Tensión por las vacantes en la Cámara Federal

Dos de los tres miembros rechazan al candidato que impulsa el Gobierno Fuente: Archivo
7 de julio de 2018  

En la Cámara Federal, un tribunal clave que tiene la llave para determinar la suerte de los casos de corrupción , siguen los tironeos para definir su integración definitiva.

El gobierno de Mauricio Macri mediante denuncias y presiones logró que tres de los camaristas dejaran sus despachos. Eduardo Freiler fue removido mediante un juicio político cuestionado porque no pudo justificar su patrimonio. Sus colegas Jorge Ballestero y Eduardo Farah, después de que decidieron excarcelar a Cristóbal López , medida que luego fue revocada, recibieron críticas furibundas hasta del propio Macri. Los denunciaron ante el Consejo de la Magistratura . Finalmente, Ballestero renunció y Farah pidió ser trasladado.

El tribunal quedó con solo dos integrantes: Martín Irurzun, su histórico presidente, con fluidos contactos en la Corte Suprema , y Leopoldo Bruglia, trasladado a ese tribunal con apoyo del Gobierno. Al binomio se sumó Mariano Llorens, nuevo camarista que superó el concurso en el Consejo de la Magistratura y que llegó con el apoyo de la mesa judicial de Cambiemos .

A estos tres jueces se les debe unir otro más para que al menos sean cuatro magistrados los que puedan hacer funcionar un tribunal de seis integrantes, divididos en dos salas de tres cada una.

El tercer magistrado que impulsa el Gobierno es Pablo Bertuzzi, juez del Tribunal Oral Federal N° 4 que por estos días atiende en dos juicios orales diferentes al exvicepresidente Amado Boudou (caso Ciccone) y al exministro y diputado Julio De Vido (tragedia de Once).

Bertuzzi presentó una nota al Consejo de la Magistratura en la que pidió su traslado definitivo a la Cámara Federal. Este procedimiento, si bien es legal, se saltea la instancia del concurso para cubrir esa vacante, y permite al Consejo poner a un candidato.

Las normas prevén que se le debe pedir opinión a la Cámara que va a recibir al candidato para ver si están de acuerdo con su incorporación. Y Bertuzzi ayer recibió el rechazo de Irurzun y Llorens. Bruglia, en cambio, está dispuesto a recibirlo con los brazos abiertos.

Irurzun dijo que quería que las vacantes se cubran por concurso "mediante la designación regular de magistrados, tal como lo impone la Constitución nacional".

Llorens adhirió a lo dicho por Irurzun y dijo que con tres jueces la Cámara puede funcionar.

Bruglia, que llegó a la Cámara mediante un traslado, como se pretende ahora hacer con Bertuzzi, se mostró de acuerdo.

El Consejo de la Magistratura deberá ahora resolver el traslado de Bertuzzi. En el Gobierno confían en que será aceptado.