5 curiosidades del bautismo del Príncipe Louis

El hijo menor de los duques de Cambridge, quinto en la línea de sucesión al trono británico, tuvo una ceremonia íntima en la Capilla Real del Palacio de Saint James. Fuente: AFP
13 de julio de 2018  • 18:45

Millones de personas siguieron de cerca el nacimiento y bautismo de los príncipes William (36) y Harry (33) a mediados de los 80, pero el furor por los "bebés Cambridge", tres décadas después, superó todas las expectativas. El público adora la familia que el heredero mayor de Carlos (69) y Diana formó con la duquesa Kate (36) y el lunes 9 los acompañó, con cariño y alegría, en un acontecimiento tan importante como lo fue el bautismo del príncipe Louis, su heredero menor, que nació el 23 de abril pasado.

Cinco años atrás, el príncipe George fue bautizado en la Capilla Real del palacio de Saint James, como así también la duquesa Meghan, quien se convirtió a la fe anglicana (y se confirmó en ella) a principios de marzo. Fuente: HOLA Crédito: Cover

Al igual que en los bautismos de los miembros de su familia, la tradición tuvo un rol protagónico en costumbres que, a simple vista, pueden pasar desapercibidos.

  • El faldón de los 179 años. Como sus hermanos mayores, George y Charlotte, el principito vistió la réplica del faldón que la Reina Victoria mandó a hacer para el bautismo de su primogénita, Victoria, la princesa real, en 1841. Confeccionado a mano por la hija de un minero de carbón, la pieza fue utilizada en todos los bautismos de la familia real hasta 2004, cuando la reina Isabel II (92) decidió que ya estaba demasiado frágil. La última Windsor en lucir la reliquia fue lady Louise, la nieta menor de Su Majestad. En 2008, Ángela Kelly, la modista de la reina, confeccionó la réplica que se usa desde entonces.

Los Cambridge llegan a la Capilla Real y nos regalan el primer retrato de los cinco juntos. Louis, dormido en brazos de su mamá, estaba vestido con una réplica del faldón de encaje con el que todos los miembros de la familia real son bautizados. Fuente: AFP

  • La pila bautismal, una "joya de la Corona". Como en la boda de los duques de Sussex, el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, ofició la ceremonia y bautizó al pequeño Louis en el Lily Font, la pila bautismal, con motivo de lirios y querubines, que la Reina Victoria encargó para la ceremonia de su hija mayor.

Como en la boda de los duques de Sussex, el obispo de Canterbury ofició la ceremonia y bautizó al pequeño Louis en la pila bautismal que la reina Victoria encargó en 1841. Fuente: HOLA

  • Agua bendita tan antigua como las Cruzadas. El arzobispo utilizó agua del río Jordán para hacer la señal de la cruz en la cabeza del principito, una costumbre que empezó en la época de Ricardo Corazón de León, quien visitó Tierra Santa en 1191, durante las Cruzadas, y trajo desde allí el agua bendita que se sigue utilizando al día de hoy.

Kate volvió a deslumbrar con un diseño de Alexander McQueen, la firma que la vistió el día de su boda y en los bautismos de George y Charlotte. Fuente: AFP

  • Una torta muy especial. En Clarence House, su residencia oficial en Londres, Carlos y Camilla agasajaron a todos con un té. Entre las delicias que probaron los invitados, había porciones de la mismísima torta que la pastelera Fiona Cairns elaboró para los duques de Cambridge hace ¡siete! años.

Tras la ceremonia, los veintidós invitados se trasladaron a Clarence House donde probaron bocaditos típicos, como los cucumber sandwiches, y pudieron volver a probar la torta de bodas de los duques de Cambridge. Fuente: HOLA

  • Dos grandes ausencias. La reina Isabel II (92) y su marido, el duque de Edimburgo (97), no faltaron al bautismo de su bisnieto por motivos de salud, como se especuló, sino por motivos laborales. El martes 10 fueron los protagonistas de los festejos por los cien años de la Royal Air Force y el viernes 13 recibieron al presidente de Estados Unidos y su mujer. En un guiño a ellos, Louis fue bautizado el mismo día en que sus bisabuelos anunciaron su compromiso hace 71 años.

La duquesa Meghan llegó en compañía de su marido, el príncipe Harry, con quien cumplirá dos meses de casada el 19 de julio. Lució un diseño discreto de Ralph Lauren; lo acompañó con pamela de Stephen Jones y stilettos de Sergio Rossi. Fuente: AFP
El abuelo paterno de Louis, el príncipe Charles, y su mujer Camilla sonrieron con mucha alegría en su llegada a la capilla. Fuente: AFP
Pippa Middleton será madre durante el otoño europeo y llevó un diseño de aires retro de Alessandra Rich que ocultaba su embarazo. Fuente: AFP
Los padres y los hermanos de Kate fueron los primeros en llegar al castillo de Saint James. Michael y Carole encabezaron el desfile, seguidos de los tíos de Louis: Pippa, quien asistió con su marido, James Matthews, y James, el nuevo "soltero de oro" de Londres. Fuente: AFP
James Middleton llegó solo e intercambió unas palabras con su prima, Lucy Middleton, una de las madrinas del principito e íntima de Kate. Fuente: AFP
Louis tuvo seis padrinos, todos amigos íntimos de sus padres, como Guy Pelly, que asistió a la ceremonia con su mujer, Elizabeth Wilson. Fuente: HOLA Crédito: Cordonpress