Carlos Díaz: "El grueso de la comunidad no tiene muy claro por qué se hacen estas intervenciones"

(0)
12 de julio de 2018  

Carlos Díaz es el presidente de la Sociedad Argentina de Trasplantes (SAT), una asociación civil que nuclea desde 1982 a médicos, bioquímicos, biólogos, psicólogos con intereses académicos y científicos en los trasplantes de órganos. Sobre la nueva ley, la entidad manifestó sus reparos al paso del concepto de "donante presunto atenuado" a uno más "duro", que excluiría la consulta a la familia del presunto donante.

-¿Qué opina sobre el sistema de trasplante argentino comparado con el de otros países?

-El país cuenta con pilares muy fuertes para sostener un buen programa de donación y procuración de órganos. El Incucai y el Sintra, por ejemplo, gozan de gran prestigio mundial. Sin embargo, los números no son suficientes porque hay mucha gente en lista de espera. En el país desde 2000, gracias a la ayuda de muchos centros de España, buscamos emular el modelo español, basado en la figura del coordinador de trasplantes. Eso nos permitió pegar un salto y casi llegar a 15 donantes por millón de habitantes. Pero no hemos sido muy consistentes en darles mayor poder a estos órganos de procuración. Requieren de un mayor desarrollo profesional, aumentar su número y un reconocimiento profesional que lo vuelva atractivo.

-¿Falta decisión política para darle mayor apoyo al Incucai?

-Falta más conocimiento. El problema parece siempre planteado desde que la gente no quiere donar o desde si falta decisión política. Tanto para que yo sea generoso al donar un órgano como para que sea firme en una decisión debo saber qué estoy haciendo. El grueso de la comunidad no tenemos muy claro por qué se hacen trasplantes. Y la respuesta sería porque es una forma de tratar enfermedades probada, eficaz y que permite ahorrar recursos.

-¿Cómo se lograría bajar la tasa de negativa familiar?

-Una de las claves es poder contar con coordinadores hospitalarios capacitados. Uno está reclamando la solidaridad en un momento terrible. Como familiares, alguien nos tiene que dar una mano y ayudarnos a transitar eso.

-¿Qué cantidad de coordinadores necesitaría el sistema para ser exitoso?

-Todos los grandes hospitales polivalentes de alta complejidad, públicos y privados, cuenten o no con programas de trasplantes, deberían tener un coordinador. Lo que habría que hacer para las otras instituciones de menor complejidad, donde podría haber potenciales donantes, es establecer una suerte de red que podría tener como cabecera a esos hospitales referentes.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios