Cómo fue que los Jaguares lograron el objetivo en tres años: entrar en los playoffs del Súper Rugby

El festejo del try de Nicolás Sánchez en el partido con los Bulls
El festejo del try de Nicolás Sánchez en el partido con los Bulls Crédito: AFP
Alejo Miranda
(0)
7 de julio de 2018  • 15:38

Aquella noción con que Jaguares desembarcó en el Súper Rugby se hizo realidad tres años más tarde. Con la ventaja de ser un seleccionado jugando un torneo de franquicias y el respaldo del cuarto puesto en el último Mundial, se presumía un equipo que pelearía en los puestos de vanguardia. Tardó más de la cuenta, pero entre la experiencia acumulada y la mano del nuevo entrenador el presagio finalmente se cumplió: Jaguares está en los playoffs.

La derrota de Sharks ante Stormers por 27-16 selló el ansiado pase a cuartos de final pocas horas después de la caída propia frente a los Bulls (43-34), en Pretoria. Queda un partido más -el fin de semana próximo, en Durban, con los Sharks- para determinar cuál será la posición final de Jaguares en la temporada regular, de vital influencia sobre el desarrollo de la instancia de eliminación directa, y el equipo está lejos de conformarse con este logro, pero no debe soslayarse la relevancia de este nuevo hito. En definitiva, esta clasificación no hace más que rubricar la gran campaña del equipo de Mario Ledesma , que llegue hasta donde llegue ya puede considerarse exitosa.

De aquel arranque trémulo a la misión cumplida

Muchas cosas pasaron desde aquel arranque trémulo de 2016 hasta este momento pletórico. Es tan cierto que en los primeros dos años se pagó un precio alto por un período de aprendizaje necesario como que la llegada de Ledesma les dio a los jugadores la inyección (anímica y táctica) que necesitaban para explotar todo el potencial que se vislumbraba tenían latente.

Mario Ledesma, un factor determinante en el cambio de mentalidad de los Jaguares
Mario Ledesma, un factor determinante en el cambio de mentalidad de los Jaguares Crédito: Rodrigo Néspolo

La Argentina llegó al Súper Rugby sin otra experiencia profesional que el paso de Pampas XV por la Vodacom Cup sudafricana, a años luz en organización y competitividad. Un plantel en su mayoría inexperto, con algunos referentes valiosos pero sin un núcleo importante de referentes que continuaron su trayectoria en el rugby europeo, debió hacer frente a una competencia demandante al extremo, que sábado a sábado exige al máximo física y mentalmente, que obliga a dar la vuelta al mundo varias veces al año y a jugar en husos horarios opuestos al propio. No estaba listo. Nadie lo estaba y la primera temporada, luego de un inicio alentador, finalizó con cuatro victorias contra 11 caídas.

Al año siguiente, con la experiencia de una temporada a cuestas hubo un avance marcado. Las cuatro victorias se convirtieron en siete (es cierto que con un calendario más accesible) y por momentos el equipo parecía carburar, pero seguía repitiendo algunos defectos: incapacidad para resolver partidos con desarrollo favorable, falta de definición, baches de desconcentración prolongados.

Las posiciones

El cambio de entrenador (Ledesma por Raúl Aspirina Pérez) significó, también, un cambio de aire. Ledesma impuso su impronta rápidamente. Con la premisa de recuperar las bases del rugby argentino (defensa y obtención), impuso un sistema de juego más rígido, pero mucho más efectivo. El equipo fue ganando solvencia de a poco y pese a las derrotas iniciales (perdió cinco de los primeros siete partidos) mostraba una evolución en la que confiar. Y explotó en la gira por Australia y Nueva Zelanda, donde comenzó una racha de siete triunfos consecutivos (ayer se cortó esa serie) que desembocó indefectiblemente en la clasificación a los playoffs.

Más importante, Ledesma dotó a Jaguares de una fortaleza mental robusta, que le permitió sacarse el estigma de ser un equipo que atacaba pero no marcaba, que jugaba bien pero no ganaba. Semana a semana fue rompiendo barreras, como vencer a un equipo neozelandés, como revertir resultados y desarrollos adversos o ganar partidos cerrados sobre el final. Esta clasificación en Pretoria es otro hito que se suma a una lista que es todavía más larga.

"Este equipo está para meterse en las finales", arriesgó Ledesma apenas asumió el control del equipo, en febrero. Cinco meses más tarde de esa afirmación, tres años después de la llegada al Súper Rugby, Jaguares se afianza entre los mejores. El primer objetivo está cumplido. Ahora empieza una nueva aventura.

Bautista Delguy en acción en Pretoria
Bautista Delguy en acción en Pretoria Crédito: AFP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?