Harry Kupfer: "Wagner no tiene vigencia; es atemporal"

El régisseur explica la puesta de Tristán e Isolda que hoy llega al Colón
El régisseur explica la puesta de Tristán e Isolda que hoy llega al Colón Fuente: LA NACION
Virginia Chacon Dorr
(0)
11 de julio de 2018  

Uno de los desafíos más grandes para los artistas, ya sea desde la interpretación o desde la dirección, es poner en escena una obra de Richard Wagner. Para lograr exitosamente tamaña tarea, es necesario entender íntimamente la concepción estética del compositor. El director de ópera alemán Harry Kupfer formó una sociedad extensa y productiva con Daniel Barenboim. Ambos dirigirán, uno en escena y otro en música, Tristán e Isolda en el Teatro Colón, una producción de la Staatsoper de Berlín con la participación de la Orquesta Staatskapelle de Berlín.

-¿Cómo describiría su relación con Barenboim a la hora de realizar una obra?

-Con Barenboim se da el caso ideal para llevar a escena una obra como la de Wagner. Voy a describir mejor nuestra relación con un ejemplo sobre El anillo del Nibelungo, la primera obra que hicimos juntos en Bayreuth. Trabajamos con bastante tiempo de anticipación, yo le entregué bocetos sobre el concepto escénico y luego comenzamos a buscar juntos el concepto artístico total. Partí de una idea pesimista, relacionada con el desastre de Chernobyl, que me hizo reflexionar especialmente sobre la situación del ser humano cuando se encuentra con un mundo en peligro. En ese proyecto Daniel estuvo en todos los ensayos escénicos, lo que generó una gran oportunidad para trabajar juntos: cada uno sabía lo que quería tanto desde el punto de vista escénico como desde el musical, y nos proponíamos nuevas ideas. Llevamos treinta años trabajando juntos y entendemos sin palabras lo que queremos y necesitamos.

-Barenboim conoce muy bien el teatro desde lo técnico y desde lo musical. ¿Cómo fue para usted trabajar técnicamente en el Teatro Colón?

-Debo reconocer y felicitar el trabajo del equipo técnico del Teatro Colón porque lograron llevar adelante la construcción escénica de manera impecable. El escenario tiene como eje central un ángel de grandes dimensiones, cuyo armado y transporte es realmente muy complejo. También lo es que gire correctamente, que se mueva con precisión. Que todos los elementos técnicos del escenario funcionen de forma precisa es un enorme trabajo, y hasta el momento ha salido todo muy bien.

-La obra de Wagner es muy densa en cantidad de información. ¿Cómo logra balancear el trabajo sobre el escenario con la música y el texto?

-No es necesario buscar un balance dentro de la obra de Wagner, porque es en sí toda una unidad. Wagner afirma que la música es un medio para poder expresar el drama, absolutamente todo lo que ocurre en la orquesta está relacionado con lo que ocurre en el escenario, con el comportamiento y la relación de los personajes. Esta relación no es paralela, sino contrapuntística, por ejemplo, cuando un personaje se dice algo, la orquesta puede decir: "¡Ojo, que este hombre está mintiendo!". El texto solo, sin su vinculación con la música, no dice demasiado, realmente la orquesta lo expresa todo.

- ¿Qué tipo de experiencia considera que propone Wagner en sus obras?

-La primera intención de Wagner no es apelar al entendimiento intelectual racional, sino a la experiencia de lo que inmediatamente se siente al enfrentarse con la obra de arte total.

-Es una experiencia muy intensa la que describe. ¿Recuerda alguna vez haberla sentido en una obra?

-Por supuesto. A los dieciséis años viví mi primera gran experiencia en el teatro con Tristán. ¡Salí como borracho del teatro! (risas). Crucé las calles de Bayreuth entre los autos, en esa especie de ensoñación. Tiempo después, recordando el efecto que esa obra tuvo en mí, obtuve mi diploma con un análisis nota por nota de Tristán e Isolda. Entonces entendí intelectualmente lo que había sentido aquella vez cuando tenía dieciséis años; lo que experimenté originalmente fue lo que Wagner quiso que efectivamente ocurriera con el público.

-¿Cree que la vigencia de Wagner tiene algo que ver con ese tipo de experiencia?

-Wagner no tiene vigencia: es atemporal. Sus obras pudieron haber sido contextualizadas en una época particular, pero sus problemáticas pueden ser extrapoladas a cualquier momento de la historia, porque ponen en juego cuestiones esenciales del ser humano.

Tristán e Isolda

Dirección musical: Daniel Barenboim.

Dirección de escena: Harry Kupfer.

Hoy, a las 18. Sábado 14, miércoles 18 y domingo 22

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.