Suscriptor digital

La identidad sobre todo

Jorge Búsico
Jorge Búsico PARA LA NACION
Gareth Southgate, el DT de Inglaterra
Gareth Southgate, el DT de Inglaterra Fuente: LA NACION
(0)
11 de julio de 2018  • 23:59

Gareth Southgate, director técnico del seleccionado de fútbol de Inglaterra, estudió distintos conceptos de otros deportes para potenciar las estrategias que llevaron a su equipo a la semifinal del Mundial que se está realizando en Rusia. Como buen británico, recurrió al rugby, otro de los deportes inventados por los ingleses. Pero viajó más allá. Se fue a ver a los All Blacks, con el objetivo de entender cómo manejan los neozelandeses el sentido de la pertenencia. En reuniones con el gurú de los bicampeones del mundo, Gilbert Enoka, escuchó algunos ejemplos. Lo primero que debe hacer un debutante con la famosa camiseta negra es pasar por el departamento de Liderazgo y Aptitudes Mentales. Recién después de recibir el coaching mental pasa al radar del juego que comanda Steve Hansen.

De vuelta a su país, Southgate puso manos a la obra sobre el sentido de pertenencia del fútbol inglés. Fue a todos los clubes y machacó sobre la identidad de un país que inventó ese juego. Como lo hacen los All Blacks, conscientes de que en su tierra se respira rugby en cada rincón. Y de que llevar esa camiseta es un privilegio.

Mario Ledesma y su equipo trabajaron duramente y desde el primer día en dar identidad a Jaguares. Aunque muchos se hayan enojado por una mala interpretación de lo que dijo hace unos meses Hugo Porta, es cierto que es difícil para los jugadores, por más que cobren el dinero que cobran, encontrar un mojón con una camiseta que no es la de su club ni la del seleccionado nacional. Buena parte del éxito en esa tarea mental tiene que ver con la clasificación para los cuartos de final del Súper Rugby, la primera en las apenas tres participaciones.

Es una buena noticia que Jaguares haya pasado el Rubicón de la fase regular del torneo estelar de la Sanzaar. Quita, en gran parte, la presión que existía desde aquel debut de febrero de 2016 en Bloemfontein ante Cheetahs, una franquicia que ya no está en la competencia. Por tratarse de un seleccionado con otra camiseta, las expectativas eran altas, pero no se previó -nadie lo hizo- lo desgastante que es este torneo, principalmente por la cantidad enorme de horas de viaje y fuera de casa, como así también el efecto negativo de estar todo el año juntos, sin variantes. Y también, claro, la intensidad con la que juegan las tres potencias del hemisferio sur.

Jaguares es el hoy pero no es más importante que los Pumas, y así como es buena la noticia de la clasificación para los playoffs, no se debe perder de vista lo que ocurrió en junio, que puede repetirse en el Rugby Championship más allá de quién sea el entrenador. Ni hablar en la ventana de noviembre, cuando muchos de estos jugadores lleguen largamente pasados de minutos jugados a lo largo de la temporada. Dos ejemplos: Nahuel Tetaz Chaparro y Matías Orlando ya sumaron más tiempo que el aconsejable en un año. No han parado desde febrero y quedan cinco meses más de competencia.

Vale insistir entonces con que el sistema de la UAR necesita cambios más profundos; redefinir su identidad profesional para fortalecer a los Pumas, para ir apuntando ya a una segunda franquicia y para dar otra entidad a Argentina XV, del cual se sigue sin saber bien qué es, ya que no se avanza seriamente en dividir las aguas entre el campo del dinero y el del rugby de clubes. ¿Vale que ahora juegue un torneo en Georgia con el local, Brasil y Racing, de París? No parece ser la fórmula para crecer jugar partidos sin ton ni son.

La Argentina tiene su identidad en los clubes y en los Pumas. Indiscutible e inquebrantable en ambos casos. Falta explorar aún más hacia dónde se va en la alta competencia profesional, aunque no se debe perder de vista que la UAR hace milagros -ayudada por oxigeno que llega en libras esterlinas- en un país inestable como ninguna otra potencia de este deporte. El factor económico también cumplirá su parte, claro. Pero hay que jugar más allá de una buena actuación deportiva.ß

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?