Suscriptor digital

Rescate en Tailandia: cómo era el minisubmarino diseñado por Elon Musk que no hizo falta para liberar a los niños atrapados en la cueva

Musk y su equipo fabricaron y llevaron a Tailandia una cápsula submarina, pero los rescatistas la descartaron.
Musk y su equipo fabricaron y llevaron a Tailandia una cápsula submarina, pero los rescatistas la descartaron. Crédito: Elon Musk/Twitter
(0)
10 de julio de 2018  • 11:19

Un minisubmarino fabricado con piezas de cohetes. Ese era el último el plan del empresario tecnológico Elon Musk para rescatar a los niños atrapados en la cueva de Tailandia que fueron liberados con éxito este martes.

Pero el gobierno tailandés declinó amablemente la oferta, prefiriendo seguir adelante con su plan original de utilizar buzos, que resultó todo un éxito.

Narongsak Osotthanakorn, el jefe de la misión de rescate y gobernador de la provincia de Chiang Rai, donde se encuentra la cueva, agradeció la oferta de Musk y su equipo, pero dijo que el equipo que este llevó Tailandia no resultaba"práctico" para su misión.

Tailandia: los 12 chicos y su entrenador fueron rescatados de la cueva - Fuente: AFP

01:19
Video

"Pese a que es tecnológicamente sofisticado,no encaja con nuestra misión para adentrarnos en la cueva", había dicho Osotthanakorn.

"Lo dejaré acá en caso de de que pueda ser útil en el futuro. Tailandia es hermoso", fue la respuesta del fundador de Tesla y SpaceX.

Probado en una piscina

Musk visitó personalmente el lugar donde se encontraban los niños, según explicó en sus redes sociales.

El estadounidense dijo que estuvo en el centro de comando de la operación, y que dejó allí un prototipo del minisubmarino con el que esperaba ejecutar el rescate. Y publicó un video en Instagram en el que se ve imágenes del interior de la cueva, aunque él no aparece en ellas.

Antes de eso, había explorado diferentes alternativas tecnológicas -incluido un tubo inflable- para el rescate de los 12 miembros de un equipo de fútbol y su entrenador, atrapados en una cueva desde el pasado 23 de junio.

Al final, sin embargo, se decidió por el minisubmarino, el que desarrolló, probó e incluso llevó hasta el norte del país donde está la cueva, informando a través de sus redes sociales de cada uno de los detalles.

El "minisubmarino" que pensaban utilizar para el rescate en Tailandia. Fuente: Twitter Elon Musk

00:22
Video

."Acabo de regresar de la cueva 3. El minisubmarino está listo si se necesita. Está fabricado con partes de cohetes y se llama Wild Boar (Jabalí Salvaje) en honor al equipo de fútbol (de los niños atrapados)", contó en Twitter.

A través de la red social Musk también explicó que el tubo sería "lo suficientemente ligero como para ser transportado por dos buceadores y lo suficientemente pequeño como para pasar por pequeñas grietas", pero a la vez "extremadamente robusto".

El aparato cuenta con cuatro puntos de agarre y dos conexiones a un tanque de aire en la parte delantera y está preparado para quedar protegido frente a impactos.

Como se muestra en varios videos, el sistema fue probado en una piscina en Los Ángeles, California, Estados Unidos.

Oportunidad de oro

Nadie duda de las buenas intenciones de Musk, pero liderar las operaciones de rescate también habría sido una oportunidad de oro para promocionar las empresas con las que quiere materializar su afán por conquistar el espacio (SpaceX), la superficie terrestre (Tesla) e incluso el subsuelo (The Boring Company).

La cueva de Tailandia desde adentro - Fuente: IG @elonmusk

00:28
Video

Pero al final su ayuda no fue necesaria.

"Es sabido que Elon Musk tiene buen ojo para los titulares, sin embargo, solo se involucró después de recibir un mensaje de uno de sus miles de fans en Twitter", comentó el corresponsal de tecnología de la BBC Rory Cellan-Jones.

"El hecho de que tenga una compañía de tecnología espacial y las habilidades de cavar túneles de las que tanto alardea resultaran irrelevantes para la operación nos recuerda que, a veces, este superhéroe tecnológico no es el Iron Man de los sueños de sus fans", añadió el periodista.

Los niños llevaban más de dos semanas atrapados en la cueva Tham Luang, a donde llegaron junto a su entrenador, de 25 años.

El grupo quedó varado tras unas fuertes lluvias que bloquearon su salida. Y la previsión de más lluvias y la falta de oxígeno forzaron un rescate inminente que comenzó este domingo y para el que usaron tanques de buceo y máscaras completas.

Peligros del operativo del rescate

El viernes falleció un buzo intentando salvar a los niños. Pero este martes la historia tuvo un final feliz, gracias a los buzos y el equipo de rescatistas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?