Todo por el juego, una serie sobre las mafias y las intrigas en el fútbol

Roberto Enríquez, uno de los protagonistas de la nueva producción de DirecTV, Todo por el juego
Roberto Enríquez, uno de los protagonistas de la nueva producción de DirecTV, Todo por el juego Crédito: gentileza DirecTV
Laura Marajofsky
(0)
13 de julio de 2018  • 00:41

Cuando la realidad no acompaña, dicen, siempre se puede recurrir a la ficción. Por eso aún habiendo quedado afuera del Mundial, el hincha y aficionado al fútbol puede tener otra oportunidad con esta nueva serie basada en la novela El fútbol no es así de Javier Tebas y Pedro Torréns Otín. Todo por el juego se estrena el domingo próximo, a las 21, y es una producción de DirecTV y Mediapro, que no sólo cuenta con un equipo con credenciales técnicas (dirección de Daniel Calparsoro y guion de Eduardo Sacheri, autor de la novela en la que se basó la película de Juan José Campanella El Secreto de sus ojos), sino que se acerca al deporte favorito de los argentinos.

Esta historia se adentra en el mundo del fútbol para tratar todos sus temas, desde las conexiones con la política local, las apuestas, los jugadores cómplices en el armado de los partidos, la compra-venta de jugadores extranjeros y el creciente interés de las mafias internacionales por los equipos de fútbol de la segunda división española. En 8 capítulos de 50 minutos de duración cada uno, Todo por el juego mezclará intriga, suspenso y drama, en una trama que gira en torno a Mariano Hidalgo (en la piel del actor español Roberto Enríquez), un próspero empresario e hincha del Deportivo Leonés, un club español de segunda división que se encuentra al borde del descenso por la mala administración de su presidente Fernando Saldaña (Pedro Casablanc).

LA NACION dialogó telefónicamente con Enríquez -actor de la exitosa ficción española Vis a Vis , quien contó qué lo atrapó de esta nueva historia, cómo fue el rodaje y qué le puede interesar al público local de esta serie de la cual también participa el argentino Lucas Velasco.

-¿Cuáles son las cosas que más te atrajeron de esta historia?

-No había leído la novela hasta que me llegó el proyecto, si bien había escuchado hablar de ella. Lo primero que me atrajo es que fuera una serie donde el eje es el fútbol, porque yo siempre me he preguntado qué es lo que sucede con este deporte que genera tales comportamientos en las personas. De hecho, hace poco leí un informe que realizaron en la Universidad de Coimbra en Portugal, donde más o menos demostraban que la pasión que sentían los fanáticos por el fútbol eran similares a los sentimientos de una persona enamorada. A la hora de celebrar un gol, una jugada, los científicos veían que se activaban las mismas emociones. El fútbol sublima muchas insatisfacciones, lleva al cuerpo a un estado donde se producen endorfinas y justamente estás como un enamorado.

-¿Cómo fue el rodaje de Todo por el juego?

-Tuvimos dos meses y medio de rodaje, con un ritmo de trabajo intenso. A mí me gusta mucho el ritmo de trabajo de Daniel (Calparsoro), él es bastante eléctrico y no hay muchos tiempos de espera entre plano y plano. Rodamos todos los capítulos juntos y se asemejó más al rodaje de una película porque teníamos al mismo director durante todos los capítulos, y los capítulos estaban abiertos con lo cual se parecía más a una historia larga.

Teaser de Todo por el juego, con ROBERTO ENRÍQUEZ

0:29
Video

- ¿Qué aspectos expondrá del deporte esta serie?

-La serie habla de la pasión que genera el juego, además es uno de los deportes más lucrativos, lo que lo convierte en un tema perfecto para contar una ficción, independientemente de que te guste el fútbol o no. Yo creo que es un tema que permite hablar de un deporte, en donde conviven las razones más nobles y las más espurias. La serie presenta una visión poliédrica por todos los actores que intervienen en el mundo del fútbol: desde los hinchas pasando por los futbolistas, los directivos del club, entrenadores, políticos, periodistas, negocios inmobiliarios, casa de apuestas, mafias. Por ejemplo, aquí en España mientras estábamos rodando la serie en la segunda división se descubrieron casos de corrupción; entonces es un poco como el Vaticano, uno siempre se pregunta qué sucede ahí adentro.Yo creo que es un material de ficción perfecto para que se convierta en algo interesante.

