Combativo, Trump profundiza la grieta con la OTAN

Erdogan, Trump y Macron, ayer, en la cumbre en Bruselas
Erdogan, Trump y Macron, ayer, en la cumbre en Bruselas Fuente: AFP - Crédito: Tatyana Zenkovich
Luisa Corradini
(0)
12 de julio de 2018  

PARÍS.- El presidente norteamericano, Donald Trump, cumplió ayer con las expectativas de los que predecían un nuevo ataque contra sus aliados. En la primera jornada de la cumbre de la OTAN en Bruselas, los calificó de "delincuentes", afirmó que Alemania es "rehén" de Rusia por su dependencia de las importaciones de gas y les exigió que aumenten sus gastos de defensa para llegar al 4% del PBI.

Esa sorprendente demanda parece un objetivo extremadamente difícil de alcanzar. Apenas cinco de los miembros de la alianza cumplen actualmente con el objetivo de destinar, antes de 2024, 2% de PBI al gasto militar (Estados Unidos, Grecia, Estonia, Gran Bretaña y Letonia). Otros tres (Polonia, Lituania y Rumania) esperan hacerlo este año. A su vez, Estados Unidos es el único país que, con un presupuesto de defensa equivalente a 4,2% de su PBI, llega al nuevo objetivo definido por el ocupante de la Casa Blanca.

Muchos de los 28 miembros (29 con Estados Unidos) "no pagan lo que deberían y, francamente, muchos nos deben una enorme cantidad de dinero desde hace muchos años", dijo Trump, al elevar ostensiblemente el tono de las críticas a sus aliados occidentales expuestas en los últimos días.

"Son delincuentes, a mi juicio, porque Estados Unidos ha tenido que pagar por ellos", agregó con una sonrisa durante un desayuno con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en la residencia del embajador norteamericano en Bélgica.

Esa parte del desayuno fue filmada y distribuida a la prensa, lo que permitió suponer que se trató de un gesto político deliberado.

A pesar de esas críticas, Trump firmó una declaración conjunta de 79 puntos contenidos en 23 páginas, en la cual los miembros de la OTAN ratifican su "compromiso inquebrantable" de cumplir con el objetivo de aumentar el gasto militar a 2% del PBI y aseguran que presentarán "planes nacionales creíbles" para implementarlo.

El documento también reitera en términos extremadamente duros la reprobación de la acción rusa en Ucrania: "Condenamos con firmeza la anexión ilegal e ilegítima de Crimea por parte de Rusia, que no reconocemos y no reconoceremos en el futuro". Esa declaración contrasta con la afirmación de Trump, formulada la semana pasada a bordo del avión presidencial, según la cual estaba reconsiderando su posición sobre la anexión de Crimea.

Iniciativa

Los aliados aprobaron igualmente la creación de la NATO Readiness Initiative (Iniciativa de Preparación de la OTAN). Ese plan de reacción inmediata, también conocido como "estrategia 30-30-30-30", permitirá a la alianza atlántica reunir una fuerza de combate de 30 batallones terrestres, 30 escuadrones aéreos y 30 barcos de guerra en 30 días. El plan, impulsado por el secretario de Defensa norteamericano, Jim Mattis, fue concebido para disuadir una agresión rusa en Europa.

La jornada había comenzado con otro de los habituales ataques de Trump contra Alemania. Durante el desayuno con Stoltenberg, el presidente afirmó que Alemania "está totalmente controlada por Rusia" debido a su dependencia en materia energética. A su juicio, el país "recibe de Rusia entre 60 y 70% de su energía".

Las estadísticas oficiales europeas indican, por el contrario, que Rusia provee entre 50% y 75% de las importaciones alemanas de gas, pero que ese combustible representa menos del 20% del consumo energético total de Alemania.

"¿Para qué sirve la OTAN si Alemania le paga a Rusia miles de millones de dólares anuales por el gas y la energía?", insistió Trump. Sin decirlo abiertamente, se refería a la aprobación acordada por Berlín al gigante energético ruso Gazprom para construir, a través de sus aguas territoriales, el gasoducto Nord Stream 2, proyecto que costará 10.000 millones de dólares.

La crítica también concernía a otros países europeos: "Protegemos a Alemania, protegemos a Francia, protegemos a todos esos países y luego muchos de ellos van y hacen un acuerdo con Rusia para construir un gasoducto y pagan miles de millones a las arcas rusas [?] Estados Unidos está pagando por la protección de Europa, pero pierde miles de millones en el comercio", tuiteó en la tarde.

Como ya es habitual en Trump, tras la andanada, llegaron las sonrisas. "Tenemos una muy, muy buena relación con la canciller [?] y una formidable relación con Alemania", dijo luego de reunirse en tête-à-tête con Merkel al margen de la cumbre.

Con la calma y la elegancia que la caracterizan, la canciller alemana aprovechó para responder a las acusaciones de Trump.

"En una época, una parte de Alemania estaba sometida a la antigua Unión Soviética, pero ahora ya es un país unido y soberano, que no recibe órdenes de nadie, ni siquiera de Washington", sostuvo. "Yo viví en una parte de Alemania controlada por la URSS. Y estoy muy agradecida de que ahora estemos unidos en libertad. Por eso podemos decir que hacemos nuestra propia política y tomamos independientemente nuestras decisiones. Y eso está bien", concluyó.

Merkel recordó que Alemania es el país que aporta el mayor contingente de fuerzas a la OTAN después de Estados Unidos y que hay miles de efectivos de su país apoyando el esfuerzo norteamericano en Afganistán.

Diplomáticos occidentales y expertos en temas estratégicos consideran que los ataques de Trump estuvieron destinados a "enfriar" eventuales críticas sobre su indulgencia con Rusia y los riesgos que presenta en el actual contexto internacional su próxima cumbre con Vladimir Putin, el lunes, en Helsinki.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios