Elogio de la sombra

Víctor Hugo Ghitta
Crédito: Cristóbal Escobar / DPA. Edición fotográfica Dante Cosenza
(0)
12 de julio de 2018  

SANTIAGO, CHILE.- En una de sus conferencias sobre la ceguera, Borges lamentó que, habiéndose acostumbrado a dormir en plena oscuridad, de pronto se viese obligado a reposar en un mundo de neblina, esa neblina verdosa o azulada y vagamente luminosa que es el mundo del ciego. En esos días su ceguera era imperfecta: podía descifrar todavía amarillos, verdes y azules; el rojo y el blanco le eran ya negados; se asemejaba al lento crepúsculo y no a la fulminante ceguera de quienes pierden bruscamente la vista. Quizá (no lo sabemos) soñaba entre sombras los colores. Eso explicaría su afición por el cine: durante años, Borges acudía a las salas y prestaba atención a los diálogos; el resto era lo que alguien describía y él imaginaba. Quizá, otra vez, esas invenciones mejoraban lo que sucedía en la pantalla. No lo sabremos nunca, como tampoco adivinaremos qué ve esta mujer mientras palpa el muro para ciegos en Santiago.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.