Pitana estuvo otra vez a la altura y dio otro paso para dirigir la final del Mundial

Ángel Sánchez
Ángel Sánchez PARA LA NACION
Otro buen arbitraje de Pitana
Otro buen arbitraje de Pitana Fuente: AFP
(0)
6 de julio de 2018  • 16:59

Nunca pensé que Néstor Pitana y su equipo iban a ser designados para Uruguay vs. Francia. No porque a través de sus rendimientos no fueran merecedores de otro partido de la Copa del Mundo de Rusia , sino porque -históricamente- la FIFA no designa árbitros de una confederación cuando sólo uno de los equipos pertenece a la misma. Podría darse que entre dos europeos dirija un árbitro de la UEFA, o dos sudamericanos sean conducidos por un árbitro de la Conmebol. Fue raro, pero esta apertura con el VAR también evidentemente cambia la manera de ver las designaciones de parte de FIFA , controlando de alguna manera mucho más las decisiones arbitrales.

Sin duda a través de los protagonistas, en la previa, hubo voces de cuestionamiento. Franceses por un lado y uruguayos por el otro hicieron oír sus quejas, que para nada tenían que ver con el rendimiento ni la capacidad de Pitana en el Mundial, ni con la consideración que la FIFA tiene sobre él. Las quejas fueron más por las dudas, para tratar de "atajarse" ante la posibilidad de que luego exista un error que los perjudique.

Evidentemente se equivocaron. Pitana supo estar a la altura de lo que esta comisión arbitral de la FIFA pretende con referencia a los estilos de los arbitrajes de la copa del mundo: conducción, austeridad en las tarjetas, sobre todo en el primer tercio del partido (para luego valorar disciplinariamente según la necesidad del control del juego). Tal cual es su característica, el árbitro argentino mantuvo el orden táctico de principio a fin, en general valoró en forma acertada y diferenció fricciones de faltas, lo que le permitió dar continuidad al juego y hacerlo dinámico.

Trabajó mucho en las áreas y estuvo cerca de las jugadas, tal cual es la indicación. Y de esa manera logró evitar situaciones groseras de sujeciones: solo hubo un agarrón a Godin, que para el árbitro es imposible de observar y que el VAR desestimó, entiendo, por no considerarlo "ni claro y obvio", tal cual establece el protocolo que genera las pautas para su aplicación.

Resolvió un conflicto entre jugadores, producto de un taco del jugador Mbappé, que los uruguayos interpretaron como una burla. El Cebolla Rodríguez lo roza y el delantero francés exagera provocando la única escaramuza del partido entre muchos protagonistas, situación que resolvió con amarilla para los jugadores que iniciaron el conflicto.

El final fue sin ningún tipo de inconvenientes y la actuación del equipo arbitral Argentino (junto con los líneas Hernán Maidana y Juan Pablo Belatti), acalló las voces de todos los involucrados producto de esta buena actuación. Otra buena nota que, seguramente, les abrirá el camino para una nueva designación. ¿La final del Mundial? Ojalá se les dé.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.