Jubiladx

Pablo Sirvén
Pablo Sirvén LA NACION
(0)
11 de julio de 2018  

Las tragedias amorosas como Romeo y Julieta y Otelo descubrieron el problema ya hace unos siglos: las relaciones hombre-mujer pueden tener derivaciones graves. Pero un grupo ultrafeminista local acaba de encontrarles una solución definitiva e infalible: terminar con ellas.

Lo planteó sin medias tintas a manera de manifiesto para invitar a una marcha que tuvo lugar ayer en apoyo de Nahir Galarza, la chica condenada a perpetua por liquidar a su amigovio de dos balazos. Y lo expresó con todas las letras al considerar "el inmenso daño que generan el amor romántico y la pareja heterosexual, sobre todo a las mujeres y corporalidades disidentes".

No se sabe con certeza si el caso de Sergio Lazarovich se inscribe en un caso de "corporalidad disidente", pero lo cierto es que al borde de sus 60 años Sergio ha decidido ser Sergia. Cómo llevará de ahora en más su repentina feminidad no se sabe, pero de que va a tener más tiempo para ocuparse de eso no cabe ninguna duda, ya que la Anses le ha otorgado a Sergia la jubilación a la que Sergio no hubiese accedido hasta dentro de cinco años. Los hombres nos morimos antes que ellas, pero nos jubilamos después, uno de los tantos negocios chinos de llevar los pantalones bien puestos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.