Suscriptor digital

Los desafíos logísticos frente a las nuevas tecnologías

Martín Clément
Martín Clément PARA LA NACION
Los exportadores deben contar con herramientas que brinden la información necesaria sobre la oferta logística más adecuada para sus necesidades, sin importar valor, peso o volumen del envío
(0)
12 de julio de 2018  

Recientemente, la AFIP modificó el valor máximo para los envíos realizados "puerta a puerta" por los couriers, elevándolo a US$3000 para cada destinatario en importación, aunque lo mantuvo en US$1000 para la exportación, y para aquellos que lo superen, está el "Exporta Simple". Esto no afecta las importaciones realizadas por los couriers para particulares que no tengan carácter comercial o industrial, que siguen con los mismos límites (US$1000 y 50 kg por envío, y hasta 3 unidades de la misma especie). Ante esto, se presentó una medida cautelar por considerar que se está afectando el derecho a trabajar de miles de operadores que no pueden acceder a este régimen simplificado.

Los couriers solo actúan en importación en el modo aéreo y por el aeropuerto de Ezeiza y excluyen aquellas mercaderías sujetas a la aplicación de prohibiciones o la intervención de terceros organismos. Así es como gran parte de los envíos recibidos por esta vía quedan retenidos, debiendo los destinatarios inscribirse como importadores ante la Aduana y contratar a despachantes para declararlos por el "régimen general", una vez que se han cumplimentado aquellos requisitos no aduaneros.

Tal como sucede en otras profesiones, los despachantes se especializan en determinadas legislaciones, operativas o mercaderías, ya que existen diversos regímenes que incentivan determinadas ramas de la economía, como la minería o las energías renovables, que requieren la tramitación de distintos certificados y una liquidación rigurosa de los gravámenes. Asimismo, para la importación de determinadas mercaderías es preciso contar con certificaciones de seguridad o calidad, con lo cual asegurar su cumplimiento en la declaración es mandatorio para que en la verificación aduanera esto no sea un escollo. Si bien dichos trámites se han venido facilitando y gestionando en plataformas electrónicas, se requiere conocer a fondo las características de la mercadería y los posibles desvíos en el proceso de importación, a fin de que el importador mantenga sus costos y tiempos. Por último, y dado que en nuestro país los derechos van desde el 0% hasta el 35% y también pueden variar si las mercaderías son nuevas o usadas, se requiere de una pormenorizada labor de clasificación arancelaria, a efectos de evitar elevadas multas y cuantiosos costos de almacenaje.

Los couriers, en cambio, son como una especie de "supermercado" de fletes y despacho, con grandes estructuras logísticas, operativas y comerciales en todo el mundo, que disponen de importantes equipos especializados para inspeccionar y clasificar las mercaderías una vez arribadas al país, para luego ser declaradas de manera simplificada, sin necesidad de que los destinatarios se encuentren inscriptos como importadores. A diferencia del régimen general, no están obligados a liquidar las retenciones adicionales de IVA (20%) y Ganancias (6%). Por consiguiente, su negocio principal y en el cual se encuentran muy especializados es el de la paquetería, con lo cual este incremento en el valor de los envíos en importación les ha caído como anillo al dedo.

Pero para ellos el Exporta Simple, que les permite declarar por cuenta y orden de los vendedores mercaderías de hasta US$15.000 y 300 kg de peso, les implica disponer de personal especializado para manejar cargas más grandes y declaraciones más complejas que para las encomiendas, ya que se trata de exportaciones donde, entre otras cosas y tal como sucede en el régimen general, se deben liquidar, controlar y pagar reintegros. Esto, sumado al hecho de que el flete aéreo sea demasiado oneroso para bultos más grandes y ciertos destinos, resulta en una alternativa aún muy cara.

Con el avance del comercio electrónico y la tecnología y con el crecimiento del mercado aerocomercial, los países de a poco están facilitando sus procesos de importación, en especial para repuestos o insumos industriales, o bien en casos donde la logística puerta a puerta es claramente más eficiente. Por el lado de los envíos nacionales al exterior, han surgido algunos "unicornios" locales (Mercadolibre es uno de ellos) que ofrecen sus plataformas electrónicas a sus clientes argentinos para realizar sus ventas internacionales. A medida que estos crecen, rápidamente superan el límite actual de US$1000 reservado para los pequeños envíos, ya que aquel se computa por el total de envíos que el sujeto realiza en un mismo día sin importar el destinatario de cada envío, con lo cual deberán optar por el Exporta Simple o bien inscribirse como exportadores y contratar a un agente de cargas y un despachante. En ambos casos los costos a cada destino serán importantes, a menos que la cantidad de carga sea lo suficientemente grande como para que se justifique su envío aéreo o se analice otro modo de transporte.

Recientemente el Consejo de la Organización Mundial de Aduanas aprobó el "Marco Normativo sobre Comercio Electrónico Transfronterizo", un instrumento que promete armonizar el tratamiento aduanero mundial de los sistemas postales y de couriers, con lo cual es de esperar que estos límites puedan ser modificados nuevamente.

El desafío pasaría entonces por generar herramientas que permitan a los nuevos y actuales exportadores tener más y mejor información sobre cuál es la oferta logística más adecuada para entregar sus productos, sin importar el valor, peso o volumen del envío. Y también el de incluir en estas novedosas plataformas y normativas que buscan simplificar la operativa a todos aquellos actores que puedan instrumentar operativas no solo seguras para la Administración, sino competitivas para los exportadores.

Todo esto sin dejar de lado los esfuerzos para crear verdaderas ventanillas únicas portuarias, incorporar más tecnología en los controles y agilizar los procedimientos legales para acotar contingencias, con el objetivo de disminuir el costo de cada transacción.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?