De la "guardia alta" a un silencio que no sorprende: por qué Gallardo hoy no es una opción para dirigir la selección

Gallardo hoy no analiza la posibilidad de dirigir la selección argentina
Gallardo hoy no analiza la posibilidad de dirigir la selección argentina Crédito: Prensa River / Diego Haliasz
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
12 de julio de 2018  • 12:12

"Nuestro fútbol es un gran problema. Es necesario sanearlo con gente idónea y capacitada. Que se enfoque en resolver los errores. Es pesado lidiar con la incertidumbre en una organización completamente desorganizada". En enero de 2017, dos meses antes de la asunción de Claudio "Chiqui" Tapia en la AFA , Marcelo Gallardo dejó en claro su postura sobre el fútbol argentino. Hoy, mientras se enfoca en el intenso trabajo de River en Orlando lejos del bullicio, opta por el silencio mientras su nombre no deja de aparecer en la lista de candidatos para reemplazar a Jorge Sampaoli en la selección argentina .

El Mundial le ofreció al técnico millonario la posibilidad de hacer una pretemporada extensa (20 días en Estados Unidos) y similar a la primera de su ciclo, que se realizó en Miami y permitió, durante el segundo semestre de 2014, ver la mejor versión de su equipo. En medio de los rigurosos entrenamientos, Gallardo decidió esquivar los micrófonos y no realiza declaraciones desde que el plantel regresó a las prácticas el pasado 20 de junio: ni siquiera dio una conferencia de prensa tras el primer amistoso del domingo pasado (1-0 a Saprissa de Costa Rica).

El técnico millonario tiene contrato hasta diciembre de 2021
El técnico millonario tiene contrato hasta diciembre de 2021 Crédito: Prensa River / Diego Haliasz

Su silencio esconde un deseo: evitar opinar sobre la selección y la posibilidad de asumir un puesto que hoy no está en su cabeza. Porque son varios los motivos por los que hoy la AFA no puede considerar al Muñeco: sus marcadas diferencias con la actual dirigencia del fútbol argentino, el proyecto en River que comenzó en enero con la intención de revolucionar y mejorar las inferiores y la infraestructura del club, el contrato con números de niveles europeos que firmó por cuatro años -que siempre priorizó respetar-, la buena relación con Rodolfo D'Onofrio y su intención de dirigir primero en Europa en un futuro, aunque ha dejado en claro que no es una situación que lo desespera, frente a distintos rumores del fútbol francés.

Ayer, el presidente de la institución millonaria aclaró la postura oficial en diálogo con Fox Sports. "Que hablen con Gallardo. Es el único que puede decidir. River no es el dueño, no puede oponerse a una decisión: no hay cláusula de salida ni multa. Es un pacto entre las partes de trabajo por cuatro años, pero si considera la Selección u otro lugar en el mundo, el club no puede tener a alguien que no puede seguir trabajando. Si lo quieren, tienen que conversar con él", dijo D'Onofrio y agregó: "Hoy está feliz con el proyecto. El día que él vaya a un lugar que no sea éste, es porque cree que hay una organización, una estructura, un proyecto y liderazgo. Y transparencia. Un montón de cosas. Si eso lo encuentra y no quiere estar más acá, ira a otro lado. Hoy está contentísimo. Lo conozco".

Si quieren a Gallardo, que hablen con él. River no es el dueño. Pero el día que vaya a otro lugar, es porque cree que hay una organización, una estructura, un proyecto y liderazgo. Y transparencia
Rodolfo D'Onofrio

Mientras tanto, el Muñeco opta por el silencio y el contraste con la última pretemporada es absoluto. En enero, lanzó una frase que dejó tela para cortar durante todo el semestre , al ser consultado sobre las presencias de Mauricio Macri, expresidente de Boca, en la presidencia de la Nación, más Tapia, reconocido hincha de Boca, y Daniel Angelici, presidente del Xeneize, en la cúpula de la AFA: "Nos hace tener que estar con la guardia alta siempre. Yo debo enfocarme en lo mío". Esa declaración es el primer indicio: siempre ha sido muy crítico con la actual dirigencia del fútbol argentino, dejando en claro su postura totalmente distante.

Tampoco es la primera vez que su apellido comienza a circular entre los candidatos: ocurrió en 2016 cuando se fue Gerardo "Tata" Martino (con Armando Pérez al frente de la Comisión Normalizadora) y volvió a suceder en 2017 cuando se alejó Edgardo Bauza, ya con Tapia al mando.

¿Sus respuestas? "Más allá del deseo y la ilusión de algún día dirigir a la selección, tengo muchísimo compromiso de acuerdo a lo que tengo hoy en River. Es una situación hasta incomoda. Veo que hay muchos entrenadores dentro de la opciones y me da un poquito de vergüenza", dijo en julio de 2016, y luego, en abril de 2017, volvió a insistir: "La selección argentina es el escalón máximo para cualquier entrenador, pero yo no puedo irme de River hasta fin de año, di mi palabra y tengo un contrato firmado. Me quedaría a vivir acá. La selección es un sueño, pero no me iría ahora".

Hoy, con contrato en Núñez hasta diciembre de 2021, el triple objetivo por delante (Copa Libertadores, Copa Argentina y Superliga), un proyecto pensado a largo plazo para cambiar la realidad de las inferiores del club y sin desesperarse por emigrar a Europa, Gallardo se refugia en el trabajo y piensa únicamente en el domingo 22 de julio. Ese día comienza el camino de su equipo en la Copa Argentina ante Central Norte de Salta en Santa Fe y ganar será cuestión vital: necesita conseguir el tricampeonato para lograr su pasaje a la Libertadores 2019.

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.