Fue productor de Ricky Maravilla, ahora hace videos en YouTube y factura US$5,5 millones

Entrevista a Roberto Kuky Pomar, CEO de Leader Entertainment

13:52
Video
(0)
10 de julio de 2018  • 15:58

Roberto "Kuky" Pumar tiene bajo perfil, pero sus personajes, no. Con su sello discográfico llevó a la fama a Lía Crucet y Ricky Maravilla, dos caras reconocidas de la movida tropical argentina. Unos años después, su hit fue La Vaca Lola, el "dibujito" para chicos que siguen más de 14 millones de suscriptores en la plataforma YouTube .

Creó su canal de YouTube, El Reino Infantil, cuando notó que los chicos no tenían su propio MTV, un canal donde ver videoclips. Tomó un repertorio de 200 canciones de María Elena Walsh y Gaby, Fofó y Miliki y las transformó en piezas audiovisuales con personajes animados.

Su historia tiene una etapa previa en la que, con ayuda de su papá, adquirió un sello discográfico por US$8000 con el que editó, además de a los artistas de la movida tropical argentina, a figuras como Cristian Castro y Thalía.

Con la aparición de la piratería, que primero estaba en la calle y luego en las casas con los discos copiados. Monetizar el desarrollo de artistas a través del soporte físico comenzó a ser cada vez más complicado y el remate llegó con el streaming, explicó Pumar en el programa Comunidad de Negocios , emitido por LN+.

"Tuvimos la suerte de que el cambio fue rápido -dijo-. Las industrias discográfica, del correo y fotográfica fueron las tres más afectadas, pero la gente consume más música, más correos y más fotos que nunca, solamente es otro el formato".

Pumar decidió no ir contra las redes y aliarse a ellas para potenciar su negocio. "Veíamos una posibilidad muy grande de masificación: pasamos de ser una compañía para 40 y algo millones de argentinos a una que tiene potencial de llegar a 300 millones de hispanoparlantes", explicó.

Una transformación necesaria

En el inicio, pasar de un modelo de negocios a otro tuvo sus dificultades. Como aún no monetizaba la actividad, la compañía de Pumar, Leader Entertainment Group, les pagaba lo que podía a los animadores y, a cambio, no les ponía fechas límite demasiado estrictas. "La idea era que utilizaran sus tiempos de ocio para producir para nosotros", detalló.

De ese modo, con un bajo presupuesto, la empresa de entretenimiento argentina llegó a competir con los canales de streaming de Disney.

"En YouTube, hoy somos los primeros del mundo en español y los número 15 en la historia de los más vistos del mundo a través de esta plataforma. Tenemos videos con 15.200 millones de vistas", indicó, sobre las cifras de su crecimiento.

Un hit multigeneracional

El 80% de su público está fuera de la Argentina, pero el mercado local sigue siendo el primero para El Reino Infantil porque la marca está más en contacto con el mundo offline. Su serie La granja de Zenón se expandió en licencias para mochilas, peluches y hasta obras de teatro. El próximo paso, adelantó el empresario, son los parques de diversiones, para los que ya recibieron propuestas.

Las razones detrás del éxito de su canal, dijo, está en utilizar canciones que son nuevas para los chicos pero muy conocidas para los padres y las madres. "Producimos para dos públicos porque entendemos que el consumo de nuestros contenidos es un fenómeno social, se trata de compartir. Cuando los adultos se encuentran con Hola don Pepito o El reino del revés vuelven a su infancia", se explayó.

Contó que, a través de los comentarios en la red, se ve lo que viven padres, madres, abuelos y abuelas cuando les ponen el canal a los chicos. "Así hacemos sintonía fina hacia lo que ellos quieren: nosotros entendemos que parte de las decisiones que tomamos, las tomamos sobre la base de lo que nuestra audiencia dice", resaltó.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.