Fuerte contraste: de los 35 juveniles de Pekerman que llegaron a un Mundial a solo Tagliafico y Pavón

Cristian Grosso
Cristian Grosso LA NACION
Pekerman aconseja a Aimar, Gabriel Milito, Maxi Rodríguez, Leo Franco, Sorin y Riquelme. Todos pasaron por sus selecciones juveniles
Pekerman aconseja a Aimar, Gabriel Milito, Maxi Rodríguez, Leo Franco, Sorin y Riquelme. Todos pasaron por sus selecciones juveniles Fuente: AFP
(0)
8 de julio de 2018  • 23:59

José Pekerman se marchó espantado de la AFA hace más de una década, sin embargo siguió trabajando hasta estos días, sí, hasta el Mundial de Rusia 2018 . El fútbol argentino debió pagarle regalías a tan dedicado orfebre que vivía detrás de una obsesión: que su labor derramara beneficios en la selección mayor. Vaya si lo consiguió. Si su influencia dejó una huella, su ausencia desembocó en un desierto.

Su gestión formativa, la más productiva de la historia, nutrió a la Argentina de 35 futbolistas para los mundiales 2002, 2006, 2010, 2014 y 2018. De Sorin a Salvio, de Samuel a Fazio, de Aimar a Banega, entre tantos ejemplos. Apellidos que integraron diferentes categorías bajo un proyecto global que llevaba la firma de Pekerman y Tocalli. El contraste con los años siguientes resultó desolador. El pentacampeón mundial Sub 20 (1995, 1997, 2001, 2005 y 2007) pasó a ni clasificarse a las Copas de 2009 y 2013, no superar la primera rueda en 2015 y 2017, y apenas alcanzar los cuartos de final en 2011. Pero aquello no fue lo peor. El real daño de las gestiones Batista/Perazzo/Trobbiani/Humberto Grondona/Ubeda y hasta Beccacece residió en que apenas le aportaron dos jugadores mundialistas a la mayor: Tagliafico y Pavón. Pudieron ser tres, es cierto, si Lanzini no sufría la rotura de los ligamentos. Casi el mismo tiempo, poco más de una década para cada proceso: 35 futbolistas contra 2, una asimetría que encierra muchas explicaciones. Que los desnuda a todos.

Nombres y más nombres. De Placente a Mercado, de Mascherano a Lavezzi, de Messi a Gago, pasando por Saviola, Cambiasso, Tevez, Riquelme, Garay, Biglia, Zabaleta, Maxi Rodríguez, Caballero, Agüero, Romero, Di María, Coloccini, Leo Franco, Scaloni, Gabriel Milito, Cufré, Burdisso y Ustari. Y también Orion, que participó de la preselección de su categoría, la 81. Y Federico Fernández, que cruzó por primera vez el portón del predio de Ezeiza el 24 de septiembre de 2007, uno de los últimos días de trabajo de Tocalli, cuando una inexplicable decisión de la AFA decidió descabezar aquel trabajo. Y Andújar, sparring en tiempos de Bielsa. Y Gonzalo Higuaín, un caso especial: formó parte de los entrenamientos del 19 al 28 de septiembre de 2005, bajo la conducción de Tocalli, hasta que la familia del delantero comunicó que por el tema de la ciudadanía francesa entraría en un compás de espera para resolver el futuro de su hijo. Fueron nada menos que 35 futbolistas.

Ya no hay más. La última camada, ahora con 30/31 años, seguramente no llegará a Qatar 2022. Quizá Lionel Messi, hoy una intriga. Las selecciones juveniles están vacías, cruel paradoja, justo cuando el Sub 20 está abandonado tras la desvinculación de Beccacece. Justo cuando en el mundo, los semifinalistas Inglaterra, Bélgica y Francia, marcan el camino de los proyectos formativos y la convicción para acompañar el desarrollo de un modelo. Y no es imprescindible la victoria, ahí también aparecen Alemania, España y Uruguay, exponentes de un plan, de una idea. La Argentina lo arruinó.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.