para dos semanas, junto con mantas de aluminio y material de primeros auxilios, con el apoyo de buzos australianos y de otros países, según un comunicado de la Policía Federal Australiana (AFP, por sus siglas en inglés).

Agencias ANSA, AP, AFP y Reuters

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.