El detrás de escena del desembarco "regulado" de Uber en Mendoza

El proyecto de ley tiene media sanción en la Legislatura provincial
El proyecto de ley tiene media sanción en la Legislatura provincial Fuente: Archivo - Crédito: Fabián Marelli
Pablo Mannino
(0)
10 de julio de 2018  • 13:26

MENDOZA.- Esta ciudad se convirtió en la primera del mundo en regular las plataformas electrónicas de transporte privado antes de que desembarquen. No hizo falta que Uber ingresara de manera intempestiva, como ocurrió en Buenos Aires y en la mayoría de las 600 urbes del planeta en las que opera, donde luego, por caso, se buscó un marco legal. En Mendoza, hace un año y medio, el Gobierno provincial se reunió de manera oficial por primera vez con la compañía donde se planteó trabajar en alternativas legales, lo que también despertó ciertas sospechas, que desde el Ejecutivo rechazan de plano.

Fue el inicio de un camino donde se buscaría establecer "reglas claras", que luego desembocaron en nuevas reuniones así como debates con la oposición y finalmente en el tratamiento en la Legislatura de un proyecto de ley que cuenta desde este mes con media sanción de Diputados, con algunas modificaciones, y que se espera vea la luz definitiva en el Senado, tras la vacaciones de invierno.

La aprobación en la Cámara Baja fue casi por unanimidad; sólo la Izquierda se manifestó en contra. "Desconocemos si hubo algún tipo de arreglo y no podemos probar nada, pero lo que está a la vista y hemos denunciado es que se trata de un proyecto integral de la movilidad provincial que está escrito por las empresas de transporte. Es un proyecto hecho a pedido de los empresarios, entre ellos Uber. En Mendoza, los dueños del transporte siempre ganan", expresó, Mailé Rodríguez Ábalo, diputada izquierdista.

Según pudo saber LA NACION, el primer encuentro se dio en marzo del 2017 entre el actual secretario de Servicios Públicos de Mendoza, Natalio Mema, por entonces jefe de Gabinete del área, y las autoridades de la compañía, durante el Foro de Inversiones que se desarrolló en la provincia, en paralelo con los festejos vendimiales. Allí comenzó a gestarse lo que ocurriría luego. En ese entonces, el propio Mema fue el anfitrión del mitín, donde les planteó su idea de modificación de la norma provincial de movilidad que contemplaría la incursión de las plataformas electrónicas con determinados requisitos para no transformarse en competencia desleal con el sistema de taxis y remises. La respuesta de la empresa fue acorde a los planteos oficiales. Luego, llegaron nuevas conversaciones a comienzos de este año, durante la segunda edición del foro empresario.

Diálogo y reuniones

"Hubo reuniones donde se planteó nuestra postura y quedó abierto el diálogo, pero no nos juntamos con Uber a armar la ley", aclaró Mema a este diario. "Sobre las supuestas sospechas de conversaciones y arreglos hay algo en claro: el hecho de que el proyecto que presentamos en la Legislatura haya sido sometido a debate y sufrido cambios como resultado de esa discusión da la pauta de que no había nada enlatado", agregó el funcionario, quien en 2016, a los 31 años, se convirtió en el más joven de la gobernación de Alfredo Cornejo.

"Fuimos muy claros en que como habían desembarcado en Buenos Aires no iban a poder hacerlo en Mendoza, que íbamos a ser muy duros, por eso nos comprometimos a trabajar en la modificación de la ley de Movilidad. Allí, quedó abierto el diálogo sobre cómo íbamos a avanzar y ellos cumplieron en no venir de manera intempestiva, porque reconocieron que no tuvieron la mejor experiencia. Entonces, se mostraron dispuestos a cumplir con las reglas", contó Mema, quien asegura que la iniciativa fue tomada de la experiencia de Montevideo, en Uruguay, donde se reguló una vez que ya estaba la firma operando en las calles. Por eso, Mendoza será la primera ciudad en el mundo en allanar de manera anticipada el arribo de la compañía.

De esta manera, sólo queda el filtro del Senado para que Uber y las demás aplicaciones del sector, como Cabify, puedan comenzar a operar sin restricciones legales aunque sí con ciertas exigencias, dispuestas tras algunas modificaciones que se añadieron a último momento a la normativa que reforma la Ley de Tránsito 6082. Entre los cambios, pedidos por los opositores, se introdujo que la firma deberá abonar un impuesto que se destinará a un fondo para el financiamiento en la adquisición de nuevas unidades de transportes y que los choferes de taxis también puedan ser parte de la compañía, esto es ofrecer ambos servicios. Se trata de una "sobrealícuota del 1% sobre el total del viaje en el Impuesto sobre los Ingresos Brutos que corresponda a la actividad".

Así las cosas, se decidió reformar el sistema de transporte, haciendo foco en el concepto de movilidad, que va más allá de los medios tradicionales. En este sentido, se logró incorporar la alternativa digital y de esa manera empezar a adaptarse a las demandas crecientes del mundo actual, sobre todo las vinculadas a la tecnología. "Teniendo en cuenta la realidad, no podemos hoy, en esta época, desconocer que las plataformas electrónicas existen, interactúan. Lo peor que podemos hacer es negar que existen", concluyó Mema.

Ahora, a la espera de lo que ocurra en la Cámara Alta, en la Izquierda dan por descontada la aprobación, pero buscan dejar en claro que su rechazo tiene que ver con una iniciativa "que soslaya la relación laboral y no da garantías, ya que va en contra de los derechos de los trabajadores, impulsada por multinacionales que no responden a lo que implica un contrato de trabajo y las leyes de empleo".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?