Alumnos de un secundario porteño diseñaron un chatbot para responder preguntas sobre sexualidad

Tomás Ramírez Cordero, Agustín de la Rúa y Leonardo Corrales, creadores del chatbot
Tomás Ramírez Cordero, Agustín de la Rúa y Leonardo Corrales, creadores del chatbot Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo
María Ayzaguer
(0)
9 de julio de 2018  • 12:10

"¿Cómo se pone un preservativo?", "¿Duele la primera vez?", "¿Puede quedar embarazada la mujer durante la menstruación?". Estas son algunas de las preguntas de educación sexual que se hicieron los alumnos de la Escuela Técnica N°35 Eduardo Latzina, de Villa Real, y que estudiantes de sexto año incluyeron en un chatbot, un sistema que puede responder consultas de forma automatizada. EduSexBot responde de forma confidencial las dudas e inquietudes de los jóvenes.

El prototipo, aún en desarrollo, utiliza inteligencia artificial para ir aprendiendo y mejorando las respuestas de acuerdo a las preguntas que recibe. Una vez terminado se podrá "alojar" en un sitio web, en Facebook o en una aplicación.

La iniciativa original llegó a la escuela de la mano de Oracle Argentina, quien prestó la tecnología e instó a alumnos de sexto año a adaptar un prototipo funcional de chatbot según el proyecto que quisieran, siempre que tratara problemáticas de educación o ecología. En mayo y frente a un auditorio colmado de programadores en la Usina del Arte, los tres grupos seleccionados del programa "Chatbots for good" presentaron sus ideas.

Terminado el proyecto original, los seis jóvenes responsables del "EduSex Bot" quisieron seguir adelante con la iniciativa. En el marco de las jornadas anuales de Educación Sexual Integral pasaron aula por aula relevando preguntas anónimas en su escuela. Hoy quisieran que su iniciativa llegue a Internet y esté abierta para todo el mundo, o incluso adaptarla para estudiantes de primaria.

En un contexto de debate social en torno a la legalización del aborto, en el que el lema de la campaña pide "educación sexual para decidir", no es extraño que los jóvenes hayan elegido este tema como problemática social a la que se le puede dar una respuesta desde la tecnología.

Los chicos que crearon el chatbot junto a sus maestras Sandra Dauján y Cristina Cardoso
Los chicos que crearon el chatbot junto a sus maestras Sandra Dauján y Cristina Cardoso Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

Las dudas de siempre

María Eugenia Escobar es una médica especialista en ginecología infanto juvenil que hace años recorre el país dando talleres de sexualidad a adolescentes. Para ella, las preguntas que le hacen los jóvenes, desde un prestigioso colegio porteño a una pequeña localidad de Catamarca, son siempre las mismas: "Lo único que cambia es la ortografía. Todos tienen las mismas dudas, los mismos miedos y deseos", explica.

Desde el punto de vista de la especialista, los adolescentes, en general, tienen una educación sexual rudimentaria y llena de mitos, como el que dice que las pastillas anticonceptivas engordan, que no puede surgir un embarazo en la primera relación sexual o que la pastilla del día después es abortiva.

Y que las mujeres tienen algo más de acceso al consultorio médico: ellas con suerte van, aunque sea tardíamente, pasada la primera relación sexual. En el caso de los varones la lejanía con el médico es mucho mayor. "A lo sumo aprenden a ponerse un preservativo viendo un video en YouTube", pero jamás van a una consulta para asesorarse.

Los chicos, muy contentos con su proyecto
Los chicos, muy contentos con su proyecto Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

El trasfondo de educación sexual en las escuelas

"La educación sexual que recibimos es un chiste. Y nosotros al menos la tenemos, ¡hay colegios que ni eso!", cuenta Tomás Ramírez Cordero, uno de los jóvenes que desarrolló el EduSex Bot.

Para la docente Laura González Velasco, que realizó un estudio sobre la aplicación de la ley de Educación Sexual Integral en los colegios, hoy su implementación está muy limitada, si se tiene en cuenta que pasaron doce años desde que se sancionó.

La docente destaca que hasta los mismos estudiantes reclaman la aplicación de la ESI, lo hicieron en las tomas de escuelas del año pasado y en el marco del debate del aborto. Pero que hoy el tratamiento depende de la voluntad que ponga cada escuela. "En la mayoría de las escuelas, si bien tenemos la ley nacional y de la ciudad, si no hay un grupo de docentes comprometidos, un centro de es estudiantes o un directivo que quiera impulsar la ESI no hay un lineamiento ni seguimiento del estado", cuenta.

La docente también es crítica del enfoque excesivamente biologicista en que muchas veces se enseña la educación sexual en las escuelas: "La cuestión más dura de la ESI no se resuelve solamente con conocer cómo se usa un preservativo. Si la relación de pareja es asimétrica y el varón no quiere usarlo, entonces ahí entran las relaciones de poder, y eso también hay que enseñárselo a los chicos", asegura.

Una educación sexual integral completa debería incluir nociones de prevención de violencia, abuso y acoso, la promoción de derechos, la diversidad sexual y la mirada de la sexualidad como disfrute, asegura González Velasco.

La vergüenza, un eje a derribar

"Nosotros ya la vivimos, los chicos se frenan mucho por vergüenza a la hora de preguntar en las clases de educación sexual. Tienen miedo de quedar marcados todo un año escolar", explica Agustín de la Rúa, otro de los responsables del chatbot. La ventaja que los jóvenes ven de su sistema es que es completamente anónimo. También, está creado por quienes podrían ser sus usuarios, habla lunfardo y trata de vos.

Cuenta Agustín que en la convocatoria por las aulas hubo alumnos que hasta hicieron seis preguntas. Algunas fueron muy elementales. Y eso les marca la pauta de que están haciendo algo necesario.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.