Rescate en Tailandia: según el psicólogo de los mineros, los chicos tienen mejor capacidad de adaptación

Alberto Iturra considera que se cometió un error al no reincorporar rápidamente a los mineros a sus trabajos
Alberto Iturra considera que se cometió un error al no reincorporar rápidamente a los mineros a sus trabajos Fuente: Archivo
Delfina Galarza
(0)
8 de julio de 2018  • 21:39

A medida que avanzan las horas, la incertidumbre sobre los próximos niños rescatados dentro de la cueva en Tailandia aumenta, como, así también, la preocupación por su salud, las condiciones climáticas, la baja del oxígeno y las habilidades de los chicos en el buceo. Según Alberto Iturra, psicólogo a cargo de la contención y el apoyo emocional de los 33 mineros chilenos que fueron rescatados en 2010, se suma un factor positivo a la lista: el estado de ánimo de los menores.

"Los chicos son tremendamente más sanos que los adultos porque no tiene fantasías de terror, desastrosas, o culpógenas", destacó Iturra, y aclaró que ellos no tienen incorporada la noción de peligro, sino que son los mayores quienes tienen neurosis más elaboradas. Y en relación a los niños tailandeses señaló: "Ellos tienen la habilidad de meterse en esta situación, reírse de ella y seguir viviendo tranquilamente".

El especialista indicó que, una vez que los chicos tailandeses se adaptaron a la situación de oscuridad y de encierro, desarrollaron una "cultura de sobrevivencia", que es la decisión de vivir y no dejarse morir. Iturra responsabiliza de ello al joven entrenador de 25 años, Ekapol Chanthawong, a quien calificó como un "líder fantástico" del que habría que "aprender mucho".

Florencio Ávalos, uno de los 33 mineros, que estuvieron atrapados en una mina en Chile, en 2010
Florencio Ávalos, uno de los 33 mineros, que estuvieron atrapados en una mina en Chile, en 2010 Fuente: Archivo

Pero fue Chanthawong quien en las últimas horas antes del inicio de los primeros rescates se mostró más afectado. Tal es así, que hace pocos días pidió perdón en una carta a los familiares. "Prometo que cuidaré a los niños lo mejor posible. Quiero agradecerles por todo el apoyo y quiero pedir disculpas a los padres".

Según los socorristas de la Marina que pasaron tiempo con los 13 atrapados, es quien luce más vulnerable en el grupo, ya que muestra signos de depresión y había dejado su ración de comida a los niños. "Se siente responsable, él guió la expedición, obviamente no tenía la intencionalidad de lo ocurrido. Yo lo trataría con mucho cariño, hay que darle soporte y tratamiento especial", resaltó Iturra.

De todas formas, el especialista aclaró que, si bien el entrenador es una de las personas a las cuales le prestaría mayor atención, lo que aconseja es un "acompañamiento" en la medida en que sea requerido. Es decir, no incorporar elementos de temor en los jóvenes, básicamente "no cliniquizarlos y convencerlos de que están enfermos". Su principal recomendación: seguir con la vida cotidiana.

Incluso, aconseja a los niños que salieron de la cueva que "hoy festejen y mañana jueguen al futbol", en referencia a la importancia de continuar con la rutina, y cómo ese proceso puede ayudar a evitar situaciones de estrés, depresión, pérdida del sueño o cualquier desajuste en la psiquis. Según Iturra este fue uno de los errores cometidos con los 33 mineros, a quienes él asistió y contuvo psicológicamente luego del derrumbe de la minera carbonífera en San José, ya que no fueron reincorporados rápidamente a su vida laboral.

Además, explicó que en cierto punto es difícil marcar un paralelismo con lo sucedido en Tailandia, ya que además de involucrar, en gran medida, a menores, se trata de una cultura distinta, como lo es la oriental. Y sostiene que este punto podría ser un beneficio para los trece jóvenes tailandeses al no encontrarse atravesados por algunos de los miedos arraigados la cultura judeo-cristiana occidentalizada, como, por ejemplo, el de la muerte.

"Esta situación podría funcionar como una vacuna para los chicos, que al pasar por un acontecimiento semejante a partir de ahora todas las situaciones no van a ser tan graves", sostuvo el psicólogo, pero advirtió: "En la medida que los adultos no los alarmen y les incorporen elementos de temor".

Sin embargo, destacó el procedimiento llevado a cabo en Tailandia y resaltó que los equipos de rescate están trabajando "muy juiciosamente" y además se encargaron de generar relaciones de confianza con los chicos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.