El body afirmation llegó a la piel: ahora, el acné es cool

Tras la defensa de los cuerpos reales, muchos se afirman a través de una de las afecciones de piel más comunes; las celebrities también se suman
Tras la defensa de los cuerpos reales, muchos se afirman a través de una de las afecciones de piel más comunes; las celebrities también se suman Fuente: LA NACION
Laura Marajofsky
(0)
7 de julio de 2018  

Cuando la modelo Kendall Jenner se apareció en la alfombra roja de los Golden Globe hace unos meses no generó comentarios por su insinuante vestido ni por el color de este apoyando la causa del #MeToo. La comidilla de Internet fue su rostro, con visible acné apenas disimulado. Mientras muchos se indignaron preguntándose cómo podía ser esta una de las modelos mejor pagas del momento, otros festejaron su osadía. "Se olvida la sociedad de que las celebridades también son humanos", se preguntó una fan en TW. Si hace un tiempo que se viene hablando del movimiento de body afirmation, en el que mujeres famosas e ignotas mostraban imágenes realistas (sin filtro ni retoque) festejando la pluralidad de cuerpos, ahora la afirmación llega por el lado de una de las afecciones más comunes de la piel: el acné.

Como sucedió en su momento con "las mujeres reales" y también con las modelos XL y las instagrammers con cuerpos diversos (body diversity), ahora les llegó el turno a las chicas como Hailey Wait, que con 18 años parece tener claro que no tiene por qué esconder sus problemas de piel ni conformarse con el ideal de belleza que se vende. Ideal que muchas sabemos muy bien promueve una noción única y bastante rígida del cuerpo femenino y que tuvo su peor momento hace unos años, con hashtags totalmente insalubres como el #thighgap o #thinspo.

Así, desde su cuenta de IG con 156K de seguidores, Wait es una de las nuevas referentes de lo que se conoce como Acne Positivity Movement. Allí habla -y muestra- sin tapujos sobre sus problemas de acné y también cuenta lo mal que la pasó por los comentarios y burlas de sus compañeros. Desde luego que Wait no esperaba tal repercusión ("solo estaba posteando selfies como cualquier otra teenager"). Pero evidentemente tocó una fibra sensible, ya que muchos se sintieron identificados y empezaron a mandarle fotos con su acné agradeciéndole por ayudarlos a aceptar su aspecto.

El derrotero de Wait hasta llegar a posar con acné libremente (luego de decidir dejar de usar base y productos que solo empeoraban su piel) puede seguirse de adelante hacia atrás en su feed, y también puede adivinarse cada vez más en la nueva generación Z. Cansados de tener que lucir de cierta forma, y frustrados por las redes sociales, donde el estándar también es alto -algunos podrían pensar que más incluso que en la vida real-, las nuevas generaciones están rebelándose y abrazando sus imperfecciones como algo doloroso, pero también cool y hasta sexy. De hecho, un editorial reciente de la sección de estilo de The New York Times se pregunta desde su título si el acné es cool ahora (no sin antes aclarar que entre 40 y 50 millones de norteamericanos lo sufren y que puede estar fuertemente vinculado con la falta de autoestima y la depresión).

No es casual que también hace unos años los finstagrams o fakeinstagrams donde se compartían fotos menos producidas y más espontáneas se popularizaran entre los adolescentes como forma de escapar del escrutinio público. Sin embargo, Wait no fue la primera: antes que ella, una influencer británica llamada Em Ford, desde su cuenta My Pale Skin blog, ya grababa videos y hacía posteos hablando del maltrato que sufría a causa de su piel. La cuenta tiene un impresionante número de seguidores (980k) y Em recibe tanto apoyo como negatividad en sus posts.

No solo los adolescentes coparon las redes para decirle basta al parche antiacné, la utilización de productos con más químicos o el exceso de filtros fotográficos. Algunas estrellas parecen estar bastante cansadas también y salieron a decirlo. En los últimos meses varias figuras de alto perfil, como Lena Dunham, Cameron Diaz y Emma Stone, han revelado públicamente sus problemas con el acné y las cicatrices en su cara.

Pero quizá ninguna haya sido tan gráfica y graciosa al respecto como la cantante Lorde, quien en una serie de stories subidas en su cuenta de IG habló con sus fans respecto de "todas esas cosas molestas que nos dicen a los que sufrimos de acné". La cantante llega hasta explicar que una de las peores cosas que le podés decir a alguien con mucho acné es "¿Te lavas la cara?", y cierra con un "Resistan". Otro que fue tan lejos como para dedicarle unos versos al tema del acné fue el cantante Justin Bieber, quien posteó hace poco un video en sus stories donde mostraba sus granitos, pero además durante un concierto cambió la letra de su clásico "Baby" bromeando con esta condición.

Si los culpables de perpetuar ciertos modelos estéticos son los sospechosos de siempre (las grandes marcas, la publicidad y los medios tradicionales), habría que desagregar también el poder arrollador de las redes sociales con los cientos de filtros y afición por la foto perfecta en busca de seguidores. Y sin embargo, paradójicamente, el medio que se señala y critica también está siendo usado para desarmar ese mensaje por default. Que figuras de la talla de Lorde o Bieber, con millones de seguidores, puedan exponer este tipo de mensajes con naturalidad, humor u orgullo en una etapa tan susceptible como la adolescencia no parece algo menor, ya que al final del día nadie escapa de los granitos, tampoco los ídolos de multitudes.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.