Rusia-Croacia, Mundial Rusia 2018: los croatas avanzaron a semifinales tras los penales y enfrentarán a Inglaterra

Copa del Mundo Rusia 2018 Cuartos de final
  • P
Rusia

Rusia

  • P
Croacia

Croacia

Marcelo Gantman
(0)
7 de julio de 2018  • 15:00

MOSCÚ, Rusia.- Croacia terminó con el sueño de Rusia de tener un Mundial en su casa y con un equipo acorde para emprender una gran aventura. Ese viaje fantástico se terminó, Los croatas se impusieron en la tanda de penales (4-3) tras el empate 2 a 2 en los 120 minutos. Los croatas se sientan a la mesa europea de las semifinales con otro equipo llamado a trascender. Otra generación dorada de futbolistas, encabezados por Luka Modric e Ivan Rakitic, que colaboró para este Mundial de alto vuelo. Croacia ahora jugará contra Inglaterra una de las semifinales del Mundial el próximo miércoles a las 21 (15 horas de la Argentina) El día anterior, en San Petersburgo y a la misma hora, Francia y Bélgica definirán al otro finalista.

Croacia mostró sus intenciones desde la formación. Fue el mismo equipo que le ganó a Nigeria en Kaliningrado cuando nadie suponía que el Mundial sería tan europeo y tan "mata gigantes" como fue. Modric se juntó con Rakitic en la generación del juego y Kramaric se sumó al ataque algo más retrasado para acompañar a Rebic, Mandzukic y Perisic en el juego ofensivo. El técnico Dalic Zlatko le devolvió al Mundial algo del fútbol organizado y criterioso que se esperaba de esta, otra más, generación dorada de jugadores. Croacia intentó durante todo el partido hacerle honor a esa descripción.

Resumen del partido Rusia - Croacia en el Mundial de Rusia 2018

3:31
Video

Denys Cheryshev puso el 1 a 0 y también en ridículo al buen arquero Danijel Subasic que con el correr del partido fue fundamental para salvar a su equipo en varias ocasiones. El volante del Villarreal jugó una pared con Artem Dzyuba y después de acomodar la pelota levemente, sacó un tiro que el croata imaginó se iba a ir muy lejos. Le "rompió" la red. Toda Rusia estalló en un delirio tan inolvidable como ese gol. El equipo de Stansilav Cherchesov justo se puso en ventaja cuando Croacia había mantenido el control del partido y tanto Luca Modric como Ivan Rakitic encontraban por los costados a Rebic y Mandukic para inquietar. La alegría rusa duró apenas ocho minutos. Una escapada de Mandzukic terminó en un centro a media altura para que Andrej Kamaric empatara de cabeza.

El equipo croata fue superior en la segunda parte. Tuvo más la pelota y supo usarla. También es cierto que para generar peligro, Rusia no necesita de la elaboración excesiva. Es un equipo oportunista, listo para capturar el error. No es lo que debe ser, es lo que puede ser. A Croacia le faltó más claridad en el pase final. Siguió con las escapadas hacia el fondo de Mandzukic y Rebic que no lograron dar muy seguido con el toque limpio hacia atrás para la definición. Un disparo de Perisic dio en la base del palo derecho del arquero Igor Akinfeev y recorrió la línea del arco antes de irse por el costado. Depués de esa acción, Perisic le dejó su lugar a Brozovic en un cambio aparentemente defensivo pero que derivó en que Modric se ubicara mucho más cerca de los delanteros.

Fuente: Reuters - Crédito: Henry Romero

En los últimos diez minutos, Rusia se recostó sobre su área y repitió el bloque defensivo corto que aplicó durante 120 minutos contra España. El reloj pasó a ser más importante que la pelota para los rusos a pesar que tuvieron en un ataque la última oportunidad de ganar en los 90 minutos reglamentarios. Croacia intentó sin profundidad y Rusia prefirió el suspenso de los desconocido pero posible en el tiempo agregado. Así fue que los dos salieron a jugar sus 30 minutos extra por segunda vez consecutiva.

El gol de Domagoj Vida, de cabeza, llegó a los diez minutos del alargue justo después de un error de su compañero de defensa, Dejan Lovren, que Rusia no pudo capitalizar. Con jugadores golpeados y cansados, Croacia intentó mantener el resultado favorable hasta que Mario Fernandes, futbolista de origen brasileño y nacionalizado ruso, conectó de cabeza un fabuloso centro de pelota parada de Dzagoev. 2 a 2 . La fortaleza de Rusia llevó al partido a los penales. Otra vez el drama. La tensión se sentía en Sochi. Croacia se impuso en la tanda de penales y cerró una historia apasionante de este Mundial. Un campeonato con partidazos por donde se lo mire.

Inglaterra-Croacia es una semifinal con aroma a nuevo. Los croatas vuelven a acercarse a su mejor actuación histórica, cuando consiguieron el tercer puesto en Francia 1998. Inglaterra está en pleno proceso de reinvención de su fútbol, con una selección que se aparta del juego rústico y aguerrido de otras épocas para abrazar un estilo más elaborado y hasta con buenos modales. Inglaterra-Croacia y Francia-Bélgica dibujan una semifinales con fútbol de alto vuelo, diferentes escuelas y con el mismo código que por ahora no tienen conflicto en compartir: los cuatro merecen ser campeones.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.