De la euforia a la decepción: crónica del fin de la ilusión de Inglaterra en el Mundial Rusia 2018

La tapa de The Guardian: "Fin del sueño, Inglaterra afuera de la Copa del Mundo"
La tapa de The Guardian: "Fin del sueño, Inglaterra afuera de la Copa del Mundo"
Marcelo Gantman
(0)
11 de julio de 2018  • 23:59

MOSCU.- Jordan Pickford era una mancha amarilla que la había salido al césped húmero del estadio Luzhniki. Miraba hacia el cielo, extendido en el piso, mientras los croatas cruzaban al otro lado de la cancha para festejar cerca de su público. Pickford quedó solo en campo enemigo y lejos para llorar con los propios. Los jugadores ingleses jugaron la última pelota hacia el lado donde estaba su público, unos 20 mil hinchas ingleses que hicieron explotar las agencias de viajes online para conseguir vuelos y tickets para estar en Moscú en estas semifinales. It´s coming home ("Está viniendo a casa) era el mantra de los fanáticos ingleses ante la ilusión que despertaba el equipo de ganar el campeonato. Ya no será posible.

La fiesta se convirtió en misterio. El misterio en drama. Y el drama en decepción. Inglaterra comenzó el duelo con Croacia con una celebración. El tiro libre conectado por Keran Trippier a los 5 minutos de partido generó un clima de euforia que el propio equipo se encargó de apagar con su pobre desempeño a lo largo de los 120 minutos. En ese pico de euforia, el gol se registró en múltiples escenarios. Decenas de miles de ingleses lo gritaron en Hyde Park, en Manchester y en otras ciudades en la que los ingleses se reunieron para ver el partido al aire libre. Inglaterra jugaba su primera semifinal de un Mundial en 28 años y estaba en la dirección correcta para alcanzar su primera final desde 1966. Cuando mandaban Los Beatles, aunque haya sido Mick Jagger el que ahora estaba en Moscú para alentar a esta nueva generación comandada por Gareth Southgate.

Resumen del partido Croacia - Inglaterra en el Mundial de Rusia 2018

03:41
Video

"El primer tiempo lo jugamos muy bien. Tuvimos el control del juego, tuvimos la pelota y un segundo gol nos podría haber dado mayor tranquilidad. En el segundo tiempo perdimos la pelota y el manejo del partido. Y nos pasó contra un equipo fuerte, con jugadores muy experimentados y que supo controlar el partido. En el alargue, Croacia hizo valer su experiencia y la de unos jugadores, algunos de ellos, fuera de serie..", comentó Southgate.

La presencia croata en el Mundial ya se había notado. La primera noche del campeonato, cuando le ganaron a Nigeria, los hinchas no dejaron dormir a la ciudad de Kaliningrado y luego siguieron a su equipo en cada sede. En cambio los ingleses vieron subir la espuma de su equipo a distancia. Las relaciones políticas complicadas entre Rusia e Inglaterra habían alejado a los fanáticos ingleses del campeonato. Cuando jugaron en el estadio Spartak contra Colombia casi no tuvieron presencia. El asunto cambió a partir del cruce en cuartos de final contra Suecia. El entusiasmo se desinfló a medida que el equipo se volvía errático y frágil.

"Es muy difícil decir qué nos pasó en la segunda mitad, pero nuestro partido no fue bueno. Tuvimos muy pocas oportunidades y tampoco las pudimos aprovechar", comentó el delantero Harry Kane, de nula influencia en el juego, todavía en el campo de juego mientras sus compañeros apenas podían levantarse del césped del Luzhniki.

En un rincón los croatas deliraban y algunos jugadores festejaban con sus hijos. Del otro lado, los hinchas ingleses estaban decepcionados y con la mirada perdida. Inglaterra con su nueva generación no logró controlar un partido que se le había ofrecido para que se lo quedara. El estadio Luzhniki fue el escenario de un magnífico tiro libre ejecutado por Kieran Trippier y terminó siendo el patio de juegos de los chiquilines croatas. Los ingleses vuelven a consultar a sus agentes de viaje para al partido por el tercer puesto en San Petersburgo o para volver a casa. Ellos. La copa, por ahora, no.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?