El Gobierno apuesta a salir de la crisis cambiaria sin subir impuestos, acudir a cepos y bajando el gasto

En el proyecto de presupuesto 2019, el equipo económico pondrá el acento en la baja del gasto público; Dujovne y equipo viajarán mañana a EE.UU.
En el proyecto de presupuesto 2019, el equipo económico pondrá el acento en la baja del gasto público; Dujovne y equipo viajarán mañana a EE.UU. Fuente: Archivo - Crédito: Presidencia
Francisco Jueguen
(0)
6 de julio de 2018  • 13:32

La metáfora oficial elegida para entender el actual momento de la economía es naútica. "Nos dieron un barco que estaba destruido, lo empezamos a arreglar de a poco para corregir el rumbo y en el medio del camino nos agarró la tormenta. Hoy, la prioridad es tapar los agujeros porque nos está entrando agua, pero lo importante es que vamos a mantener el rumbo", explica uno de los hombres más importantes del equipo económico.

Traducido: el Gobierno promete que pasará la tormenta cambiaria sin poner un cepo a la salida de divisas, romper contratos, caer en default y apostando a reducir el gasto y no subir impuestos en el presupuesto 2019 . Sin embargo, este último punto -saben en el equipo económico- dependerá de las negociaciones con propios y opositores en la discusión que comenzará a mediados de septiembre en el Congreso. Los números del presupuesto 2019 ya se conocen: crecimiento de 2%, inflación de 17% y un dólar sin precio, flotando en libertad.

"El gasto público creció mucho en la última década y es una mochila importante para el sector privado y su intención de invertir. Los impuestos son muy altos y el camino que va a tomar el Gobierno va por el lado de reducir el gasto y vamos a hacer todo lo posible por ese lado", afirmaron desde el oficialismo. Esto no implica, afirman en el Gobierno, que en la negociación en el Congreso (como ocurrió con la reforma tributaria aprobada en diciembre) puedan reaparecer subas de impuestos, como los que sonaron en los últimos días. Pero hoy por hoy, no están en la cabeza de quienes están en la confección del proyecto de presupuesto. Con las retenciones, como ratificó Mauricio Macri en las últimas semanas, no habrá cambios más allá de algunas ideas que se batajaron -tras la mejora en el tipo de cambio- en algún ministerio.

Estas son los conceptos fundamentales que intentarán volcar sobre la mesa desde mañana en Nueva York el ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne; el viceministro, Guido Sandleris; y el secretario de Finanzas (transitorio), Santiago Bausili. Allí buscarán llevar tranquilidad a diferentes inversores privados. Una tarea difícil tras el cimbronazo.

En el Gobierno admitieron que en la negociación por el presupuesto habrá una baja en los gastos de capital (en las obras públicas que financia la Nación a las provincias), pero creen que, en parte, serán cubiertas por los proyectos de Participación Público-Privada (PPP) ya aprobados. Con relación a la posibilidad de que no se llegue a un acuerdo con la oposición, reconocieron que podrán renovar el presupuesto de este año por decreto. "Siempre es mejor que se decida en el Congreso", dijeron.

"Hoy nuestra prioridad es terminar con la inestabilidad cambiaria y eso lo estamos haciendo con un fuerte apretón monetario", contaron desde una oficina gubernamental desde la que se monitorea diariamente el precio del dólar . Allí reconocen que las subas de encajes y las altas tasas de interés impulsadas por la gestión de Luis Caputo al frente del Banco Central (BCRA) en coordinación con el Ministerio de Hacienda y Finanzas generarán una importante falta de crédito en la actividad. Son medidas que se analizaban hace tiempo pero que Federico Sturzenegger había decidido no tomar. Sumado a la sequía, el golpe será complejo: para el Gobierno, el crecimiento estimado para este año ronda un 0,5 por ciento.

El objetivo es que el barco no se hunda. El oficialismo interpreta que la licitación de Letes de ayer fue una buena señal, a pesar de que sólo se rescató cerca del 1% del total de stock de Lebac . "Parece haber parado el impulso dolarizador ", estimó un funcionario. Ante la consulta sobre si la baja adhesión a esos bonos en dólares no tiene que ver con el apetito de cash, asegura que es una interpretación posible, pero que no es lo que dicen los actores del mercado, entre ellos los bancos, al Gobierno en las reuniones que suelen mantener.

"¿Por qué nos pegó mas a nosotros que a otros países?", se preguntó ese funcionario. "Porque tenemos más desequilibrios que otros emergentes", se contestó y consideró que, más allá de lo sucedido el jueves o viernes pasado con el dólar, el mercado se va a ir estabilizando con las medidas tomadas por el BCRA en coordinación con el Ministerio de Hacienda.

Justamente, en Hacienda y Finanzas comentaron ayer que las necesidades financieras que restan para este año son de US$ 1000 millones. Para 2019, llegan a US$ 8000 millones. En el actual contexto, se estimó que a pesar de que se pactó la cancelación de letras instransferibles con el FMI para mejorar el balance del BCRA, esa operación se va a ir realizando de acuerdo al apetito que vaya surgiendo en el mercado local por diferentes instrumentos que se vayan ofreciendo. Incluso, en el Gobierno esperan para los próximos vencimientos de Lebac, en volver a ofrecer bonos similares al dual currency ofrecido en el estreno de Caputo al frente del Central para desarmar Lebac sin generar presión extra sobre el dólar. Actualmente, el 40% de las Lebac no está en manos ni de bancos o organismos estatales, sino en manos de fondos comunes de inversión, personas físicas o empresas privadas.

¿Qué pasará con el precio de la nafta en la Argentina? La inflación ya no parece ser el norte de la brújula. "No se puede hacer nada que tenga impacto fiscal", respondieron. Es que cada cada suba en el surtidor es una mala noticia para los consumidores pero una buena para AFIP.

La economía que viene

  • Crecimiento: Más acorde con las expectativas del mercado, el Gobierno ahora estima un crecimiento de 0,5% del PBI este año. Si bien en enero se proyectaba crecer más del 3%, la sequía y la corrida cambiaria hicieron recalcular los pronósticos. Para 2019, Hacienda prevé una suba de 2%.
  • Financiamiento: Para este año, el equipo económico estima que todavía hay necesidades financieras por unos US$1000 millones sin contar los desembolsos del Fondo Monetario. Para reducir las necesidades de 2019 prometen poner el énfasis en la baja del gasto y no en la suba de impuestos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.