-¿Qué cree que puede enganchar de esta serie al público argentino?

-Yo creo que el fútbol es universal por lo que mueve, los sentimientos que mueve y los intereses también. La historia no está contada desde el punto de vista de un gran club como sería por ejemplo el Gran Madrid o el Barcelona aquí en España, sino que es un club de segunda división que se llama el Deportivo Leonés que asciende a primera, en una ciudad bastante desapercibida en plena provincia, entonces esto permite una universalidad que podría ser realmente cualquier sitio y cualquier club.

-Para los que lo conocen por su rol en Vis a Vis, ¿en qué difieren los personajes de Fabio y de Mariano?

-Las diferencias son muchas pero también tienen algunas similitudes. Fabio tiene su propio código ético al que es absolutamente fiel, aunque esto lo sitúe a veces fuera de la ley, y aunque ese código ético lo traiciona por el amor que le tiene a Macarena. Mariano también es un hombre con valores, incluso es un abanderado de ellos cuando habla de su club el Deportivo Leonés, y tiene un alto concepto de sí mismo, pero cuando las circunstancias le pongan el dilema moral de elegir entre sus valores o la supervivencia, pues obviamente va a optar por lo segundo. Otra diferencia importante es que Fabio es un hombre herido por la experiencia vital, tiene el alma llena de cicatrices y uno de sus grandes motores es la culpa. Mientras que Mariano Hidalgo es un hombre que está inmaculado, sin estrenar en la arena de la vida. En el que comienza la historia es el momento en que el personaje está al acecho, está a punto de saltar, quiere poner en práctica todo por lo que se ha preparado, pero la confrontación con la realidad va a echar abajo ese rol de guardián de la moral del que tanto se jacta él. Entonces, las diferencias entre Fabio y Mariano son muy importantes, el camino que emprende el segundo es largo y va a haber una transformación significativa, ya que el personaje en un comienzo estaba empeñado en llevar el club por un camino honesto y no participar de toda la cloaca, pero también quiere que su propia empresa crezca. Fue un gran desafío hacerlo, ya que fue la piedra angular de la historia, y además rodar así es algo que nunca había hecho (rodar 8 capítulos abiertos de un tirón).

-¿Por qué cree que las series de producción española están causando tal boom en el mundo?

-Creo que la principal razón del éxito es que son buenas. El espectador hoy en día es un catedrático de la ficción y estas series justamente le conceden ese lugar, desde el guion, a la forma de ser rodadas, a la interpretación. La vocación de contar historias atractivas, complejas, sin maniqueísmo, con personajes llenos de contradicciones pega y todo esto se está haciendo sin grandes presupuestos económicos, sino con talentos.

-¿Qué relación tiene con el fútbol? ¿Le resultó un mundo afín o le era algo totalmente ajeno?

-Lo bueno de esta profesión es poder meterse en los zapatos de los personajes. Yo no soy fanático de fútbol, ni siquiera un gran aficionado, pero sí estoy al tanto de las noticias deportivas y sobre todo futbolísticas, porque cuando se habla de deportes el 99% es fútbol. Y veo partidos.

-¿Qué proyectos lo esperan a futuro?

-Por ahora, promocionar la serie, pero a la vez estoy rodando una ficción que se llama Gigantes, que va por la segunda temporada. También estoy ensayando y rodando una serie de Alex Pina (el creador de La casa de papel) que se llama El Embarcadero, y preparando una obra de teatro.

El argentino Lucas Velasco, otro de los protagonistas de esta historia
El argentino Lucas Velasco, otro de los protagonistas de esta historia

¿Cuándo verla? Todo por el juego se estrena el domingo próximo (se repite el lunes) a las 21, por el canal OnDirecTV.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.