Con Cristiano Ronaldo en Italia, se cierra el gran duelo con Messi en España

Cristiano Ronaldo empieza a ser pasado en Real Madrid; se va siendo el máximo goleador histórico del club, con 450 tantos en 438 partidos
Cristiano Ronaldo empieza a ser pasado en Real Madrid; se va siendo el máximo goleador histórico del club, con 450 tantos en 438 partidos Fuente: AFP
Claudio Mauri
(0)
10 de julio de 2018  • 23:59

Se va de Real Madrid el Alfredo Di Stéfano del Siglo XXI. Eso fue lo que representó Cristiano Ronaldo en los nueve años que se vistió de blanco. Aunque de características distintas -el argentino fue el prototipo del futbolista de toda la cancha, mientras que el portugués estableció su reino en el último tercio del campo-, ambos marcaron una época gloriosa, son los estandartes de la conquista de todos los títulos a los que se podía aspirar.

Tras un Mundial en el que arrancó para ser gran figura con los tres goles a España y se despidió con sabor a poco tras la eliminación en octavos ante Uruguay, Cristiano emprende un nuevo desafío, como lo expuso en su carta de despedida. No se va porque se haya cansado de ganar, sino porque su relación con el presidente Florentino Pérez se fue agrietando. Las diferencias se acentuaban cada vez más. El delantero no se sentía debidamente reconocido, ni económicamente (su contrato está por debajo del de Lionel Messi y Neymar) ni afectivamente, y el dirigente consideraba que lo que se le daba era más que suficiente. Un detalle no menor es que Florentino defiende a rajatabla a los jugadores que se incorporaron durante su gestión, los considera propios, y es un poco más distante con los refuerzos de otros gobiernos. Cuando Cristiano llegó en junio de 2009 desde Manchester United por 95 millones de euros, el presidente era Ramón Calderón.

Aquella inversión quedó ampliamente amortizada, no solo por los 105 millones de euros que ahora pagará Juventus por un futbolista que en febrero cumplirá 34 años, sino por un histórico legado deportivo. Cristiano convirtió 450 goles en 438 partidos, superó ampliamente a quienes eran los máximos anotadores (Raúl con 323 y Di Stéfano con 308), conquistó cuatro Champions League, dos Ligas de España, tres Mundiales de Clubes, dos Copas del Rey, dos Supercopas de España y tres Supercopas de Europa para un total de 16 títulos.

Además del vacío que deja en Real Madrid -ahora se especula que los sondeos por Neymar tomarán más cuerpo-, la partida de Cristiano rompe el duelo directo que mantuvo durante casi una década con Messi por ser el mejor del mundo. Una competencia que muchas veces los espoleó para intentar superarse. Un mano a mano del que se benefició el fútbol. Cristiano llegó a Real Madrid con el Balón de Oro que había conquistado en su última temporada en Manchester United y se va con otros cuatro trofeos, todos obtenidos en los últimos cinco años. Messi le respondió también con cinco balones de Oro. Lejos de entablar una relación amistosa fuera de las canchas, ninguno de los dos tampoco fue despectivo hacia el otro. Siempre confrontaron con una tensión futbolística que nunca aflojó.

Cristiano Ronaldo deja el Real Madrid y ficha por la Juventus - Fuente: AFP

0:49
Video

Para Messi será una temporada especial la que se avecina. Aun se espera su palabra sobre su futuro en el seleccionado argentino, si está dispuesto a darse una oportunidad más y si en su visión a largo plazo figura el Mundial de Qatar 2022, cuando tendrá 35 años.

Y en Barcelona también se le modificará el paisaje. Con la salida de Iniesta al fútbol japonés, que se suma a la de Xavi de hace un par de años, quedará como el único exponente del trío que durante más de una década representó la esencia de la Masía, el juego asociado y de control de la pelota.

Las rarezas para Messi se extenderán cuando en el clásico contra Real Madrid no esté del otro lado Cristiano Ronaldo. En el equipo que dirigirá Julen Lopetegui quedan Gareth Bale, a quien Florentino Pérez quiere elevar a la condición de nuevo jugador franquicia, y Karim Benzema. Seguramente Real Madrid dará un golpe de mercado con alguna contratación importante.

Pérez ya estuvo flirteando con Neymar, que no se siente muy comprometido con Paris Saint Germain. Justamente, algunos de los elogios que el presidente del Madrid le dedicó al brasileño lo hicieron sentir menos querido a Cristiano. Una de las obsesiones de Neymar es ganar su primer Balón de Oro para romper la hegemonía Cristiano-Messi. La pretensión tendrá que aplazarla este año porque su Mundial estuvo por debajo de las expectativas. Florentino, hace unos meses, ya se ofreció como un facilitador de los anhelos del brasileño: "Estando en el Madrid, Neymar tendría más posibilidades de ganar el Balón de Oro. Es un club que da lo que necesita un gran jugador. Todo el mundo sabe que yo quise contratarlo".

Si Neymar viene a llenar el hueco de Cristiano, Messi ya sentó posición hace un par de meses: "Sería terrible verlo en Real Madrid por todo lo que significó para Barcelona".

Dos cracks de época

La historia más gloriosa de Real Madrid está marcada por la influencia de Alfredo Di Stéfano y Cristiano Ronaldo

72% d e victorias sumó Real Madrid durante las nueve temporadas en que estuvo Cristiano Ronaldo.

58% d e triunfos en las nueve temporadas anteriores a la incorporación del delantero portugués.

68% d e éxitos durante los once años de Alfredo Di Stéfano en Real Madrid.

48% d e triunfos en los 11 años precedentes a la incorporación de la Saeta Rubia.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.