Un ejemplo: por qué Antoine Griezmann es el caballero del gol

Tolisso corre a abrazar a Griezmann, que se quedó quieto después del remate que superó la débil resistencia de Muslera
Tolisso corre a abrazar a Griezmann, que se quedó quieto después del remate que superó la débil resistencia de Muslera Fuente: AP
Ariel Ruya
(0)
6 de julio de 2018  • 23:59

Los nostálgicos recuerdan que, años atrás, los goles convertidos de penal y los tantos anotados en contra no eran celebrados. Eran, se contaba, una suerte de agravio, una ofensa frente a un equipo, de algún modo, indefenso. Hay valores que se mantienen: no todo está mezclado en el lodo. Un buen ejemplo es Antoine Griezmann , un fuera de serie más allá de su calidad sobre el campo de juego. Su zurdazo iba directo a las manos de Fernando Muslera , el arquero de Uruguay. Sin embargo, un poco por el leve efecto y otro poco porque las manos temblaron en el aire, el balón acabó en la red. El crack de Atlético de Madrid -un sentimental que seguirá en su segunda casa hasta 2023 más allá de la prepotencia de los millones de Barcelona-, no lo celebró. Era el 2-0 y el viaje a las semifinales de Francia. Un caballero del gol: cuando la clase de un jugador excede al fútbol, un deporte maltratado por los simuladores y los ventajeros.

"Fue por respeto en relación a mis amigos uruguayos, que me han ayudado en mis inicios como profesional", cuenta Grizou, el hombre que se esconde detrás de una zurda exquisita. Una creación de Diego Simeone, el DT de Atlético de Madrid. "Cambió mi mentalidad. Es capaz de lograr que vayamos a la guerra por él", contó alguna vez el francés más uruguayo, que toma mate, disfruta asados y hasta habla en español con la clásico tono que se escucha más allá del Río de la Plata.

Mia Griezmann tiene 2 años. El padrino es Diego Godín, el capitán de Uruguay y símbolo del Aleti, algo así como un compinche de toda la vida. "Diego es un gran amigo, estoy todos los días con él, en el vestuario y fuera del campo", suele contar.

Griezmann dijo que no gritó el gol por respeto

1:23
Video

"Tengo algo de uruguayo, como Cavani o Godín, que lo dan todo por el equipo, no se dan nunca por vencidos y ayudan a sus compañeros", interpreta. Es espíritu es el que contagia en el otro coloso de Madrid. Por eso, tal vez, esos secretos que cuenta antes del partido no pasan tan desapercibidos. "Se van a tomar su tiempo, van a presionar al árbitro; es su juego, es lo que hacemos en Atlético de Madrid", contó. Algo de eso ocurrió, al menos, hasta la apertura del marcador, establecido, en una primera instancia, por un envío de Griezmann sellado por Raphael Varane. "Me pidió que tire un centro con efecto y al punto del penal; intenté poner el balón ahí donde quería", sostiene.

Es una huella en el desierto de las bromas y los memes: los errores se pagan con el vulgar castigo de las redes sociales. "Tuvo un error, así como tenemos todos. Y como tantas veces nos salvó", aclara Godín, otro señor del fútbol. Su amigo entendió lo mismo: cuando Corentin Tolisso ensaya una celebración alocada, Griezmann lo frena. Otro modo de aprender a ganar.

El remate de Griezmann que se le resbaló de las manos a Muslera y terminó en gol - Fuente: TyC

1:19
Video

"Encontré a muchos uruguayos durante mi carrera. Aprendí mucho con ellos. Me enseñaron lo bueno y lo malo del fútbol. Por eso es normal que no celebre ese gol", insiste el personaje que ama el básquetbol y que no baja los brazos ni cuando parece vencido. Aquella vez que Metz le cerró las puertas por su estatura -mide 1,75m-, se prometió ser una estrella, más allá de las desventuras del camino. Y lo consiguió: debutó en febrero de 2014 en el seleccionado y ya lleva marcados 23 goles en 59 encuentros.

"Por más que diga que es medio uruguayo, es francés y no sabe lo que es el sentimiento uruguayo. No sabe la entrega que debemos tener para triunfar en el fútbol con lo pocos que somos. Tendrá sus costumbres y su forma de hablar uruguayo, pero nosotros sentimos de otra manera", desafió, algunas horas antes, Luis Suárez. "Para que vean que no es uruguayo: es francés y nos hizo un gol", insistió, después de la batalla. Griezmann es un caballero, más allá de su nacionalidad.

Por: Ariel Ruya

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.