El fútbol, una vía de ascenso social en el barrio marginal donde vivió Mbappé

La estrella de la selección nació en Bondy, una ciudad a 12 kilómetros de París marcada por la precariedad; muchos chicos toman el deporte como una oportunidad
La estrella de la selección nació en Bondy, una ciudad a 12 kilómetros de París marcada por la precariedad; muchos chicos toman el deporte como una oportunidad Fuente: LA NACION
Marc Bassets
(0)
7 de julio de 2018  

PARÍS.- El bulevar periférico -la autopista de circunvalación que marca los límites de París- es una frontera mental. Al otro lado se abre otro mundo: la banlieue, o el extrarradio. Desconocido y mitificado. La banlieue es el lugar en el que Francia proyecta sus fantasmas, sus frustraciones. Escenario de disturbios o vivero de islamistas. Muro invisible en el que se estrella el ascensor social. También, en ocasiones, el territorio del que el país espera que llegue la salvación, el héroe que borrará sus ansiedades, que calmará el terror a la fractura de la nación.

El Mundial de fútbol es una de esta ocasiones. El joven Kylian Mbappé -jugador del Paris Saint-Germain, de 19 años, perfecto producto de la banlieue de París; hijo del extrarradio más duro y más puro; revelación en Rusia- encarna el renovado sueño de esta Francia diversa y cohesionada. Mbappé nació en 1998 en Bondy, una ciudad de 52.000 habitantes a 12 kilómetros del centro de París. Su padre es de origen camerunés; su madre, argelino. Ambos, deportistas.

Si existiese una capital de la banlieue, Bondy aspiraría a serlo. La banlieue castigada por la precariedad -en la vivienda y en la educación- y la discriminación. Por la falta de oportunidades. También, de las casas coquetas con jardín, los cafés hipsters y librerías independientes, un espacio de convivencia y respeto aparente, y de trabajo duro que desmiente los retratos apocalípticos de un territorio sin ley. Todo es más complejo.

"A partir del momento en que se ven los barrios populares con el prisma de los policiales y la violencia, del islamismo y el terrorismo, o con el prisma del heroísmo, es una visión caricaturesca y peligrosa, porque no remite a una realidad que vive la gente", dice Nassira el-Moaddem, directora de Bondy Blog, medio de referencia en la cobertura de las banlieues, con sede en Bondy.

El-Moaddem cita un informe reciente presentado en la Asamblea Nacional sobre el "fracaso del Estado" en Seine-Saint-Denis. El informe constata que este es el departamento con los habitantes más pobres de Francia (excepto los territorios de ultramar) y con la criminalidad más elevada. "En Seine-Saint-Denis -resume el diario Le Monde- hay menos de todo: menos policías, menos profesores, menos secretarios judiciales, menos jueces, menos médicos escolares".

De algo "hay más" en Seine-Saint-Denis, y en la banlieue en general: futbolistas. Las instalaciones de la AS Bondy, donde Mbappé se formó, son una auténtica cantera del fútbol francés. En su despacho en el pabellón del club, el director deportivo, Jean-François Suñer, contabiliza hasta 16 profesionales en activo, entre ellos Sebastian Corchia, que juega en el Sevilla, y, claro, Mbappé. Buena parte de la selección francesa -Paul Pogba, Blaise Matuidi y N'Golo Kanté- son hijos del extrarradio de París. Ayer llegaron a las semifinales en el Mundial con el triunfo por 2 a 0 sobre Uruguay.

Suñer, hijo de una valenciana y un catalán que llegaron después de la guerra, conoce a Mbappé desde que nació. Cuando tenía cinco años, se dio cuenta de que era especial. ¿Cuándo exactamente? "Cuando lo vi con la pelota en los pies. Es un talento natural".

La filosofía de Suñer y de la AS Bondy es sencilla: "Les decimos a los chicos y a los padres: lo primero es trabajar en la escuela. Si después vemos que podés ser profesional, te ayudaremos. Antes de formar futbolistas, formamos hombres". Y recuerda el caso reciente de dos chicos de 10 y 11 años a los que, por mal comportamiento en la escuela, se los dejó fuera de un partido.

"Muchos quieren que sus hijos tengan éxito para salir de la banlieue", dice Suñer. "No nos vamos a engañar".

Riesgo

En ciudades como Bondy, y más con fenómenos como Mbappé, el fútbol corre el riesgo de ser la única esperanza de muchos padres para prosperar, de encontrar ahí -no en la escuela- el ascenso social que en la vida civil se atasca: los currículums sin respuestas, la discriminación silenciosa.

"Antes de Mbappé, el hecho de venir de Bondy podía ser un factor de discriminación para buscar trabajo. Hoy sucede lo contrario: puede ser positivo", dice Mahmoud Bourassi, que la semana pasada volvió de Rusia luego de apoyar a Francia con un grupo de jóvenes de la ciudad. Pero Bourassi avisa contra el peligro de confiar excesivamente en el fútbol para arreglar Francia.

Los disturbios en la noche del martes en Nantes, después de que la policía matara a un joven en un control policial, son un recordatorio. Como lo son las ilusiones que despertó la victoria de la Francia de Zinedine Zidane -otro hijo de los barrios multiculturales- en 1998. Cuatro años después, el Frente Nacional (FN), partido de ultraderecha que rechaza la inmigración, llegaba a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

"Hay que mantener la cabeza fría", dice Bourassi. "Como hace Mbappé cuando lo comparan con Pelé".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.