srcset

Streamers: ganar plata en la red mientras otros te miran jugar

Juan Silvestrini
(0)
10 de julio de 2018  

Si antes todos queríamos ser una estrella de rock, ahora ese lugar de privilegio y admiración lo ocupan los streamers. La palabra surge del término stream (transmisión en inglés) y hace referencia a la emisión de contenido en vivo, aunque en la jerga está muy ligada con el mundo de los videojuegos.

En 2011 nació twitch.tv, un subproducto de Justin.tv, una plataforma que comenzaba a incursionar en el mundo de las transmisiones en vivo de la mano de Justin Kan. En este sitio se mostraba la vida de Kan las 24/7. De a poco, empezó a diversificar sus contenidos y permitió que los usuarios crearan sus propios canales. Pero la demanda incesante de material relacionado con los videojuegos provocó que Twitch se formara como un producto independiente. "Empezó a crecer y se terminó comiendo su plataforma padre", explica Ignacio Estanga, gerente regional de operaciones para Twitch Latinoamérica.

Con un negocio que ya mostraba su parte más rentable y una comunidad de streamers y espectadores que crecía día a día, Amazon hizo el gran movimiento y compró Twitch por casi mil millones de dólares. Con una mina de oro en sus manos, la compañía norteamericana abrió nuevas vetas, lo que impulsó distintas transmisiones temáticas no solo ligadas con el gaming. Y el gigante solo se hizo más grande.

El negocio detrás del juego

Tyler Blevins, más conocido por su apodo Ninja, es el streamer más popular de la actualidad con más de siete millones de seguidores en Twitch y 11 millones en YouTube. El norteamericano tiene pasado como jugador profesional de eSports (deportes electrónicos) y cuenta con un carisma peculiar detrás de la pantalla. Su popularidad le permitió relacionarse con famosos de otros ámbitos, como el rapero Drake, a través de acciones que catapultaron su popularidad en distintas plataformas y redes sociales. Con 26 años, gana más de US$500.000 al mes, según sus propias declaraciones

El perfil de Ninja lo coloca en el podio, pero no es el único que se sube al tren del éxito. La plataforma cuenta con millones de usuarios que realizan transmisiones en vivo en todo el mundo y Argentina no es la excepción.

Nahuel "Straka" Vázquez es un argentino que empezó a jugar por hobby, como todos los chicos. Un día se dio cuenta de que era muy bueno en el Counter-Strike y se sumergió en el mundo competitivo. Luego de pasar por distintos equipos y disputar títulos internacionales en Brasil, Europa y Estados Unidos, decidió dejar de lado su veta más profesional y se asentó nuevamente en Argentina. "Mientras competía ya transmitía, pero ahora lo hago de forma mucho más frecuente", asegura Straka. Hoy, vive de la competencia semiprofesional y de sus streams.

Nahuel "Straka" Vázquez el argentino que empezó a jugar por hobby.
Nahuel "Straka" Vázquez el argentino que empezó a jugar por hobby. Fuente: Archivo

¿Cómo viven los streamers? ¿De dónde sacan sus ingresos? "Una vez que un usuario quiere empezar a transmitir, empieza a ganar espectadores y se convierte en afiliado de Twitch, lo que ya permite monetizar el contenido de su canal", explica Estanga. A partir de ese momento, tiene varias formas de generar ganancias: suscripciones Premium, avisos comerciales controlados por el dueño del canal, venta de videojuegos y merchandising, y la donación de bits (la moneda virtual de Twitch). Una vez que un afiliado consolida una masa crítica y afianza una buena cantidad de seguidores en su canal, puede convertirse en partner o socio de la plataforma, que trae consigo otros beneficios.

Cómo ser uno de ellos

Sin embargo, no cualquiera puede ser un streamer exitoso. En una plataforma plagada de propuestas similares, la autenticidad es un factor fundamental que dicta el rumbo de las nuevas estrellas de internet: "Al principio, capaz te entran a ver por el juego, pero luego vuelven por tu personalidad, por la historia que vos tenés para contar. Es como una juntada virtual, donde se forma una comunidad a la que abrís tu vida", agrega Estanga.

"Los streamers logran consolidar su público a través de su personalidad", explica Straka y agrega: "Tengo un estilo diferente al de los pro players de Counter-Strike, no soy de perfil bajo. En las transmisiones, juego con mis amigos, hablamos de todo, nos reímos y la pasamos bien". Y tira un tip: para tener éxito, hay que asentarse en una franja horaria fija y transmitir una buena cantidad de horas para consolidarse frente a la fuerte competencia del mercado. Habrá que probar.

Con una plataforma exitosa, el respaldo de una de las compañías más importantes en el ámbito global y una comunidad que no para de crecer, los streamers se consolidaron como los nuevos rockstars de internet.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?